lunes, enero 17, 2022
InicioEl VermutEl juguete de tu infancia

El juguete de tu infancia

Después de años y años sin tocar un juguete, cuando nacen nuestros hijos volvemos a hacernos expertos y a jugar casi como antaño, nos tiramos en el suelo, jugamos con los superhéroes como si spiderman se hubiera apoderado de nosotros o nos tiramos horas hablando con un «loro» para que repita todo lo que decimos.

Sin embargo, es inevitable comparar los juguetes de ahora con los de antes y recordar las horas que pasabas jugando cuando la pequeña eras tu. Hoy las chicas de Mujeres y Madres Magazine hemos querido echar la vista atrás y recordar cuáles eran nuestros juguetes preferidos por aquel entonces. ¿No cuentas cuál fue el juguete de tu infancia?

Se mira pero no se toca (Merak)

juguete-de-tu-infancia-1

Mi padre era marino mercante, así que de sus viajes a Estados Unidos siempre regresaba con los regalos más fabulosos que mi mente infantil podía imaginar, muchos de ellos tecnología «punta» para la época. Atari, ordenador, walkman… a mi casa todo llegaba un poco antes de lo habitual. Recuerdo un tanque que programabas introduciendo coordenadas en un teclado que os aseguro que era un «bombazo» para aquella época. Desgraciadamente, y a diferencia de lo que a mí me sucede, mi madre sufría anti-diógenes y amparada en la excusa de que «no teníamos trastero» se fue deshaciendo de todo aquello.

Quizás, por eso, tengo especial afecto por aquellos pocos que han logrado «sobrevivir» hasta nuestros días. Concretamente dos que guardo como oro en paño y que han traspasado la esfera de los juguetes para convertirse en auténticos objetos de culto de esos que se-mira-pero-no-se-tocan.

Los barriguitas (Nat)

barriguitas

Pero no hablo de los de ahora que nada tienen que ver con los de antes. Yo me refiero a los barriguitas clásicos, a aquellos que olían a caramelo, que tenían una cara dulce y que resultaban realmente adorables. Tenía un montón de ellos (unos heredados de mi hermana y otros míos) y, sin duda, eran uno de mis juguetes favoritos. Me pasaba las horas muertas jugando con ellos, inventando historias y disfrutando de lo lindo.

Los Famobil (Sara)

famobil-vs-playmobil

Y digo bien, Famobil, que no Playmobil. Cuando yo era pequeña todavía tenían ese nombre. El circo que veis aquí arriba a la izquierda es el que yo tuve y siempre decía con orgullo que tenía tantos muñecos que podía llenar las gradas. A mí me encantaba jugar con estos muñecos aunque cuando yo era pequeña estaban claramente orientados a los chicos, para empezar porque al principio directamente no había mujeres. Recuerdo la emoción cuando empezó a haber chicas y también cuando llegaron los niños ¡me volvía loca!

Lo que más me divertía era el hecho de que podía inventarme historias con mucha gente. Nunca me ha divertido peinar a las muñecas así que los click (llamados por algún extraño motivo señores en mi casa) eran ideales: Había muchos y su escala era compatible con el Tente y con las cintas de cassette, con las que les hacía edificios.

Mi radiocasete (Pilar)

radiocasete

Yo también jugaba mucho con las Barriguitas, mi Nancy y mi Barbie, pero lo hacía siempre con música de fondo.

Desde bien pequeña me encantaba jugar a bailar y cantar, imaginarme como una cantante famosa y siempre estaba organizando bailes con mis amigas y haciendo playback (esto de mover la boca como si estuvieras cantando).

Mi primera cinta fue una de Madonna (True Blue) y creo que se rayó de tanto ponerla una y otra vez. El resto de cintas tenía canciones grabadas de los 40 principales y siempre se escuchaba alguna frase de locutor de turno.

Los Pin y Pon (María Jardón)

granja-pin-y-pon

Cuesta bastante decidirse por uno porque hay otros muchos con los que pasaba horas pero los Pin y Pon sin duda estaban entre mis favoritos. Tenia la casa maletín y la granja y podía pasarme horas jugando con ellos y cambiándole el pelo a los muñecos ¿soy a la única a la que le gustaban mucho más los de antes que los de ahora?

La supervan de Chabel (Let)

Espero que antes de empezar a leerme le hayáis dado al play. Si no lo habéis hecho, dadle, son solo 21 segundos de nada ;).

Si ya habéis visto el anuncio de la Supervan de Chabel entenderéis que os diga que fue el juguete de mi infancia. Tenía literas, mesas y sillas plegables, menaje… por tener tenía hasta luz con su mando a distancia y todo -que funcionaba fatal, por cierto, pero, ¿a quién le importaba? cuando todo se encendía la espera se daba por bien pagada-.

La Supervan vino por Reyes el año en que mi madre trabajó la campaña de Navidad en una juguetería, se ve que tuvo hilo directo con Sus Majestades. El caso es que, con aquello de que tenía asas, me la llevaba a todas partes. Fue un juguete que me hizo muy muy feliz durante bastante tiempo y que ha estado hasta hace pocos años en casa de mi madre. Cuando al fin me decidí a tirarla lo hice con muchísima pena y ahora me arrepiento. Estoy segura de que mi hijo también la hubiera disfrutado.

Imágenes: Barriguitas.com, propias (María Jardón)

Equipo MMM
Las chicas de la redacción de Mujeres y Madres Magazine contando sus cosas. Nos gusta compartir lo que pensamos.
RELATED ARTICLES

7 COMENTARIOS

  1. Maemía, se me caen las lágrimas! Jugué muchísimo con Famobil (aunque siempre siempre quise y no tuve «La casa de 1800» -¿o eso era ya Playmobil?-). Los Pin y Pon me encantaban, taaaan monos (o diferencia del modelo actual, que es como anodino). Pero estoy con Let en la absoluta fascinación por la Supervan. Es que era acojonante, tenía mil detalles, y ojo, detalles de verdad, no como pasaba con muchas cosas de la Barbie, que en vez de accesorios traía cartones dibujaos (sentimiento inantil de timo del 100%).

    La Chabel era amor. Tanto me gustaba que una amiga me regaló hace unos pocos años dos cajitas con Chabeles originales de la época. Una viene hasta con «su Dani». Lo que pasa con esas es que dado que son especiales… las tengo, un poco en contra de mi misma, como Merak sus tesoros: se miran pero no se tocan.

    Me voy a jugar con los playmobil de mi hijo, que es una de las mejores ventajas colaterales de la maternidad, jejejeje.

    • Chabel era guay y Dani era puro amor. Esos sí que molaban, no como Barbie y Ken, tan artificiales ellos. Coño, ¡como en las redes sociales! Ahora entiendo por qué no soy una madre cuqui.
      Un besazo, amiga.

  2. Me encantaban muchas de las cosas que habéis dicho, yo también jugué mucho con Famobil y Playmobil. Barriguitas y Pin y Pon también, pero lo que más recuerdo son los Fa/Playmobil. Pero el juguete más especial en mi recuerdo es una MAGNÍFICA casa de muñecas de madera de dos pisos con todos los detalles que me hizo mi abuelo que era una preciosidad. Me doy cabezazos contra las paredes por haberme deshecho de ella y más ahora que mi abuelo ya no está. No sé dónde la metería en mi casa pero daría lo que fuera por tenerla. Por no tener, no tengo ni una foto de la casa, solo la veo en mi recuerdo, y me apena tanto…

  3. Yo me volvía loca con las barbies, pero los nenuco eran mi devoción. Un año me regalaron una cocinita y les sentaba a comer lo que les cocinaba jaajaja
    También descubrí las Polly Pocket (que nada tienen que ver con las actuales) y me encantaban.

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo