miércoles, mayo 18, 2022
InicioEl VermutTu juego de mesa favorito

Tu juego de mesa favorito

¿Quién ha dicho que jugar es solo cosas de niños? Jugar es divertido a cualquier edad y si tú eres de las que disfrutas jugando, ya sea con tus hijos o con otros adultos, has llegado al artículo indicado. En Mujeres y Madres Magazine nos vamos a centrar hoy, concretamente, en los juegos de mesa. Estos son nuestros preferidos, ¿y los tuyos?

Monopoly (Let)

Horas y horas de tardes y tardes pasamos mi hermana y yo jugando al Monopoly en nuestra infancia. Nos encantaba. Tanto que echo mucho de menos jugar.

Estoy segura de que lo conocéis, pero, por si acaso, os cuento que el Monopoly consiste en comprar calles, estaciones de tren, centrales eléctricas, pagar impuestos… ¡e incluso ir a la cárcel! todo para hacerse con la mayor fortuna y así ganar arruinando a los demás. Mi madre siempre dice que nací para rica, debe ser por eso que me gusta tanto.

El Monopoly es un juego que tiene diferentes ediciones -ciudades de diferentes países-, pero que también autoriza ediciones especiales para promover productos de otras empresas -seguro que alguna de mis compañeras muere por Monopoly Star Wars-.

Una de las cosas que más me gustan, además de poder ser dueña del Paseo de la Castellana de Madrid, es el hecho de que cada grupo de jugadores adapta las reglas. Y es que, cuando comentas que te gusta jugar a Monopoly, tu interlocutor te pregunta cómo juegas. No conozco a nadie que juegue de la misma forma.

Y a ti, ¿te gusta el Monopoly?

Mus (Merak)

mus

Yo no soy mucho de juegos de mesa, al menos no de juegos de tablero, aunque he de reconocer que desde que nacieron las niñas he disfrutado de momentos de diversión gracias al Dobble, al Unno o al Fantasma. Pero a mí, lo que realmente me gustan, son los juegos de cartas y, de entre todos, mi preferido es el mus. Ahora llevo años sin jugar -y es una lástima, porque mientras que escribo me están entrando unas ganas locas de hacerlo-, pero he disfrutado de noches en las que la madrugada nos pillaba dándole que te pego a las cartas. Guardo recuerdos increíbles de un bareto cutre que abría a horas intempestivas y al que íbamos a jugar cuando salíamos de trabajar. Mano tras mano, pincho de ensaladilla rusa tras pincho, pasamos momentos inolvidables.

He de reconocer que nunca jugué muy bien, porque sé me da fatal mentir, ¡pero disfrutaba como la que más!

Uno (Nat)

uno

Aunque parezca mentira, no conocía el Uno, hasta que lo descubrí las pasadas Navidades en nuestro viaje familiar a Holanda. Desde entonces es un imprescindible en casa. Nos encanta a todos y jugamos un montón. Admite un montón de jugadores, es divertido para todas las edades y las risas están garantizadas. ¡Menuda cara de panoli se te queda cuando te toca chuparte 12 cartas del tirón!

Carcassonne (Sara)

carcassonne

En mi casa jugamos un montón en familia ¡nos chifla! Para nosotros es un planazo pasar los fines de semana con algún juego de mesa. Carcassonne es mi juego de mesa favorito y también lo es de Mencía. Una de las cosas que más me gusta es que es igual de divertido tengas la edad que tengas, algo que no siempre es fácil de conseguir. Carcassonne mezcla estrategia con un poco de suerte y cuando eres ya experto puedes elaborar estrategias más complicadas para ponérselo difícil al de al lado. Es súper sencillo de entender, bastante rápido y nos lo pasamos bomba ¡súper recomendable!

El juego de la vida (Nuria)

el-juego-de-la-vida-life-minions

A nosotros por razones climáticas nos toca pasar muchas horas a cubierto, así que estamos bien surtidos. Como Sara, pasamos muchas tardes en Carcassone (¡será por extensiones!). También hemos sido durante hooooras y horas Colonos de Catán. Tenemos Memories para todos los gustos y nos encanta echar carreras con nuestros camellos en Camel Up, pero para esta selección me voy a quedar con nuestra última adquisición: El juego de la vida (¡versión Minions!). Desde entonces, ya sabemos que lo que mola de verdad en la vida es… ¡ser espía o planificador de misiones! Apto para trogloditas de 5 años.

El cinquillo o “cinquet” (Majo)

cinquillo

Sin duda, en casa de los Sarrión es el juego estrella, junto con el Rumykub. Pero a diferencia de este último, las peques también participan del juego y a la vez que jugamos y nos entretenemos les enseñamos a ellas a pensar.

Tenemos dos versiones del juego, cuando jugamos adultos o cuando jugamos con los peques. Si solo somos adultos, jugamos pensando, usando estrategias e intentando machacar al resto de contrincantes. Pero si juega Blanca, lo hacemos de manera pedagógica sin hacer sangre.

Equipo MMM
Equipo MMM
Las chicas de la redacción de Mujeres y Madres Magazine contando sus cosas. Nos gusta compartir lo que pensamos.
RELATED ARTICLES

6 COMENTARIOS

  1. A mí me encantan estos juegos y ahora que la mayor ya tiene una edad más acorde estamos jugando bastante (enchufando previamente al peque con Peppa Pig o nos destroza el tablero). Este ha sido el verano de Hotel y el Uno. Probamos con el Cluedo (versión adultos) pero mi hija tuvo pesadillas esa noche con asesinatos, ¡qué cargo de conciencia el mío!
    Por cierto, les regalé a mis padres el juego de Carcassonne y me dijeron que las primeras veces les costaba pillar las reglas… ¡y me estáis diciendo que para jugar con niños está bien! Mejor no se lo cuento a ellos, jajajaja.

    • Cuánto pudimos disfrutar mi hermana, mi prima y yo del Hotel esos sábados tarde de visita en su casa. No me había acordado de ello hasta ahora que lo dices tú.

  2. Cuando era pequeña veía con mi padre saber y ganar y cifras y letras, para mi comunión me regalaron los jugos de los dos programas y sin duda el favorito era el de cifras y letras. De más mayor nos dio con el Rummi clásico (rami como lo llamaba mi madre jajaja). Y los últimos que descubrí con los amigos, “Idioteces” con el que nos lo hemos pasado genial y reído hasta casi hacernos pipí encima, se trata de inventar algo sobre un tema e intentar engañar a los demás para que voten por ella y ganes, lo que pasa rs que nosotros vamos a lo loco y a crear ideas locas jajaajja. Y el otro juego es el “saboteur” un juego donde puedes ser el gnomo excavador en busca de las gemmas o un saboteador, es muy divertido también.
    Os recomiendo estos dos últimos para probarlos con amigos, son geniales ?

    • Los dos primeros los conozco, claro, menudas tardes de sobremesa de cifras y letras me he pasado yo también, jugando mientras veía el programa con ellos (que yo jamás tuve el juego); pero de los dos últimos ni idea. Si alguna vez conseguimos encajar para ir de casa rural -ya sabes: hay que hacer encaje de bolillos- lo miraré.

  3. En mi casa somos aficionados al Carcassonne sobre todo, jugamos con los niños y pasamos unos domingos muy divertidos en familia. Siempre hemos intentado introducirles en el mundo de los juegos de mesa porque nos permiten pasar más tiempo con ellos y que dejen la maldita videoconsola.

    Un saludo!

    • El Carcassone como he contado es mi favorito ¡es que es tan divertido, tan genial y tan para toda la familia! A nosotros nos encanta. Mi hija pequeña tiene ahora 7 y ya lleva un año jugando sola. Antes se hacía un poco de lío, pero nos daba las fichas e íbamos en equipo igualmente. Ahora es su preferido 🙂

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.