sábado, junio 25, 2022
InicioMujer ActualVisitas en casa... ¿Qué bien o qué horror?

Visitas en casa… ¿Qué bien o qué horror?

al-telefono

¡Sí, claro! Venid a merendar, a cenar, quedaos a dormir, a desayunar y alargadlo un par de días, si os apetece. ¡Me encantan las visitas! En serio. Es algo que no solo NO me incomoda, sino de lo que disfruto sobremanera. Vale. Tengo un lado bastante social y dado a la conversación, aunque también luzco un bonito lado oscuro del tipo “déjame que me meta en mi cueva un rato” pero, aún así, la valoración final siempre es positiva y, por suerte, POR GRAN SUERTE, la persona con quien co-dirijo mi casa y mi familia también lo ve así porque, si no, todo sería más dramático o, directamente, no sería. Por suerte, él es tan relajado como yo en este sentido.

A mí me parece que lo fundamental para que los visitantes se sientan cómodos y acogidos es que el propio anfitrión disfrute de esas visitas. Para mí, no se trata tanto de dónde poner los cubiertos o qué centro de mesa elegir (los que hayan cenado en mi casa sabrán lo poco que me importa un centro de mesa…), sino del ánimo y la ilusión con que los recibas. Mala idea estar superestresado por lo que pueda salir mal, porque seguro que algo sale mal y toca improvisar. No te estreses. La imperfección es bella. Y si no bella, por lo menos más acogedora y real.

Chafardeando en un foro sobre la cuestión, he descubierto con sorpresa que hay personas que tiene problemas (gordos) con recibir visitas en casa. Expresan el estrés que les generan con comentarios del tipo “estoy deseando que se vayan para ordenar y ponerlo todo en su sitio” o “en cuanto se largan me pongo a restregar bien la bañera”. Me da hasta risa. Bueno, a esas personas les digo “no sabéis lo que os perdéis”, porque una buena conversación con un buen vinito bien vale un par de bacterias extra en el plato de ducha. Tú les ofreces una cama con sábanas limpias y ellos a cambio ¡meten el mundo en tu casa!

7 cosas que te aportan tus visitas

chatting
¿Qué hay de nuevo, viejo?

Te cuentan historias

Historias de sus vidas, de su trabajo… Te hacen pensar en tu propia situación o revisitarla desde otra perspectiva. Te obligan a relativizar lo tuyo. Alcanzas a comprender otras situaciones. Te divierten y te hacen reír con sus chistes. Te enriquecen con sus conclusiones. Y, fruto de esas charlas, terminas cuestionando tus lemas o consolidando tus decisiones.

Te llevan de viaje

Cuando vienen de otra ciudad o de otro país (probablemente es la razón por la que se quedan a dormir en tu casa) y llegan con un pedazo de queso de su tierra, con pimentón rojo o una botella de su vino favorito… te traen sabores de otros lugares y ni siquiera tienes que desplazarte. Bueno, y si tienes mucha suerte, ¡puede que hasta cocinen para ti!

procrastinacion
Eso… sigaaaamos dando vueltas eternamente a ese proyecto inconcluso

Comparten sus inquietudes y proyectos

Que si unas oposiciones, que si un libro, un gran viaje, un nuevo trabajo, una nueva casa, una nueva situación, un nuevo amor, un hijo… las posibilidades son infinitas y su charla siempre te invita y te inspira a revisar lo tuyo. A superarte, a atreverte a un poquito más o a darle un giro a tu trayectoria con ideas novedosas. En definitiva, amplían tus miras. Y es gratis.

Abren nuevos y refrescantes temas

Las conversaciones durante cenas y desayunos giran en torno a temas insospechados: constelaciones familiares, citas de Einstein, biodecodificación o la supermazana barcelonesaTe acercan a otras realidades, a otros momentos de tu vida o a otras maneras de vivirla. Compartes lo que tienes y recibes lo que ellas traen. Win-win.

Tus visitas rompen tu rutina…

ejercicio-visitas
Qué hartita estaba ya del aerobic matutino

… pero no la rutina buena (esa que te hace bien y te ayuda a sobrellevar el día a día) sino la otra: la aburrida, la que es bueno romper de vez en cuando, para llenar nuestra vida de momentos excitantes y paseos memorables (aunque llueva). La que hace que un día no sea igual que el anterior, ni que el siguiente.

Estrechas lazos antiguos…

con tus amigos de antaño, de otros entornos, de otros países, de otros momentos de tu historia. Si vienen con niños, compruebas en ellos que es absolutamente increíble que vosotras esteis igual (no os engañéis), porque míralos a ellos ¡están irreconocibles! y constatas con ello el paso del tiempo. ¡Los tuviste en brazos cuando eran bebés y ahora pueden cogerte en brazos a ti!

Creas lazos nuevos

Sí. Porque a veces resulta que tus amigos vienen con otro amigo. O los amigos de tu pareja tras irse también lo serán tuyos. Personas semi desconocidas con las que solo tuviste contacto escrito hasta ahora, ocupan de repente tu sofá-cama cual viejos amigos. Desconocidos hoy, tus amigos mañana.

Las visitas son fantásticas y fíjate que hasta pueden terminar por inspirar… ¡tu próximo post!

Y sí. A veces hay daños físicos colaterales pero, tranquis amigas, que para nosotros el balance siempre es positivo, porque en lo que de verdad nos importa todo son ganancias.

¡Hasta la próxima! y muchas gracias por visitarnos. Nos encantó teneros aquí. 🙂

¿Y tú? ¿Disfrutas de tus visitas o te rrrrrrompe las bolas que invadan tu espacio vital?

Imágenes: Pixabay y GIPHY

Nuria Puig
Nuria Puighttps://nurananu.wordpress.com/
Mi nombre es Nuria pero, donde vivo, tienden a llamarme Julia. He tirado la toalla y, si me llamas Julia, también me giraré. He trabajado en construcción y en educación pero lo que hace que me olvide de comer y de beber es: escribir. Voy por la vida con Gorro y a lo Loco
RELATED ARTICLES

10 COMENTARIOS

  1. Como no podía ser de otra manera me encantan las visitas.
    Cuando terminan siempre estoy más cerca de esa persona que antes de venir a mi casa y es es muy bueno no? porque las conversaciones después de la cena, cuando los niños ya se han ido a la cama son especiales ¿verdad?

    • Pues sí!! Pero anda que no les cuesta irse a la cama precisamente cuando hay visitas!! Yo creo que es que se lo huelen… que lo bueno viene en cuanto se acuestan! 😉

  2. ¿Estás pidiendo a gritos que vaya a verte? ¿A qué sí? 😉
    A mi solo me incomodan las visitas que no saben cuando irse… Porque eso, también es un arte

    • Cómo lo sabeeeeessss!!! Sí. Quiero. ¡Claro que quiero, Ruth! Y lo sabes 😉
      Hablamos de visitas. No dar fecha de salida sale de la categoría visitas…

  3. Viene como anillo al dedo, tu post, Núria. Ja ja ja. A mí también me encantan las visitas. Hacen la casa más cálida. Es una verdadera gozada ver niños por todas las habitaciones, sentarse a compratir historias y confidencias con unos y otras, reír, recordar, … En definitiva, compartir y hacer que por unas horas o unos días la bruma de la rutina se desvanezca.
    !Hasta pronto!

    • ¡Imma! Me parece superpoético cómo lo has puesto en palabras: “hacer que por unas horas o unos días la bruma de la rutina se desvanezca.”
      Así es. Reír, recordar… niños por todas partes! jajajaja! Apetece mucho. 😉

  4. ¿Cuándo dices que podemos ir a verte? A mí también me gusta recibir visitas, la verdad. Veo más ventajas que inconvenientes 😉

  5. Me encanta recibir visitas y me encanta visitar y sentirme tan bien recibida como cuando me quedo en tu casa ?
    Pero reconzco que a veces si es cierto que a los cuatro días las visitas suelen oler !!! ?

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión