Si volviese a nacer, me pido ser…

3

Nos gustamos a nosotras mismas, seamos delgadas o gordibuenas, con nuestras manías, nuestra cara de recién levantada… Pero es cierto que en algún momento todos pensamos “me gustaría ser como ella“. Hoy el equipo de Mujeres y Madres Magazine os contamos quien querríamos ser si volviéramos a nacer.

Katharine Hepburn (Sara)
katharine hepburn

La respuesta a la pregunta quién te gustaría ser si no fueras tú siempre ha sido sencilla para mí. Si la contesto en serio (y dejando fuera a mi madre) sólo tengo una respuesta posible y es Katharine Hepburn. Para muchos es sólo una actriz de hace más años que Cascorro a la que se imaginan en blanco y negro. Para otros es la Hepburn que no es Audrey, a la que se ha retratado hasta la saciedad con el little black dress de Desayuno con Diamantes (y que siempre me pareció una lacia de manual). Para mí es una mujer como la que quiero ser, que hizo lo que quiso, que fue feminista, que trabajó en películas maravillosas haciendo de mujeres con carácter y que no tenía pelos en la lengua. Adoro a las mujeres como ella, como Christine Baranski de The Good Wife y Mamma Mia, Meryl Streep, Helen Mirren… mujeres dignas, fuertes, y con un porte que para mí quisiera. Sería más fácil decir que quiero ser como Mila Kunis (que también, oye) porque mucha gente no ven más que a una anciana. Pero … la realidad es la que es.

Nuria Roca (María)

nuria-roca

Sinceramente no soy de las que se para a pensar en quien me gustaría ser, así que no tengo nada clara la respuesta. Uno de los motivos puede ser porque no sé mucho de la gente, quiero decir, me encanta Julia Robberts, pero a parte de que es actriz y que tiene gemelos poco más sé de ella…Pero si tengo que decir una, creo que me quedo con Nuria Roca. No la conozco personalmente pero lo que sé de ella me encanta. Siempre me ha gustado como presentadora, pero ahora la admiro por lo que hace y es que, es lo mismo que me gustaría hacer a mi. Trabaja en la radio y escribe libros. La veo una mujer muy echada para adelante y que consigue lo que se propone. Además, tiene una familia preciosa (quizá esto es lo que menos me gusta, ya que la exhibe demasiado para la cantidad de locos que hay sueltos por ahí, pero cada uno es libre). En fin, que sí, que no sé si realmente querría ser ella, pero me encanta.

Peinadora de jardín zen (Nuria)

jardin-zen

Como María, pocas veces me lo he planteado. Tras reflexionar un poco y descartar (jooo…) a Katherine Hepburn, a alguna señora política o a mí misma en versión masculina (por probar) me he decidido por otra cosa. Si volviese a nacer, me pido ser peinadora de grava en jardín zen.
Mientras peino en silencio la arena, me limitaría a pensar en las cosicas de la vida. Saltando de piedra en piedra para no dejar huellas sobre la arena, con mis pantuflas de tela, pensaré que no es la más guapa (ni la más lista) la que más liga, sino la que más se quiere a sí misma. Pensaré que la vida es una carrera de fondo donde no importan los picos, sino el mantenerse contra viento y marea. Pensaré que creer en mis capacidades es mi mayor fortaleza. Y para entonces ya sabré con certeza que el miedo envenena y la confianza libera. Me esconderé de los turistas y sonreiré feliz viendo sus caras de “cómo han hecho esto”, a la vez que descubro que lo que en otra vida me agobiaba, en esta me la trae al pairo. (Foto: pirhan)

Frida Khalo (Verónica Trimadre)

Frida_Kahlo_1

Lo reconozco, mi primera opción ha sido pensar en el sueño húmedo de ser la novia de Josh Holloway, y es que, reconozcámoslo, levantarse al lado de semejante portento de la naturaleza día tras día se me antoja una forma terrenal de paraíso. Pero la pasión dura lo que dura dura, así que he buscado en mi interior y he hallado la respuesta: en otra vida me hubiese gustado ser Frida Khalo. ¿Qué es lo que me apasiona de ella? Básicamente, la libertad de la que hizo gala para permitirse ser y para enamorar a muchas personas siendo auténtica o precisamente por eso mismo. La pintora y poetisa mexicana no cumple ningún canon de belleza y a pesar de ello vivió continuos y apasionados romances (era bisexual), incluso una vez casada. Tuvo una relación especial con Chavela Vargas y fue una mujer de una sensibilidad, clarividencia y sabiduría extraordinarias, y eso aun con los dolores físicos que le acompañaron buena parte de su vida. De ellos dijo: “intenté ahogar mis dolores, pero ellos aprendieron a nadar”. Por supuesto, admiro su obra y su espíritu transgresor, su fortaleza y su capacidad para eregirse símbolo del feminismo. Eso sí, yo de uniceja no se me veo, pero con unas buenas pinzas, asunto arreglado.

Construyendo a la mujer inspiradora (Merak)

mosaico

¡Con la cantidad de veces que habré dicho yo “quiero ser como…” o “de mayor me gustaría ser…” y ahora no se me ocurre citar a nadie! Y es que, sinceramente, creo que esto va por temporadas y mis aspiraciones varían en función de la etapa de mi vida que atraviese. No soy demasiado mitómana, pero sí es cierto que en algunos momentos ansié ser una deportista de elite, y no por la fama, ni por el éxito, ni siquiera por el dinero, sino por la superación que supone alcanzar la meta que te propones y que ha dado sentido a tu vida. Sin embargo, siempre he sospechado que la trastienda de cualquier deportista tiene demasiados sacrificios detrás, demasiadas amarguras, dedicación y esfuerzo, demasiadas cosas que debe dejar en el camino como para que, al final, eso me acabase haciendo feliz. Por eso yo soy más de ejercer de profesor Frankenstein y coger un poco de aquí, otro de allí para componer un yo que sea, ante todo, inspirador y cuya trayectoria realmente aporte algo ya no al conjunto de la humanidad, sino cuando menos a los que la rodean. Profesionalmente, he admirado en secreto a mi jefa de redacción, por su capacidad periodística, su tesón y liderazgo, que me ratifican en la idea de que los únicos jefes que merecen la pena son los que suman, los que resuelven problemas en vez de crearlos. Como madre, donde me suspendo en varias asignaturas, comparto Magazine con alguna mujer que siempre resulta inspiradora en este terreno. Y, si de trabajo, creatividad e iniciativa se trata, he de confesar que, en secreto, también vendería mi alma al diablo por contagiarme de las buenas artes de varias de ellas.

Olivia Pope (Ruth)

Para los no seguidores de la serie Scandal, Olivia Pope es la protagonista de la misma. Olivia es una abogada experta en manejar crisis, tapar escándalos, investigar a políticos, resolver asesinatos… No se por qué me fascina su personaje. Es pura ficción, lo sé. Pero la realidad puede ser mucho peor. Así que la forma en que esta mujer menuda, que apenas sonríe, se enfrenta a personajes de la talla del propio presidente de los Estados Unidos o los mafiosos de los más bajos fondos de Washington D.C. me atrapa. La firmeza del personaje, como no le tiembla el pulso tomando decisiones que son capaces de llevar a la guerra a un país y a la vez la soledad que transmite, sus demonios interiores… No digo que quiera ser como ella, que mi vida de bimadre, curranta y cuasiempresaria es de lo más entretenida, sólo que en ocasiones, me gustaría ser un poco como Olivia Pope. Recomiendo la serie, cuidado que engancha.

¿Y tú? ¿Quién escogerías si volvieras a nacer?

Comparte
Artículo anteriorHarta de respetar
Artículo siguiente¿Nos vamos al cine?

Las chicas de la redacción de Mujeres y Madres Magazine contando sus cosas. Nos gusta compartir lo que pensamos.

3 COMENTARIOS

  1. Me siento súper identificada con los gustos de Sara. Yo también me pido ser Katharine Hepburn, una señora de pies a cabeza con talento, personalidad, feminista, apasionada, luchadora… Lo tiene todo para mi y, desgraciadamente, creo que su nombre siempre estará a la sombra de la otra Hepburn, Audrey, muy mona pero que no me dice ná. Vamos muy lángida para mi.
    También coincido en Meryl Streep y tampoco me importaría ser Diane Keaton, me encanta en la unión de personalidad y dulzura que emana.

  2. Yo me identifico mucho con Ruth. El personaje de Olivia me apasiona, y al igual que Ruth, no es que quisiera cambiarme por Olivia, pero en ocasiones estaría bien ser un poquito como ella, admiro mucho su personaje. Es mi serie favorita, me encanta. Ya estoy deseando que estrenen la nueva temporada. ¿Que sorpresas nos tendrán preparadas?

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre