martes, mayo 17, 2022
InicioEl VermutSi volviese a nacer, me pido ser...

Si volviese a nacer, me pido ser…

Nos gustamos a nosotras mismas, seamos delgadas o gordibuenas, con nuestras manías, nuestra cara de recién levantada… Pero es cierto que en algún momento todos pensamos “me gustaría ser como ella“. Hoy el equipo de Mujeres y Madres Magazine os contamos quien querríamos ser si volviéramos a nacer.

Katharine Hepburn (Sara)
katharine hepburn

La respuesta a la pregunta quién te gustaría ser si no fueras tú siempre ha sido sencilla para mí. Si la contesto en serio (y dejando fuera a mi madre) sólo tengo una respuesta posible y es Katharine Hepburn. Para muchos es sólo una actriz de hace más años que Cascorro a la que se imaginan en blanco y negro. Para otros es la Hepburn que no es Audrey, a la que se ha retratado hasta la saciedad con el little black dress de Desayuno con Diamantes (y que siempre me pareció una lacia de manual). Para mí es una mujer como la que quiero ser, que hizo lo que quiso, que fue feminista, que trabajó en películas maravillosas haciendo de mujeres con carácter y que no tenía pelos en la lengua. Adoro a las mujeres como ella, como Christine Baranski de The Good Wife y Mamma Mia, Meryl Streep, Helen Mirren… mujeres dignas, fuertes, y con un porte que para mí quisiera. Sería más fácil decir que quiero ser como Mila Kunis (que también, oye) porque mucha gente no ven más que a una anciana. Pero … la realidad es la que es.

Nuria Roca (María)

nuria-roca

Sinceramente no soy de las que se para a pensar en quien me gustaría ser, así que no tengo nada clara la respuesta. Uno de los motivos puede ser porque no sé mucho de la gente, quiero decir, me encanta Julia Robberts, pero a parte de que es actriz y que tiene gemelos poco más sé de ella…Pero si tengo que decir una, creo que me quedo con Nuria Roca. No la conozco personalmente pero lo que sé de ella me encanta. Siempre me ha gustado como presentadora, pero ahora la admiro por lo que hace y es que, es lo mismo que me gustaría hacer a mi. Trabaja en la radio y escribe libros. La veo una mujer muy echada para adelante y que consigue lo que se propone. Además, tiene una familia preciosa (quizá esto es lo que menos me gusta, ya que la exhibe demasiado para la cantidad de locos que hay sueltos por ahí, pero cada uno es libre). En fin, que sí, que no sé si realmente querría ser ella, pero me encanta.

Peinadora de jardín zen (Nuria)

jardin-zen

Como María, pocas veces me lo he planteado. Tras reflexionar un poco y descartar (jooo…) a Katherine Hepburn, a alguna señora política o a mí misma en versión masculina (por probar) me he decidido por otra cosa. Si volviese a nacer, me pido ser peinadora de grava en jardín zen.
Mientras peino en silencio la arena, me limitaría a pensar en las cosicas de la vida. Saltando de piedra en piedra para no dejar huellas sobre la arena, con mis pantuflas de tela, pensaré que no es la más guapa (ni la más lista) la que más liga, sino la que más se quiere a sí misma. Pensaré que la vida es una carrera de fondo donde no importan los picos, sino el mantenerse contra viento y marea. Pensaré que creer en mis capacidades es mi mayor fortaleza. Y para entonces ya sabré con certeza que el miedo envenena y la confianza libera. Me esconderé de los turistas y sonreiré feliz viendo sus caras de “cómo han hecho esto”, a la vez que descubro que lo que en otra vida me agobiaba, en esta me la trae al pairo. (Foto: pirhan)

Frida Khalo (Verónica Trimadre)

Frida_Kahlo_1

Lo reconozco, mi primera opción ha sido pensar en el sueño húmedo de ser la novia de Josh Holloway, y es que, reconozcámoslo, levantarse al lado de semejante portento de la naturaleza día tras día se me antoja una forma terrenal de paraíso. Pero la pasión dura lo que dura dura, así que he buscado en mi interior y he hallado la respuesta: en otra vida me hubiese gustado ser Frida Khalo. ¿Qué es lo que me apasiona de ella? Básicamente, la libertad de la que hizo gala para permitirse ser y para enamorar a muchas personas siendo auténtica o precisamente por eso mismo. La pintora y poetisa mexicana no cumple ningún canon de belleza y a pesar de ello vivió continuos y apasionados romances (era bisexual), incluso una vez casada. Tuvo una relación especial con Chavela Vargas y fue una mujer de una sensibilidad, clarividencia y sabiduría extraordinarias, y eso aun con los dolores físicos que le acompañaron buena parte de su vida. De ellos dijo: “intenté ahogar mis dolores, pero ellos aprendieron a nadar”. Por supuesto, admiro su obra y su espíritu transgresor, su fortaleza y su capacidad para eregirse símbolo del feminismo. Eso sí, yo de uniceja no se me veo, pero con unas buenas pinzas, asunto arreglado.

Construyendo a la mujer inspiradora (Merak)

mosaico

¡Con la cantidad de veces que habré dicho yo “quiero ser como…” o “de mayor me gustaría ser…” y ahora no se me ocurre citar a nadie! Y es que, sinceramente, creo que esto va por temporadas y mis aspiraciones varían en función de la etapa de mi vida que atraviese. No soy demasiado mitómana, pero sí es cierto que en algunos momentos ansié ser una deportista de elite, y no por la fama, ni por el éxito, ni siquiera por el dinero, sino por la superación que supone alcanzar la meta que te propones y que ha dado sentido a tu vida. Sin embargo, siempre he sospechado que la trastienda de cualquier deportista tiene demasiados sacrificios detrás, demasiadas amarguras, dedicación y esfuerzo, demasiadas cosas que debe dejar en el camino como para que, al final, eso me acabase haciendo feliz. Por eso yo soy más de ejercer de profesor Frankenstein y coger un poco de aquí, otro de allí para componer un yo que sea, ante todo, inspirador y cuya trayectoria realmente aporte algo ya no al conjunto de la humanidad, sino cuando menos a los que la rodean. Profesionalmente, he admirado en secreto a mi jefa de redacción, por su capacidad periodística, su tesón y liderazgo, que me ratifican en la idea de que los únicos jefes que merecen la pena son los que suman, los que resuelven problemas en vez de crearlos. Como madre, donde me suspendo en varias asignaturas, comparto Magazine con alguna mujer que siempre resulta inspiradora en este terreno. Y, si de trabajo, creatividad e iniciativa se trata, he de confesar que, en secreto, también vendería mi alma al diablo por contagiarme de las buenas artes de varias de ellas.

Olivia Pope (Ruth)

Para los no seguidores de la serie Scandal, Olivia Pope es la protagonista de la misma. Olivia es una abogada experta en manejar crisis, tapar escándalos, investigar a políticos, resolver asesinatos… No se por qué me fascina su personaje. Es pura ficción, lo sé. Pero la realidad puede ser mucho peor. Así que la forma en que esta mujer menuda, que apenas sonríe, se enfrenta a personajes de la talla del propio presidente de los Estados Unidos o los mafiosos de los más bajos fondos de Washington D.C. me atrapa. La firmeza del personaje, como no le tiembla el pulso tomando decisiones que son capaces de llevar a la guerra a un país y a la vez la soledad que transmite, sus demonios interiores… No digo que quiera ser como ella, que mi vida de bimadre, curranta y cuasiempresaria es de lo más entretenida, sólo que en ocasiones, me gustaría ser un poco como Olivia Pope. Recomiendo la serie, cuidado que engancha.

¿Y tú? ¿Quién escogerías si volvieras a nacer?

Artículo anteriorHarta de respetar
Artículo siguiente¿Nos vamos al cine?
Equipo MMM
Equipo MMM
Las chicas de la redacción de Mujeres y Madres Magazine contando sus cosas. Nos gusta compartir lo que pensamos.
RELATED ARTICLES

3 COMENTARIOS

  1. Me siento súper identificada con los gustos de Sara. Yo también me pido ser Katharine Hepburn, una señora de pies a cabeza con talento, personalidad, feminista, apasionada, luchadora… Lo tiene todo para mi y, desgraciadamente, creo que su nombre siempre estará a la sombra de la otra Hepburn, Audrey, muy mona pero que no me dice ná. Vamos muy lángida para mi.
    También coincido en Meryl Streep y tampoco me importaría ser Diane Keaton, me encanta en la unión de personalidad y dulzura que emana.

  2. Yo me identifico mucho con Ruth. El personaje de Olivia me apasiona, y al igual que Ruth, no es que quisiera cambiarme por Olivia, pero en ocasiones estaría bien ser un poquito como ella, admiro mucho su personaje. Es mi serie favorita, me encanta. Ya estoy deseando que estrenen la nueva temporada. ¿Que sorpresas nos tendrán preparadas?

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
anya