miércoles, mayo 18, 2022
InicioMaternidadHarta de respetar

Harta de respetar

Se que esto va a sonar fatal, pero estoy del respeto hasta los mismos perendengues. Hasta el moño. Harta. Cada día me recuerda más a Gran Hermano a cuando cualquiera de los ahí presentes soltaba “yo es que soy muy sincero/a” y aprovechando la cuña empezaba a soltar una ristra de lindezas hacia el que tenía en frente. En mi casa eso no se llama ser sincero. Eso se llama ser maleducado, sobre todo cuando no te han preguntado. Nadie te dice que tengas que mentir, ¿pero qué necesidad hay de meterse donde no le llaman a uno y hacer sentir mal al de enfrente? Te puedes meter tu sinceridad donde te quepa, no son más que ganas de atacar y de soltar lo primero que se te pasa por la mente.

hugo silva
No pongas esa cara, Hugo, que sabes a lo que me refiero

En serio, os lo juro de verdad (o sea). Odio las confrontaciones. No me gusta discutir en absoluto y me hago la del correcaminos en cuando huelo malos rollos. La vida son cuatro días y no está entre mis prioridades pasar tres de mal rollo. Soy una feliz de la vida y francamente, quiero seguir así. Si los demás se divierten echándose porquería los unos a los otros me parece bien. Yo no quiero eso.

correcaminos roadrunner
Los malos rollos me persiguen pero ¡yo voy más rápida!

Evidentemente sí que estoy a favor del respeto. En todos sus aspectos. Pero no de este respeto con el que se nos llena la boca últimamente. Y es que estoy hasta el moño de tener que medir todas y cada una de las palabras que digo porque siempre hay alguien susceptible que le busca tres pies al gato y hace una lectura en clave indignada de lo que dices. Porque además todo el mundo pide respeto a gritos. Algo que no entenderé nunca ¿pides respeto y lo haces arrasando con todo? Mi no entender.

wrecking ball
Como Miley, pero sin montarte en pelota picada sobre la bola de demolición

Respetar no tiene mérito cuando se opina lo mismo que el de enfrente. Lo jodido complicado de hacer es respetar cuando no estás en absoluto de acuerdo con esa persona. A veces puedes intentar darle luz sobre algún tema si crees que le faltan datos, pero cuando te queda clarinete que la persona simplemente es que se ha formado una opinión diferente de la tuya… pues ya está. ¿Es necesario ponerle a caer de un burro bajo la bandera del respeto?. No. Siempre y cuando no sea delito, allá se las componga cada uno en su casa. ¿Quiénes somos el resto para evangelizar a los demás? ¿Acaso estamos en posesión de la verdad absoluta?

007
Vive y deja morir vivir

A mí me resulta especialmente chocante los que no dejan vivir a los demás y lo hacen precisamente bajo premisas respetuosas. Y me voy a mojar y voy a citar tres casos que me parecieron bastante sangrantes. En uno de los casos estoy de acuerdo con la persona que escribe el post, en los otros dos no. Pero me parece que los comentarios se van de madre en los tres.

Me parece incongruente, así de claro lo digo, pregonar que hay que educar a los niños amorosamente y en el respeto y hacerlo insultando al de al lado. ¿No quedamos en que hay que ser respetuoso con los niños? ¿Y con los mayores no? ¿Y lo de ser ejemplo vital?

diablo de tasmania
arrazo por donde pazo

Se nos está yendo la olla. Mucho. Es agotador tener que medir todas y cada una de las palabras que dices porque siempre hay alguien susceptible que se da por aludido y se te enfada. Vivimos en un mundo en el que cada coma se tiene que poner pensando en lo políticamente correcto porque nos lo tomamos todo a la tremenda. Y no digo cosas como lo de Donald Trump que son cosas ofensivas, racistas y que lamentablemente piensa de verdad, sino gilipolleces memeces que hacen lecturas torticeras de cosas que no son.

La última, que llamar a un niña (a TU niña) diablo de Tasmania porque es muy inquieto y no para quieto es irrespetuoso. ¡Venga ya! ¿es que hemos perdido todo el sentido del humor? ¿En serio para ser respetuoso hay que ser un triste de la vida y no poder hacer bromas con nada? yo las hago con mis hijas constantemente, pero es que ahora que tienen 6 y 9 años las hacen ellas conmigo. Cada vez que vamos al cine y lloro por todo se parten de risa. En casa empiezan a cantar una cancioncilla de “va a llorar, va a llorar” y todo. Y ME PARECE BIEN.

Zen
Respira… mejor no digas nada porque pa’qué

Y en este saco no meto solo a las madres, meto a todo el mundo. Yo intento ponerme en modo zen, pero hay cosas que me superan. Hubo una vez hace muchos años uno que se me indignó porque mi blog se llama Mamis y Bebés. Que porqué no estaban incluidos los papis. Pues mira, porque allá en la prehistoria cuando le puse nombre jamás pensé que iba a durar aquello 8 años. Porque me creé un blog y dediqué medio segundo a buscar el nombre porque básicamente era para compartir información con mis amigos. Y porque, qué coño, por las estadísticas de Facebook, de analytics y toda la mandanga a mí básicamente me leen mujeres. Esto es así. Las mujeres estamos incluidas en el genérico habitualmente, pues aquí el genérico es el femenino. Punto.

De hecho yo no comparto en absoluto la cosa esta de @ o + por no utilizar el neutro, que coincide con el masculino, es verdad. Por una cuestión de economía del lenguaje, básicamente. Pero si hay 100 mujeres y 5 hombres, yo hablo en femenino. Y ya está. Es como esta cosa que les dio por aquí de a las asociaciones de padres de los colegios cambiarles el nombre de APA a AMPA (con lo fatal que suena) para incluir a las madres. ¿Y a las alumnas? Ya que nos ponemos, nos ponemos y debería ser ASOCIACIÓN DE MADRES Y PADRES Y ALUMNOS Y ALUMNAS. ¿O qué? Pero vamos, que cada uno haga lo que quiera en general.

Bruce lee

En serio. Relajémosnos. Que vivir siempre a la defensiva es agotador (y salen arrugas, por si queréis ir por el lado más banal)

Respect

Artículo anteriorLa teta de Julieta
Artículo siguienteSi volviese a nacer, me pido ser…
Sara Palacios
Sara Palacioshttp://www.mamisybebes.com
Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!
RELATED ARTICLES

11 COMENTARIOS

  1. Olé, con olé y olé. No se si añadir un olé más.
    Estoy hasta la oubta del dedo gordo del pie de gilipollas que piden respeto para los demás y no se aplican el cuento. Basta ya, coño.
    Y el lenguaje políticamente correcto es una absoluta idiotez.

  2. Está claro que cada uno tiene su opinión y que hay que respetarlo. Yo no puedo imponer mi forma de pensar, pero tampoco quiero que se me impongan ideas con las que no estoy de acuerdo. Si quiero respeto, antes debo respetar. Luego está el hecho de que por las redes y por whastapp todos somos muy listos y valientes y nos tomamos libertades que no nos tomaríamos de estar cara a cara. Todo es cuestión de educación y buenas formas, aspectos que estamos perdiendo en la sociedad del “todo vale”. Así nos va, amargados perdidos. Hacemos todo más difícil y somos infelices.

  3. Niña, la gente se levanta ya de buena mañana en posesión de la verdad absoluta y con ganas de malmeter. Por suerte, yo en la vida real no tengo este tipo de encontronazos pero el 2.0 ¡es que es una locura! Que pones un tuit dando los buenos días y seguro que se te echan encima porque no sabes que tal blogger está pasando por un momento de drama profundo porque a su criatura se le ha irritado el culo al cambiar de marca de pañal. ¡Es que ya no se puede hablar de nada! Te salen ofendidos de todas partes. Todo es una ofensa, una falta de respeto, una muestra de poca tolerancia. Y sí, hay gente que ha nacido en posesión de esa verdad, contra la que nada puedes hacer ni decir. Es lo que me faltaba a mí. Yo, que tengo opinión para casi todo y que hablo por los codos. Porque estos que se hacen abanderados del respeto, con tanto fanatismo, suelen respetar muy poquito a los demás.

    • ¿Emoción? ¿Por qué? Me gusta mucho lo que escribes y me gusta leerte 🙂
      (como leo yo, cuando puedo, a salto de mata y estas cosas, muchas veces varios posts del tirón…)

  4. Madre mía cómo está el patio!! Yo estas cosas no las entiendo, porque aunque yo no soy una feliz de la vida (sí, soy una rancia, jajaja) tengo dos filosofías claras: o me llevo bien o no me llevo, llevarme mal me parece una pérdida de energías y a mi no me sobran… y por otro lado lo de no hagas a los demás lo que no te gusta que te hagan a tí, no sé, lo veo muy obvio, en fins…. genial post!!!!!!

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on