miércoles, diciembre 8, 2021
InicioOcio¿Nos vamos al cine?

¿Nos vamos al cine?

Hace tiempo que no voy al cine, creo que un año. Claro, con la maternidad muchas veces no tienes tiempo manera de dejar a tus churumbeles con alguien e irte dos horas a sentarte en una cómoda silla y ver un peliculón.

Pero hoy no os quiero hablar de los impedimentos maternales para ir al cine, sino del hecho de ir al cine.

Leyendo el sábado pasado a Ruth, como nos recordaba aquellos tiempos de salir de marcha a las 5 de la tarde un sábado, y volver en el último autobús a casa, me vino a la mente que antes de eso, lo que hacíamos era ir al cine.

Quedabas con los amigos y te plantabas a las 15.30h delante de las ventanillas del cine. Por dos motivos.

1. Había fila para sacar entradas, y eso que había varias ventanillas abiertas.

2. No sabías que película ibas a ver. Antes no había internet para ver la cartelera, ver opiniones, el trailer…

Eso de la fila para las entradas ha desaparecido, al menos al cine que yo iba con fila a 3 ventanillas, ahora las entradas las venden los palomiteros.

Precio del cine

vamos-al-cine-precio

Recuerdo que para ir al cine, llevaba 500 pesetas (y ahora mismo me siento mi abuela hablando de lo que les costaba un par de zapatos en los años 50). Para los que no recordéis las pesetas: 500 pesetas = 3 euros. Sí, con 3 euros iba al cine. Pagaba la entrada, compraba un refresco y palomitas. ¡Con 3 euros!

Diréis, hombre, que han pasado 15 años, es normal que haya cambiado el precio, el cambio al euro… todo sube. Ya, pero hace 5 años ni con 3 ni con 6 euros ibas al cine.

Ahora el cine cuesta, más o menos lo siguiente:

  • Entrada 5,80€
  • Refresco 2,5€
  • Palomitas 3€

Recordad que el día del espectador sigue existiendo, y cada vez hay más ofertas de familia, de 2×1…

Que películas ver

vamos-al-cine2

Dado que ir al cine, cuesta cada vez más, yo he optado por ir cuanto realmente merece la pena. Repaso la cartelera, estos son los criterios para elegir película:

  • Películas de acción.
  • Películas en 3D.
  • Películas bonitas para llorar a gusto. En el cine todo se vive más.

Una película normal, tipo comedia romántica, se ve igual de bien en casa, con o sin home cinema.

Con quien ir al cine

vamos-al-cine1

Yo soy una pésima compañía para el cine. Reconozco que incluso alguna vez me he dormido (en el cine como mucho un par de veces, en casa viendo pelis, caigo fulminada), si estamos viendo una saga nunca recuerdo lo que pasó la anterior, no paro de moverme porque no me encuentro cómoda en las butacas, siempre tengo un montón de sed…

Lo mejor es elegir la compañía según la película. Si vas a ver una película de miedo, desde luego no cuentes conmigo, busca a alguien que no te esté apretando las manos o abrazándote como una loca del susto. Si vas a ver una romántica, seguramente una amiga irá más a gusto que tu pareja (o al menos mi paco se aburre de las romanticadas). Si vas a ver una de dibujos…¡no necesitas niñera!

No sé cual será la edad de empezar a ir al cine, pero yo ya tengo ganas de llevar a mi hija.

Donde sentarse en el cine

De toda la vida, los «guays» se han sentado atrás. En el autobús del cole, en la última fila de la clase, en el cine… Pues no es el mejor sitio, ni la primera fila tampoco.

Hay que elegir los asientos más céntricos. Pero en algún cine, esos asientos son más caros, porque les han puesto butacas más cómodas y guays. Entonces tienes que sentarte justo detrás de ellos.

A mi me gusta sentarme cerca del pasillo, no porque quiera ir al baño, sino porque estoy más ancha y relajada sin un desconocido a mi lado.

Cuando iba al cine y había fila, como os comentaba antes, muchas veces tenías que separar tu grupo de amigos en dos filas, por eso había que ir a primera hora a sacar las entradas. Ahora puedes elegir el sitio cómodamente, ya no hay esa aglomeración.

Cine en familia

Aunque el precio sea caro o podáis ver películas en casa, ir al cine es una actividad en familia ideal en cualquier época del año. En invierno porque el frío no te deja estar al aire libre tanto como nos gustaría y en pleno verano, porque el aire acondicionado de la sala te refresca y te olvidas de los 40 grados que hay fuera.

Además con vuestros hijos podéis hacer un montón de «actividades» en relación a una película. Dibujos, imitar a los personajes, analizar su personalidad, crear disfraces, aprender las canciones…

Así que ya sabéis si hoy no tenéis planes…¡¡al cine!!

Imágenes: Pixabay y Super Single Mami

Lydia
Soy Lydia, madre desde 2013 y que ha vuelto a ser madre en 2015, ya soy del club de las "Bimadres " . Estoy cada día más inmersa en el mundo 2.0 tras comenzar un blog con la maternidad, Padres en Pañales, en el que hablo de todo un poco, me gusta compartir experiencias y aprender de las de los demás. Soy bailonga por naturaleza, optimista y charlatana. Espero aportar diversión, buen humor y ¡alegría!
RELATED ARTICLES

4 COMENTARIOS

  1. La última vez que fui al cine fue la semana antes de que naciera mi bichilla, hace casi 2 años ya. Pues por aquel entonces en este pueblo la entrada costaba 7,70 euros ¡me da miedo el día que pueda volver porque a saber si se habrá disparado mucho más el precio! En mis años mozos, con 1000 pesetas ( euros) veíamos la película, comíamos y pagábamos el autobús de ida y vuelta…

  2. ¡¡Me encanta el cine!!
    Antes de tener hijas iba mucho, después sufrí un parón de varios años hasta que mis hijas crecieron lo suficiente y ahora nos encanta ir a todos juntos (incluso la pequeña que ya se está animando a venir).
    Lo mejor es que a mi me encantan las películas que les gustan a mis hijas: dibujos, super héroes, etc. así que lo disfruto tanto como ellas jeje

  3. Exacto. Yo, como Pilar, disfruto mucho del cine en familia.
    Cuando los astros se alinean y mi suerte (y mi suegra) lo permiten. Me escapo al cine con un señor perezoso que a menudo preferiría quedarse en casa.

    Hablando de a qué edad deberían los niños ir al cine… Yo confieso haberlos amamantado viendo una peli. 🙂

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo