domingo, diciembre 5, 2021
InicioOcioFuego, agua y tierra, más allá de lo sobrenatural

Fuego, agua y tierra, más allá de lo sobrenatural

¿Quieres dejar atrás todo lo que hay de malo en tu vida? ¿pretendes que se te revele quién será tu amor verdadero? ¿sufres de infertilidad? ¿acaso buscas protección y salud durante el próximo año? ¿o quizás aspiras a conjurar a la mala suerte? No, no nos hemos vuelto locas y esto no es ninguno de esos anuncios de un vidente televisivo, pero es que la noche de San Juan está a la vuelta de la esquina y con ella una retahíla de supersticiones capaces de tentar al más descreído. Da igual igual cuáles sean tus pretensiones, da igual que el escepticismo domine tu vida durante 364 días del año, da igual que invoques al mar, al fuego, a la tierra, a los dioses de la naturaleza o al bueno del Bautista, mañana es San Juan y toca creer. Creer en la magia, creer en los conjuros, creer en las meigas, que «habelas hailas…» 

fuego

Como otros tantos ritos paganos, la celebración del solsticio de verano -21 de junio- ha llegado hasta nuestros días revestida con el halo de una festividad religiosa que, sin embargo, ha sabido mantener mejor que ninguna otra el culto ancestral al fuego.

Un fuego purificador convertido en el auténtico protagonista de una noche en la que España se consume bajo las llamas de miles de hogueras. Preceptivo resulta saltarlas para dejar atrás todo lo malo que nos acechó en el pasado y encarar el año que se avecina libre de cargas y malos augurios. Si lo hacemos en pareja, además, aseguramos la sintonía entre ambos. El número de veces que debemos hacerlo varía en función de las zonas, al igual que los responsos que dotarán de mayor fuerza nuestra invocación de los sobrenatural. En cualquier caso, no hay mejor momento que este para dejar constancia en un papel de todo lo que queremos borrar de nuestras vidas y quemarlo esa noche.

hoguera

Y, como de lo que se trata es de pasar página, podemos lograrlo deshaciéndonos bajo las llamas de ropas viejas, muebles, papeles y todo aquello que rememore los malos recuerdos. En ocasiones, la transición es literal, así que los más osados pueden incluso escenificarla caminando sobre las brasas. Una tradición arraigada en algunos puntos de la península que, sin duda, resulta más divertida como espectador que como protagonista.

El fuego purifica, pero también sana, así que en otras zonas son las cenizas de estas hogueras la base para preparar ungüentos sanadores.

olas

El amor y la fertilidad también se invocan por San Juan con el agua como aliada. En puntos de la costa, las mujeres deseosas de ser madres «toman» las olas -nueve y de espaldas al mar- para aumentar su fertilidad. Pero no hace falta ser mujer y estar en disposición de procrear para beneficiarse de los efecto positivos de un baño que garantiza buena salud para los siguientes meses.

Si vives en el interior, no desesperes, porque en esa noche -y más concretamente en el momento en el que el sol ilumina las aguas- el caudal de ríos, fuentes y arroyos también adquiere poderes sanadores con capacidad para conferirnos la mayor de las felicidades.

El agua del rocío o aquella en la que durante toda la noche maceran plantas aromáticas supone el mejor elixir de belleza posible. Así que antes de entregarnos completamente a la fiesta -con las dosis de comida y bebida que eso suele acarrear por estos lares-, debemos tomarnos la molestia de recoger algunas cuantas hierbas  y dejarlas en agua, al rocío nocturno, para lavarnos la cara a la siguiente mañana.

planta agua rocio

Eso sí, después evita los espejos, pues mirarse en uno de ellos anula totalmente los beneficios anteriores. Es más, que una mujer lo haga desnuda, a la media noche o a la luz de una vela le permitirá conocer el momento de su muerte, algo que no sé a vosotros, pero a mi no me apetece en absoluto.

El origen de esta fiesta

En España, hablar de la noche de San Juan es hablar de hogueras, de magia, pero también de fiesta, de comida y bebida. Pero ¿cuál es el verdadero origen de esta celebración?

Las culturas paganas, coincidiendo con el solsticio de verano -21 de junio- celebraban precisamente el hecho de que el sol se encontrase en su momento álgido y de máximo apogeo. Esa fecha en la que el día se imponía sobre la noche pero en la que se ponía el punto de inflexión al ciclo, antes de que la oscuridad volviese a ganar terreno.

Precisamente con el fin de atraer la bendición del sol sobre tierras, animales y personas, pero también para prolongar la fuerza del astro rey, se encendían en este día hogueras.

También anunció el nacimiento de su hijo en encendiendo hogueras el padre de San Juan Bautista y en base a ello la fiesta se cristianizó con un hecho curioso pues la iglesia acostumbra a homenajear a los santos en el día de su defunción no, como en este caso, en el de su nacimiento.

De cualquier forma, la asimilación cristiana del rito pagano a través de la figura de Juan Bautista, contribuyó a reforzar la presencia e importancia del agua en esta tradición.

María L. Fernández
Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.
RELATED ARTICLES

2 COMENTARIOS

    • Sí, hay tradiciones de todo tipo y para todos los gustos y, además, cambian en función de la zona. Así que tienes un amplio repertorio donde elegir

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto