jueves, diciembre 9, 2021
InicioEl VermutLo que menos me gusta de ser madre

Lo que menos me gusta de ser madre

Seamos realistas, ser madre está lleno de cosas buenas pero también hay alguna no tan buena y que si pudiéramos cambiar lo haríamos sin ninguna duda ¿o no? No decimos que no merezca la pena peeeerooo de vez en cuando viene bien decir en voz alta eso que no llevas tan bien de la maternidad. Hoy las chicas de Mujeres y Madres Magazine nos animamos y os contamos lo que menos nos gusta de ser madre ¿te animas a contarnos lo que peor llevas de la maternidad?

La parte más escatológica (Sara)

Si os soy sincera, a mí de ser mamá me gusta casi todo. Soy muy feliz siéndolo y prácticamente todo lo llevo con alegría. Pero he de reconocer que lo que menos me gusta de ser madre es la parte escatológica que a mí a veces me aprieta el corazón: lombrices, piojos, cacas terribles, pedos del horror, tiburones flotando en el vaso del agua… a veces no lo llevo demasiado bien.

El tiempo (María Jardón)

Lo que menos me gusta de ser madre

Desde que te conviertes en madre el tiempo no corre, vuela. El tiempo en todas sus variantes, desde el día a día donde los días deberían tener 48 horas porque las 24 que lo forman no dan para nada, es cierto que no soy de las personas que mejor se organizan, pero creo que no me pasa sólo a mi. Hasta el paso de los años… ¡pero si hace dos días mi mayor era un bebé! Creo que cualquier madre con la que hables te dirá que sus días empezaron a pasar a la velocidad del rayo desde que cambio el primer pañal.

El sueño que tienes siempre (Nat)

dormir

¡Con lo dormilona que soy yo! Si hay algo que no me gusta de la maternidad es lo poco que se duerme y lo cansada que estás siempre. Ser madre es agotador, os lo digo yo, y seguro que más de una, dos o incluso tres estaréis de acuerdo conmigo en esta afirmación. Mis hijas nunca han sido muy dormilonas y creo que la famosa pregunta de «¿Cuándo nos levantamos?» me va a perseguir siempre…

La culpa, la responsabilidad (Merak)

Hace poco, con motivo del día de la madre, el Club de las Malasmadres publicó un vídeo en el que condensaba, a través de la definición que varias madres hacían de su maternidad, lo que esta representaba para ellas. Debían definirla solo con dos palabras y «culpa», «responsabilidad» y «miedo» eran, junto con «amor», las que más se repetían. Así que no seré muy original yo si os confieso que eso es, precisamente, lo que menos me gusta de la maternidad, vivirla con esos sentimientos que en muchas ocasiones van tremendamente asociados.

Los días grises (Pilar)

días grises

Sí, supongo que todos los tenemos pero me da mucha rabia y mucha pena tenerlos y que en ellos se vean mis hijos.

Esto de la maternidad está muy bien pero a veces las circunstancias nos superan y el gris se coloca sobre nuestras cabezas como una nube que no deja de descargar lluvia. No me gusta que a ellos eso les salpique porque la infancia es muy breve y es al único sitio donde siempre se tiene que poder volver con una sonrisa.

La verdadera patria del hombre es la infancia, como decía Rilke y me sabe fatal que a veces tenga nubes negras…

Tener que volver al colegio (Urban&Mom)

 

vuelta al cole

 

A ver, que nosotras ya hemos pasado por eso. Ya hemos ido al cole, pasado exámenes, hecho deberes. Y ahora, vuelta a empezar. Lo peor de tener hijos es hacer una regresión a la infancia sin los beneficios que tiene ser niño. Porque, ¿a qué a ninguna os han dado un premio o dejado media hora de recreo por haber llevado la tarea hecha? Otra vez te ves sumando, haciendo letras, redacciones de fin de semana, proyectos de plástica. ¡No! No quiero.

Cenar y recenar (Majo)

No soporto que sobre comida, y menos cuando me gusta. Así que, cuando empezamos a dar cenas, y las niñas a dejarse, yo empecé a engordar. Primero no entendía muy bien por qué, y al final me di cuenta, de que sí, que cenar dos veces no era bueno para mi salud. Por lo que por el bien de mi talla, empezamos a cenar todos juntos, y así la cena pasaba a ser un único plato.

Tener que planificar (Trimadre)

organizar-niños

Cuando no estoy con los niños mi mejor plan es no hacer ningún plan. Me encanta levantarme a la hora que el cuerpo pida, comer a horas intempestivas o saltarme comidas, dejarme llevar, entretenerme con cualquier cosa, con nada o estirar una actividad como un chicle hasta quedar harta. Con los peques (con tres especialmente) esto es muy difícil, por no decir imposible, así que es la parte «menos buena» de ser mamá.

Imágenes: Pixabay. Shutterstock

Equipo MMM
Las chicas de la redacción de Mujeres y Madres Magazine contando sus cosas. Nos gusta compartir lo que pensamos.
RELATED ARTICLES

3 COMENTARIOS

  1. pues algo que me pasa desde que soy madre, y que me tomo con humor, pero es una gaita, es que mi vida es pública entre mis conocidos. me refiero a que todo el mundo sabe lo que hago o dejo de hacer en casa, o dónde estoy casi a cada rato, o si me he enfadado con su padre…
    primero, porque ella lo cuenta con una claridad meridiana a todo el que pilla, y segundo, porque mis acciones suelen afectar al estado de mi hija ( si está bañada o cenada o no, si come variado, si va mucho o poco al parque…), y a las agendas de los abuelos, que me dan cobertura…
    XXX

  2. Se vale más de uno, no? No me gusta el no dormir, planificar comidas y no tener tiempo para nada (y menos para mi). Y de esas tres la peor es lo de no dormir. Ya son 6 años sin una noche de tirón, porque hasta las poquitas que he pasado lejos de ellos me he despertado por la costumbre.

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo