miércoles, mayo 18, 2022
InicioEl VermutLa música de la vida de ... Verónica

La música de la vida de … Verónica

Si cierro los ojos y pienso en mi infancia… oigo música. Si trato de visualizar una estancia especial de la casa donde crecí, veo la “biblioteca” con su tocadiscos y las decenas de vinilos que mi madre clasificaba con esmero cada semana.

Muchos recuerdos de mi vida están enlazados a canciones determinadas y escucharlas, algunas veces por casualidad, otras fruto de una búsqueda deliberada, me permite revivir aquellos momentos que parecen congelados en un hueco profundo de mi memoria, y que sin embargo, recobran vida al son de los acordes adecuados.

Todos los días de mi vida escucho música. Lo necesito. Mientras me ducho, en el coche, mientras cocino… Está presente como fondo. En otras ocasiones, simplemente me siento a escuchar viejas canciones o a dejarme llevar viendo videoclips en YouTube. A veces, cuando los peques  se muestran irascibles o nerviosos, o yo misma, utilizamos la música y el baile  como forma de liberar las tensiones.

Con estos antecedentes sería lógico pensar que me ha costado muchísimo hacer una selección de “las canciones de mi vida”. Me ha costado. Y en el proceso, muchas han quedado fuera… Hago mío eso de “no están todas las que son, pero desde luego son todas las que están”.

La primera, una de las más importantes es Entre dos aguas (1973), del mago Paco de Lucía. No me gusta el flamenco, ni la copla, ni los toros pero ay… La guitarra española en las manos de este hombre despierta todas las cuerdas de mi alma (esto última suena a canción de cole de monjas, xD)

Mi hermana es ocho años mayor que yo, así que crecí al albur de diferentes boy bands y demás musiquillas para adolescentes. No mencionaré a los New Kids on the Block que me entraron por un oído y salieron por el otro, pero sí a Roxette, cuyas canciones he escuchado por imposición y por propia elección millones de veces.

De entre todas ellas, destaca It must have been love (1987) que formó parte de la banda sonora de Pretty Woman, pero no puedo olvidarme de Spending my time (1991) y You don´t understand me (que me llevé a mi propia adolescencia porque era PERFECTA, nadie me entendía  y Roxette lo expresaba como nadie).

En esta selección no podía faltar Mediterráneo que mi compi Patch ya señaló como canción de su vida, pero sobre todo, no podía faltar la gran Bonnie Raitt, que con su canción Nick of time (1994), mezcla de folck, blues y country dejó hipnotizada a mi madre. La recuerdo escuchando ambas canciones en bucle, así que las adoro por eso.

Seguimos para bombo con una canción romanticona a más no poder, Without you. Yo la aprendí a amar de la mano de Mariah Carey (1994), aunque era una versión de la original de Badfinger. Con esta canción aprendí inglés, pronunciación y memoria. Memoricé hasta las respiraciones de la cantante para calcar mi interpretación. En fin. Así era yo a la tierna edad de doce años. Pava, muy pava.

Sin embargo, hay buenas noticias, la edad del pavo se cura cuando entramos en la edad de gallina de corral. Es cuando para ser tú crees que tienes que sentirte rebelde y ser  más chula que un ocho. Así, que amplié mi repertorio musical para acabar escuchando “lindezas” como Ska-P o Molotov porque había que gritar y enfadarse con el mundo. De aquella época, prefiero quedarme con Blur y su Charlessman, y sobre todo con Oasis, especialmente con la inolvidable Don´t look back in anger (1996).

Poco a poco, esa ira contra el mundo tan superficial y endeble como la cáscara del huevo, fue cediendo en mí incluso en lo musical. Así, me enamoré de nuevo del amor con Killing me softly, originalmente de Roberta Flack, y versionada por The Fugges (1996). ¡Qué buena onda me da(ba) esta canción!

Coincidió en el tiempo con mi “despertar” adolescente en todos los sentidos, incluído la internacionalidad. El paneuropeísmo llegó a mí en forma de amigos y con ellos canciones nuevas que aquí in Spain no llegaban o lo hacían tímidamente. Es el caso por ejemplo de Maria, Maria de Santana o de Lenny Kravitz con su himno I belong to you (and you, you belong to meeee, too).

Entrando ya en la fase preadulta, descubrí mis dos pasiones musicales: canciones para bailar / canciones para sentir.

Del primer grupo destacaría cualquier canción de Daft Punk, pero especialmente Chase the sun (2000) y One more time (2001).

Dentro del grupo de las bailables, tengo que incluir un descubrimiento made in my lovely sista Nathalie, que seguro que no conocéis. Os va a encantar Point of view de DB Boulevard (2002). ¡Dadle al play!

Dentro de la categoría de canciones para sentir, tengo que hacer referencia a Fallin´de Alicia Keys, a Feel de Robbie Williams y sobre todo a I´m like a bird de Nelly Furtado.

En esta selección de la música de mi vida no puede faltar mi GRUPO. Desde el año 2000 sigo absolutamente todo lo que sacan al mercado. Estuve a punto de ir a un concierto cuando estaba embarazada de mi tercer hijo pero al final me eché para atrás por el (más que posible) cansancio. No cejaré en mi empeño de ver cumplido mi sueño. QUIERO IR A UN CONCIERTO DE COLDPLAY #Prayforme

De todas sus canciones, me quedaría con… todas. Cada una es especial, pero por ser mi “descubrimiento”, las que provienen del disco A rush of blood to the head son lo más de lo más. De entre aquéllas, elijo  In my place, The scientist y sobre todo CLOCKS.

Y como esto se está haciendo más largo que un día sin pan, os digo así por encima que no me gusta U2 #ElConcepto pero me chifla su canción City of blanding lights (2004), que otro de mis grupos favoritos es Keane, cuya particularidad radica en no utilizar guitarras en su canciones (al menos al principio) y en hacer del piano el instrumento estrella como se puede apreciar magistralmente en Somewhere only we know.

También digo así en abierto que adoro las canciones de Maná, en especial En el muelle de San Blas y Rayando el Sol, pero que Mándame una señal (2006) es especial porque me recuerda a cuando nació mi primera hija. Le encantaba escucharla desde que estaba en mi tripa.

Ya más cerca de la actualidad reconozco tener dos canciones fetiche dentro de la categoría sentir. Son ambas de Birdy, y me refiero a Wings (2013) y sobre todo a People help the people. ¡Me ponen la piel de gallina!

Y para acabar esta selección musical, no una, sino tres canciones que me dan subidón psicomágico a lo Jodorowsky: una, Magic de Coldplay, otra A sky full of stars de … oh sorpresa! Coldplay, y por último, la súper novedad 40 principales Are you with me, de Lost Frequencies. 

¡Ésta es energía pura!

A bailaaaar

Colaboraciones MMM
Colaboraciones MMM
Este post ha sido escrito por una colaboradora puntual de Mujeres y Madres Magazine. Aquí os damos voz para que la vuestra llegue lejos. Si quieres colaborar con nosotras escríbenos a: hola@mujeresymadresmagazine.com
RELATED ARTICLES

3 COMENTARIOS

  1. Ohhh viendo tu selección veo que me faltaron muchas en la mía.
    ¡Roxette!!! si pasé años escuchando una y otra vez sus discos!
    y lenny..¡madre mía Lenny! #yoquieroiraunconciertodeLenny

  2. Qué buen rollito ese Sky full of Stars, con la gente coreando la canción por la calle!!

    … y qué importante es la música para acompañarnos en nuestro sentir y ayudarnos a trabajar nuestras emociones!!
    Momentos de alegría y éxtasis reforzados, penas de amor relativizadas… Qué gran selección. Da para un buen rato! 🙂

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideal