domingo, mayo 29, 2022
InicioEl VermutTengo fobia a...

Tengo fobia a…

Las fobias son miedos irracionales que a veces nos paralizan, y pueden tener toda clase de orígenes o venir de un origen desconocido. Las hay variaditas (conozco a un chico que tiene fobia a los botones por ejemplo) y hoy queremos compartir con vosotras algunas de las nuestras para sentirnos menos solas, seguro que compartimos muchas con vosotras, ¿nos las contáis en los comentarios?

Fobia a caminar descalza (Let)

tengo-fobia-a-caminar-descalza

Auténtico horror, asco, pavor y miedo, todo eso me produce el caminar descalza. Y más allá de que me parezca antihigiénico (me lavo los pies cada noche antes de meterme en la cama en verano por la suciedad que acumulan los pinreles al caminar con sandalias a ras de suelo, ese es el nivel) me produce pánico poder pisar algo y algo recoge un amplio abanico de posibilidades: bichos, chinchetas o cosas punzantes, chicles… en mi hogar se reduce al ascazo de pisar el polvo del suelo pero es que fuera, salvo cuando estoy en la playa y poco más, no soporto que mis lindos piececitos se posen desnuditos sobre el suelo. Vamos, que lo de protagonizar un picnic en el parque como en Pretty Woman no va conmigo.

Fobia a hablar en público (María Jardón)

Hablar en publico

Llevo años escuchando que es imposible que lo pase mal hablando en público si soy periodista y he trabajado años en televisión (delante de la cámara), pero que queréis que os diga, eso no tiene nada que ver con hablar en público. Desde pequeña el momento de salir a la pizarra a dar la lección lo he llevado mal, más adelante la fobia ha ido empeorando al tener que exponer los trabajos en la facultad. Pero si hay algo que llevo realmente mal es leer en la iglesia. Si, si reíros, pero para mi que me pidan leer en una boda es lo peor que me pueden pedir, hasta a mi primo del alma le he tenido que decir que no podía porque eso supone no dormir la noche anterior y estar toda la celebración sin poder respirar apenas pensando en el momento en el que me toque subir.

En fin, sé que es algo que tengo que superar porque además, algo que siempre me ha llamado es dar clase, pero que va, soy totalmente incapaz de ponerme delante de nadie a explicar algo.

Fobia al teléfono (Sara)

Miguel Gila

Nadie me cree cuando lo digo porque soy muy extravertida y pocas cosas me dan vergüenza. Pero es totalmente cierto: tengo verdadera fobia al teléfono. Soy muy reacia a dar mi número porque no me gusta nada hablar por teléfono, más allá de las charlas que sostengo con mi madre. No me gusta hablar con gente conocida. Pero con desconocidos directamente me muero. Paso unos ratos malísimos. Así que me escaqueo todo lo que puedo e intento solucionarlo todo en la medida de lo posible con el email. Me muero de vergüenza.

En mi anterior trabajo me hacían coñas diciéndome que una tortura perfecta para mí sería obligarme a llamar a pedir una pizza. Menos mal que inventaron el pedido online porque si no yo no comería pizza nunca.

Fobia a las cosquillas en los pies (Merak)

pies cosquillas

Superado el miedo a las arañas, a día de hoy solo hay una cosa que me doblega hasta límites insospechables. No se trata de fobia propiamente dicha, es más bien una sensación irracional que me invade haciéndome incluso rozar la violencia: las cosquillas. Pero no cualquier cosquillas, no, unas muy concretas… las cosquillas en los pies.

Y como una especie de castigo divino, mis hijas han decidido que, para ellas, el sumun de la felicidad familiar es hacer “ataques cosquillosos” antes de ponernos el pijama, o lo que viene siendo lo mismo, regocijarnos  en nuestro cariño y amor familiar a base de hacernos “sufrir” a carcajadas. Acepto las pedorretas en la barriga, que me claven los dedos en la cintura, descojonarme a base de bien con sus ataques a mis sobacos… pero mis pies son intocables bajo riesgo de toparse con una coz en todo el morro.

Pues no, parece ser que mis pinrelillos son un objetivo demasiado tentador, porque siempre algún/a gracioso/a termina se adentra en terreno prohibido y acabamos como el rosario de la Aurora.

Fobia a las cucarachas (Pilar)

cucarachas

Sí, sí, ya lo se. Son pequeñas, las podría matar con mi pie y no muerden, pero no puedo con ellas. Si lo pienso racionalmente me da hasta vergüenza la fobia que me dan porque es evidente que ellas me tienen más miedo a mi que yo a ellas, pero es que no es algo racional.

Además mi fobia a las cucarachas es tan grande que me da igual que estén vivas o muertas. Si veo una cucaracha tengo que irme.

Me gana la batalla sólo con el hecho de existir, así que podéis imaginar el pastón que me dejo en productos mata-bichos.

Una de las cosas que más me gusta de mi gato es que se las come y desde que llegó a mi casa, vivo mucho más tranquila.

Fobia a que me entierren en la arena de la playa (Nat)

fobia_arena_playa

Os parecerá un tontería pero a mi me parece tremendamente desagradable la idea. En la arena de la playa puedo revolcarme, hacer castillos, hacer albondigas, cavar una mini piscina… pero dejarme enterrar nunca. Esa opción se la dejo a su padre. Eso de verme solo la cabecita y sentir sobre mi cuerpo todo el peso y la humedad de la arena compactada. Lo siento pero no… solo de pensarlo se me ponen los pelos de punta.

Fobia a las arañas (Verónica Trimadre)

fobia_aranas_aracnofobia

Podría haber escrito sobre el antitelefonismo que comparto con mi compañera Sara y es que odio hablar por teléfono, sobre todo con la gente que no veo a diario.

Pero, amigas,  si hay algo a lo que de verdad tengo auténtica fobia en este mundo es a las arañas. Es superior a mí. Cuando noto un “cosquilleo sospechoso” en mi cuerpo, se me eriza toda la piel, desde el dedo del pie hasta el cogote. Si veo que se trata de una hormiga, respiro y la despacho de un certero manotazo. Si observo con horror que es una araña, por minúscula que sea, un shock eléctrico recorre mi cuerpo y empiezo a hacer aspavientos y a gritar como una posesa.

Os juro que no hay dolor ni vergüenza que valga. Es un acto reflejo, y actúo así me pille donde me pille y con quien me pille. Qué se la va a hacer. Estoy tarada pero lo llevo bastante bien 😛

Tengo fobia a que me toquen las uñas (Patch)

Uñas manicura
Mi mayor pesadilla

Sé que es una cosa rara pero es que no lo soporto. Es notar que otra persona me está tocando las uñas y es que me muero, y eso también se aplica a cuando te las liman o a cuando te hacen la manicura.

De hecho me emparanoio tanto con lo de las uñas que cuando me las pinto no puedo de dejar de pensar en que llevo algo sobre ellas y tengo la fuerte necesidad de quitarme el esmalte. Para mí no hay problema con que el esmalte sea bueno o malo porque no lo soporto más de dos días: mis uñas mejor frescas y al aire.

(Para vuestra tranquilidad, os diré que tocármelas yo misma no me produce ningún problema).

Equipo MMM
Equipo MMM
Las chicas de la redacción de Mujeres y Madres Magazine contando sus cosas. Nos gusta compartir lo que pensamos.
RELATED ARTICLES

25 COMENTARIOS

  1. Pero que sencillitas que son estas chicas¡¡¡…porque visto el número inusitado de fobias con nombres de lo más estrafalario e impronunciable, como la denominada Hipopotomonstrosesquipedaliofobia (miedo a las palabras complejas) no tenéis nada de raritas….
    Y en cuanto a mi, lo que para Let es una fobia en mi caso es un placer, caminaría todo el tiempo descalza; eso sí en lugares donde arañas y cucarachas no existieran; y por supuesto sin problema a llenarme de arena (solo hasta la entrepierna) dejando bien a salvo las uñitas tanto de pies como de manos……no vaya a ser que suene el teléfono o me entre un hambre terrible y haya que llamar al telepizza….aunque esta tarea, ya si eso, se la dejo a Sara…Saludox chicas.

  2. A mi esos miedos no me parecen muy irracionales… Yo tampoco soporto los bichos, ni caminar descalza, y me sorprende compartir la fobia de Walewska a hablar por teléfono, porque pensaba que soy la única tarada que no puede hacer eso como los demás jeje… Mi marido se burla de mi por eso, pero donde esté un email que se quite el maldito teléfono.

    A esas fobias añado que no soporto que nadie toque mis cosas, pero hasta el punto que no dejo que nadie más me lave los platos porque no me los dejan en el orden correcto, y hasta mezclan cucharas con tenedores! Habrase visto…

    Y odio profundamente que me toquen el pelo, de hecho me lo corto yo misma desde hace años, ¿para qué pagar por sufrir si tengo tijeras y tutoriales de Youtube?

    El contacto físico con desconocidos tampoco me mola nada… me refiero a dar la mano, abrazar a gente cuando te la presentan… soy de mantener las distancias hasta que haya confianza.

    Me dejo varias pero mejor no me paso que ya llevo muchas 😉

    • A mis brazos pequeña! A mí con lo de la peluquería me pasa al revés. Me encanta que me toquen el pelo. De hecho suplico a mis hijas que me hagan peinados y jueguen conmigo a peluquerías porque me chifla, a pesar de los tirones que me dan!

  3. En mi caso tengo fobia a los reptiles, y sobre todo no soporto a esos que se compran una igüana y te la intentan poner sobre los brazos y te dicen “¡No pasa nada!”. No te pasará a tí, a mi me dá un repelús que no me permitirá dormir en toda la noche sólo de pensar que me ha tocado un reptil.

    Otra cosa que no soporto es beber en un vaso mojado, por ejemplo cuando vas a un bar y te enfrían el vaso con agua y luego te sirven un café con hielo por ejemplo. La sensación de sujetar un vaso mojado es de fragilidad, pero el saber que hubo un líquido previo al que me estoy bebiendo, aunque sea agua, me hace pensar que la calidad de lo que estoy bebiendo está desmejorada.

    Gracias por este post 🙂

  4. Comparto la fobia de hablar por teléfono. Y no sabéis lo mal que quedo y la incomprensión de la gente. Me alegro no ser la única, jeje, y ya no por lo de mal de muchos… Más bien por saber que la gente vaya conociendo más que no soy tan rarita y que esta fobia también existe 😉

  5. Pues mira a mi como a mamá en Bulgaria no me gusta tocar a extraños, hay gente muy efusiva que besa y abraza a todo el mundo, yo me dejo, pero no es una cosa que salga de mi, me siento incómoda, no podría ser peluquera, callista, médico, cualquier profesión que implique tocar a personas,

    Tampoco me gustan los sitios donde hay aglomeraciones de gente, las discotecas son sitios donde lo paso fatal, para mi sitios tranquilos, en sitios con mucha gente me pasa como a los gatos”se me herida el lomo”.

    Después ¡¡¡PANIC ATTACK!!! con los dientes, tengo todos mis dientes y me causa pánico pensar en el día que tengan que quitarme un diente o muela, a veces sueño que apretó los dientes y se me deshacen y yo los voy reconstruyendo como si estuviera modelando chicle, mal, muy mal, con el pánico a la caída de los dientes.

  6. Las gallinas!! en general, las aves, la pluma y el pico, me dan repelús de solo pensarlo, pero las gallinassssss, ay! las gallinas, no puedo, no puedoooooo. Me chirrían los dientes, se retuercen mis entrañas…
    Eso si, sus huevos, a poder ser fritos, o en tortilla de patata, son un primor!

  7. ¡¡Son fobias normalitas!! jejejeje

    Comparto la de las arañas, en general los bichos en general voladores o no, ¡¡me dan pánico!! Esta mañana he montado un show con una mosca tremendo!!!!

    Andar descalzo se lleva, tengo un amigo, que está un poco perdido ahora, que va descalzo por Madrid porque dice que te conectas a la Tierra y por lo visto también lo hacen los famosos!! Creo que les falta un hervor jejeje

    Pero a lo que tengo más pánico es a las madres petardas del cole de pochotito!!!! Hay cada que…. No sé si el curso que viene podré soportar otro grupo de whatsapp o saldré en las noticas!!! jejejeje Tranquilas, que he encontrado una que está igual que yo jejeje

    ¡¡Buen finde!!

  8. Ratas, ratones, murcielagos y demas roedores. No puedo con ellos, ni jerbos, ni hamsters…nada!!! hasta las ardillas me lo parecen y me dan repelús!!!

  9. Let, tiene que ser horrible lo de tu fobia… Yo por ejemplo no soporto la idea de entrar descalza en la cocina, ni de coña.
    Verónica, Pilar, yo también tengo fobia a las cucarachas y a las arañas no lo soporto. Me he llegado a despertar porque me ha venido a la mente cualquier imagen o simplemente la palabra. El resto de bichos me dan asco, pero estos dos me matan… Me da igual que estén vivas o muertas, el nerviosismo que me entra es exagerado. No las soporto ni en dibujos, ni de juguetes… Que mal!! AAG!!
    La verdad es que mis fobias (o igual no todo es fobias y son mas miedos…) Son varias, pero una de ellas, la que peor llevo ahora mismo es el miedo al dolor. No a caerme o darme un golpe sino a la necesidad de que me tengan que curar. Asique imaginad que a falta de mes y medio para salir de cuentas, controlar mi miedo al dolor del parto y post parto es todo un desafío. Y tengo muy claro de donde me viene ese miedo… De pequeña me caí, me hice una tremenda herida en la rodilla, me la curaron y me la vendaron. Un día empezó a dolerme y resulta que había empezado a cicatrizar pillando el vendaje y me lo tuvieron que cortar todo… Si si, tal cual lo leéis. Desde entonces llevo fatal lo de que me curen.

  10. Pues tampoco son fobias tan raras! Yo comparto la de las cucarachas de Pilar y viviendo donde vivo es un serio problema… El otro día me subió una por la pierna y me quise morir!!!
    Lo de las cosquillas en los pies tampoco lo llevo demasiado bien, que me hagan masajes si, pero cosquillas no, tonta que soy… jajaja

    Yo soy un poco claustrofóbica, así que cualquier espacio pequeño me agobia y si está lleno de gente mucho peor. Cuanto mas mayor me hago peor llevo lo de las multitudes…

  11. Por desgracia, tuve que vivir una situación con mi hija y una rata que había en la escalera, a mi hija le dió un ataque de pánico y nunca lo había visto antes, de terror. El pediatra nos dijo que era normal tener fobias a algunos animales o insectos por que eso garantiza la supervivencia.
    Ahora, mi fobia es rara, pero se menciona arriba, pánico a los botones o las cosas redondas. No puedo ni ver un pantalón vaquero sin cinturón, en cuanto veo ese botón redondo, brillante me pongo mal.

  12. Comparto la fobia de Pilar, lo mío con las cucarachas es un trauma infantil. De hecho, no sé muy bien cómo es una cucaracha porque no puedo mirarlas más de un segundo, me está picando todo el cuerpo sólo de pensarlo.
    Cuando me enteré de que esos bichos son capaces de sobrevivir a un ataque nuclear, decidí que yo no quería sobrevivir.

  13. Yo tengo algunas que aquí ponéis. La primera y más arraigada es a las cucharachas. Me dices que hay un bicho y tengo que matarlo, que no sea cucaracha y no hay problema, pero es que estas no puedo. Me dan un ascazo!!! El otro día, sin ir más lejos, paseando con mi marido y la peque, miro al suelo y a mi lado una cucharacha muerta. Pegué tal bote que mi marido se pasó 30 minutos riéndose de mi. Pero no os preocupéis, por la tarde me tomé la venganza con una araña, a la que él les tiene pavor.

    Otra cosa que he visto aquí y que tampoco me gusta un pelo es las cosquillas en los pies. Es tal que a la mínima que noto algo, los aparto rápidamente, y a veces, es que estamos tumbados y alguien me da con el pie sin querer en el mío.

    Saludos

    PD: Hablar en público tampoco es que me agrade

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión