miércoles, junio 29, 2022
InicioMujer ActualLos principes Disney son unos chungos

Los principes Disney son unos chungos

principes_Disney

Hoy no quiero hablar de las princesas que tanto alucinan a nuestras niñas y del pésimo ejemplo que dan porque ya lo han hecho en mucho sitios en la red y da para muchos post.

Hoy quiero hablar de los príncipes y espero que nadie se enfade conmigo hoy pero es lo que pienso.

Los príncipes Disney son muy chungos.

¿Por qué digo esto? Pues muy sencillo. Porque no están muy bien de la cabeza, piden matrimonio después de cinco minutos de conocerte, algunos son delincuentes, otros son maltratadores, embaucadores y mentirosos…vamos, que son unos chungos.

¿No me crees? Sigue leyendo…

Príncipe de Cenicienta

principe_cenicienta

Este hombre quiere casarse por amor y decide organizar un baile donde invita a todas las “doncellas casaderas” del reino para conocerlas y así encontrar a su amor verdadero.

Y allí que van las jovencitas a pelearse entre ellas para casarse con un tío que no conocen de nada y él ahí dejándose querer (¡Será machista el tío!).

Y después cuando descubre a Cenicienta (que casualmente es la más espectacular del baile) decide que se ha enamorado perdidamente de ella y que quiere compartir el reto de su vida con una chica de la que no sabe ni su nombre.

Y esto no acaba aquí. ¡Tiene la genial idea de buscar a su prometida con un zapato! ¿Pero ese hombre cree que el tamaño del pie es como la huella dactilar que cada uno tenemos una diferente?

Será príncipe pero no es el chico más listo del reino.

Príncipe Aladdin

Aladdin

Aquí tenemos a un ladrón, embaucador y mentiroso, que se hace pasar por otra persona para enamorar a la princesa (de la cual también se enamora a los cinco minutos).

Miente sobre su nombre, sobre su dinero (porque piensa que las mujeres sólo nos enamoramos por el dinero…ejem), sobre toda su vida y espera que la princesa confíe en él para saltar al vacío.

Pues no se yo…

Príncipe de Blancanieves

principe_blancanieves

Érase una vez un chico que ve a una chica cantando a lo lejos y se enamora de ella (¿cómo?), nunca más la vuelve a ver y al cabo de los meses recibe la visita de unos enanos del bosque que le dicen que la chica de sus sueños ha muerto y él ni se extraña ni nada, les acompaña y va a visitar a la chica.

Y después decide abrir el ataúd y besar a la chica muerta…¿en serio? ¿pero a nadie le parece ridículo todo esto?

Bestia

bestia

Este ya es la bomba.

Un tío que secuestra a un hombre porque le molesta y después lo intercambia por su hija porque así puede que le ayude a romper una maldición.

Cuando la chica empieza a vivir en su casa la maltrata, la encierra en su habitación sin darle de comer, le obliga a vestirse con la ropa que él dice, le obliga a que le haga compañía…pero tenemos que creernos que en el fondo es bueno, pero está muy atormentado.

Flipante ¿no?

Pues si quieres seguir entendiendo por qué digo que los príncipes Disney son unos chungos puedes ver este vídeo que hicieron en el portal Buzzfeed en tono de humor:

Y no te olvides de dejarme un comentario ¿a ti también te parecen chungos?

Fotos: Wikia Disney

Pilar Martínez
Pilar Martínezhttp://www.maternidadcontinuum.com/about
Soy Pilar Martínez, farmacéutica, IBCLC y mamá de dos niñas. Escribo sobre maternidad, crianza y lactancia en mi blog Maternidad Continuum y soy Co-Directora de EDULACTA que forma expertas en lactancia materna. Soy una persona muy positiva, tengo intereses muy diversos y también soy un poco friki, así que aquí voy a permitirme el lujo de escribir de "otras cosas" que también me interesan ;)
RELATED ARTICLES

41 COMENTARIOS

  1. Yo tenía más estima a la bestia, la verdad que el de blancanieves vaya asquete besar a la muerta….yo cuando le cuento estas historias a mi hija me salen fallos de guión por todos lados ajja

  2. Ellos unos chungos, y ellas tontas del bote, siempre lo he pensado. Menos mal que las pelis más recientes ya tienen protagonistas con más cerebro: Mérida, Rapunzel, Anna y Elsa.. Que tendrán sus cosas pero al menos no son unas pavas que no pueden vivir sin su príncipe.

    • Si, si, si. Lo de las princesas es tema aparte porque tiene tela.
      Recuerdo la escena de Shreck cuando apresan a las princesas y dicen “tenemos que hacer algo para alir e aquí” y todas se sientan a esperar XD XD

  3. Para mí el único que se salva (solo un poco más que el resto) es John Smith. Será porque no es de la realeza… Pero al menos intenta evitar alguna que otra muerte, entiende a los indios y su tierra y deja en paz a Pocahontas, sin obligarle a irse con ella a ninguna parte. Es cierto que se enamoran ipsofacto, pero es que las pelis duran 90 minutos!!

    • Tienes razón. No hay quien se salve. En nuestra historia casera de la Blancanieves, la madrastra compite con su hijastra por ver quién ha leído más cuentos y cuando el príncipe viene a casarse, la prota lo despide con una sonrise diciéndole que vuelva cuando haya acabado una carrera….

      • jajajajaja!! Yo también despido a todos los príncipes hasta que haya conocido a otros cuantos, haya acabado sus estudios y haya viajado mucho. Y entonces, las princesas se lo piensan…

    • El verdadero John Smith se llevó a Pocahontas a Europa, a exhibirla. En este caso Walt Disney lo ha redimido.

  4. Mira si me parecen chungos, que creo que te has quedado corta, jajajaja, que me tiene el tema caliente. La bestia es un machirulo repugnante y un maltratador y lo horroroso es que nos lo venden como un cuento con valores porque ella se enamora de él a pesar de su aspecto. Perdón, pero se enamora porque está enajenada, maltratada, humillada y presa del síndrome de Estocolmo. Amos, una historia perfecta para compartir con nuestros pequeños antes de dormir.

    TELA

    Necesario post, preciosa!!

    Besotes

    • Cuando se lo expliqué a mis hijas me dijeron que Bestia es bueno en realidad y bla bla bla…después de explicarles el tema un rato dijeron que bestia es un chungo :p
      Estoy creando dos mostruas jaja

    • Además de eso el tipo es una bestia, un animal. Aquí no se trata de aspecto físico porque entonces sería un tipo muy feo no una cosa rara que no se sabe ni qué es.

  5. De pequeña mis padres no me dejaban ver esas pelis y ahora sé porqué… Y en nuestra casa de momento y tras pedir consejo a otras madres en las redes sólo han entrado Frozen y Rapunzel, y la caperucita en modo cuento, que le fascina!!!! Y en la lista de la compra está previsto Brave.
    Aunque la niña está deseando que le compre las películas de todas las princesas Disney…
    Creo que tendré que hacer como mis padres y ser estricta en cuanto a contenido audiovisual e inventarme cuentos de nuevas princesas y príncipes para ella…
    No sé si soy rara pero me acabo de dar cuenta de que mi cultura Disney es más bien floja. Le tengo que dar las gracias a mis padres 😉
    Besos!

    • jaja pues sí, le puedes dar las gracias a tus padres porque las películas clásicas son un horror.
      Nada que ver con las nuevas: Brave, Frozen…han mejorado muchísimo

  6. Pues has abordado un temal peliagudo con mucho humor y sin entrar en las oscuras profundidades del mal.. muajajaja.

    Un abrazo desde Budapest

  7. Un tema que da mucho que pensar, cuando mi hija era mas pequeña le alucinaban las princesas pero en realidad nunca ha visto las peliculas tradicionales pero Frozen es su princesa preferida y la mía igual. Besos!

  8. Visto así ¡todas a salir corriendo frente a semejantes ejemplares! Ay, no sé ya si dejar que mi bichilla vea los clásicos de Disney o dejarla sólo con las pelis modernas en las que las mujeres con tan capaces y valientes como los hombres.

  9. Madre mía, no lo había visto así… Es cierto que algunas princesas me parecen un poco insulsas y tontas.
    Aparte de que nunca he entendido la obsesión de Disney por que sus princesas sufran la pérdida de alguno de sus padres, hasta las de Frozen cuyos padres encima la esconden como una apestada! Muy mal esas cosas!!
    Me ha gustado mucho el post.
    Saludos!

  10. Hola!
    Bueno, quiero hacer un pequeño inciso, aunque antes decir que me ha encantado el post ;P
    El inciso es en el príncipe de Cenicienta: Él no quiere que se celebre el baile, es su padre que le pide hacerlo, y más bien le obliga, además él lo pasa de pena hasta que conoce a Cenicienta. Él quiere casarse por amor, conocer a la chica y todas estas milongas. Es verdad que con solo un baile y una canción se enamoran, el uno y el otro. Pero donde se habrá visto esto!!! En fin, después lo de la idea de ir a buscar a su amor con el zapato, vuelve a ser el padre, que en vez de Rey es un lumbreras paternalista que quiere que su hijo se case y tenga hijos para ejercer de abuelo y éste no esté solo cuando él falte. En fin, mejor no comento esto…

    En cuanto a Aladin, es chungo, Nooooo, lo siguiente. Y la princesa…. Ahora quiero ser pobre y vivir en la calle porque me tienen encerrada en estas cuatro paredes sin hacer nada… Uno que lo quiere todo y la otra que no quiere nada. Desagradecida y él, un embaucador. No me cae muy bien la verdad. Solo me gustan las canciones y porque siempre las bailo.

    En cuanto a la Bestia. ¿Qué decir? Que puede estar atormentado, pero ella tiene un síndrome de Estocolmo que no se aguanta, porque si no dime tu. ¿Cómo coñ* te enamoras de un tío que te encierra y te maltrata psicológicamente?

    Ah!!! Y qué decir del príncipe de Blancanieves. Que más tonto no puede ser. Que besar a una muerte es estar mal de la cabeza y que es uno de los más chungos.

    En fin, que para mi unos de los que más me gustan es Hércules. Que quiere subir al monte Olimpo y jugar con los dioses. EEEEEHH!! Y no digo que sea chungo, que lo es. Y se enamora de Meg a la primera de cambio. Pero oye, que me cae bien el chaval.

    Saludos!
    PD: El video es perfecto!!!!

    • Guau! casi te ha salido un post! 😉
      Vale, aceptamos barco que el príncipe de Cenicienta no tuvo la idea del baile pero yo pensaba que lo del zapato sí había sido idea suya y es que es una tontería tan absoluta! jaja
      Con respecto a lo demás, no puedo estar más de acuerdo 😉

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría