miércoles, diciembre 8, 2021
InicioLifeStyleMucho postureo

Mucho postureo

Hace mucho tiempo que entré en el mundo de los blogs y las redes sociales. Desde entonces, he aprendido a distinguir la realidad del «mucho postureo» que envuelve este mundo.

Desde luego, que hay muchas blogueras que son fieles a sus principios, a sus valores, a su educación, y nos muestran una imagen fiel de su día a día. Nos cuentan, qué métodos emplean para educar a sus hijos, qué técnicas utilizan, o cómo, en algunos momentos, afrontan situaciones difíciles.

Pero también, hay mucha mentira, mucho postureo, y muchas ganas de generar polémicas, de vender vidas irreales y contarnos las maravillosas madre que son.

No entraré yo a valorar sobre lo buenas o lo malas madres que son. No soy yo quién para juzgar; cada uno educa a sus hijos de la manera que cree más conveniente. Pero lo que no me gusta nada es cómo distorsionan la realidad y cómo nos venden la moto solo por conseguir visitas, generar interacción y aumentar números.

Leemos posts que son pura ciencia ficción, solo tienes que compartir un rato con ellas y sus hijos para darte cuenta de que lo que nos cuenta en el blog es pura mentira, pura falacia, y puro postureo.

Cada vez, son más los blogs que se abren, las vidas que conocemos y que nos acercan más a adentrarnos en las vidas de otro, como si de el Hola se tratara, pero esta vez cambiamos «famosos» por personas, entre las que me incluyo, las que decidimos dar un paso adelante y mostrar pedacitos de nuestra vida.

Como ya escribí, en mi blog personal, a mí no me gusta contar las cosas negativas que me pasan, es una parcela que me dejo para mí, que me reservo. Pero entiendo y respeto los que sí que lo hacen, me parece valiente dar ese paso y exponerse. Sólo tenemos que recordar lo comentada que ha sido la separación de Isasaweis, o cómo nos han afectado las enfermedades de Balamoda y de Mamá en red. Hemos vivido y estamos viviendo con ellas sus tratamientos, sus cortes de pelo, sus lágrimas y sus risas. pero siempre desde la VERDAD.

Tener un blog o un perfil de instagram no implica vidas perfectas. Implica contar mediante palabras o imágenes, lo que cada blogger quiere contar: su vida perfecta o sus penas. Es una cuestión de elección y cada uno decide lo que quiere transmitir a sus lectores.

Es la vida la que pone a cada uno en su sitio, antes o después la realidad y la verdad emergen, y siempre acaban sabiéndose los verdaderos motivos que llevan a cada uno. Salen muchas campañas para apoyar iniciativas solidarias, causas por las que merece la pena luchar. Desde nuestra imagen pública, damos eco o cobertura, apoyándonos en nuestros principios, en nuestros valores. Y eso es lo que nos da credibilidad.

¿Te imaginas a una madre hablándonos de la dieta «vegana», como la mejor de las dietas, y al día siguiente, sube una foto, de sus hijos comiéndose un Bollycao? Y contando que es un alimento bajo en azúcares, sin haberse informado de la cantidad real de grasas «saturadas» o no que contiene el producto. ¿Te la creerías?  Yo desde luego, no. Me haría dudar sobre si lo que realmente me ha contado es verdad. Otra cosa, es que sea un post patrocinado, y que nos cuente, sin más pretensión que la de mera información, el nuevo producto que ha sacado la marca «X».

Fit Happy sisters

Hace unas semanas, estuve en la presentación de unos nuevos helados, naturales al 100%, sin azúcares, y cuya imagen son las chicas «Fit Happy sisters». Unas hermanas que desde su blog, su canal de youtube y sus redes sociales, nos transmiten la importancia de una alimentación sana y equilibrada. En el evento de presentación, nos contaron por qué habían aceptado ser la imagen de ese producto. Con total coherencia, con la verdad por delante y teniendo muy claro, que ese producto se corresponde con lo que ellas creen, y con la idea que transmiten.

Nos espera un verano por delante, en el que vamos a vivir y ver mucho postureo. Yo por mi parte, me quedo con mi sencilla vida de les «escoles d’estiu» y de disfrutar con mis hijas, mediante el juego, el aprendizaje y la lectura.

Imágenes: Isasaweis, Fit Happy sister

Mª José Sarriónhttp://www.alcobadeblanca.com
María José Sarrion, profesional de los RRHH y blogger de La Alcoba de Blanca desde hace más de 4 años. Necesito como respirar contar lo que me pasa por la cabeza. Soy mujer y madre de 2 niñas, que han sacado facetas nuevas en mí. Multiapasionada, creativa e inquieta. Y con ganas de hablar de otros temas distintos a la maternidad. Porque como decía una buena amiga “hay vida más allá de la maternidad”.
RELATED ARTICLES

5 COMENTARIOS

  1. Yo tengo una vida tan poco Pinterest que hasta que me fui familiarizando con esto «del interné» sí creía a pies juntillas que el resto de la humanidad tenía hijos impolutos, casas perfectas y una crianza sin altibajos, sin una mala cara y en una felicidad constante que ríete tú de los protagonistas de «La casa de la pradera». Con el tiempo, ya he ido relativizando y sí, puede que haya gente que mienta descaradamente (hace nada he estado involucrada en un proyecto solidario para fomentar la lactancia materna en el que colaboraba gente que anteriormente había dicho verdaderas burradas en contra de la lactancia… en fin), otros que sólo quieran dar una visión amable de sus vidas y otros que realmente se engañen a sí mismos tratando de tapar lo que les disgusta de su propia existencia. A mí me parece bien que cada uno sea consecuente con sus actos y con sus decisiones, y que haga con su vida pública lo que quiera. El resto de espectadores debemos tener 2 dedos de frente para discernir lo real y no creernos todo lo que pasa ante nuestros ojos.

    • Para mí, como pongo en el post, el límite está en la verdad. Lógicamente todos nos ponemos filtros, pero vender algo que no es real, yo lo siento pero no. NO lo acepto, y no lo respeto.
      En la campaña de la lactancia hubo mucho, pero mucho postureo, pero hay en mil y una situaciones que continúan contándonos las mil y una mentiras.
      Pero a ver, cada palo que arrastre su vela.

  2. Totalmente de acuerdo. Últimamente el postureo y las vidas felices (que en algunos casos sabemos que no lo son tanto) parece que es lo que se lleva en Instagram y en los blogs. Yo opino como tú y las cosas negativas me las reservo para mí. Tampoco tiene relevancia para la gente si he tenido un mal día en el colegio o si me he peleado con Luis.
    Tema aparte ya es el de las «mujeres anuncio». Y no me refiero a esas (como tú o como yo) que de vez en cuando recibimos algún detalle y seleccionamos lo que hacemos… hablo de esas que son todo un escaparate, lo mismo té venden unas gafas, que una funda del carrito o papel higiénico.
    Por eso me gusta poder conocer en persona a la gente que sigo en Instagram: cara a cara es más difícil que te la cuelen.
    Voy a compartir tu post. Nos vemos esta noche . Un bes

  3. Las hay que venden una imagen perfecta, de no se me sale un pelo de la onda de peluquería, soy madre entregada, trabajo fuera de casa y mira q cosas más molonas hago con mi hijo y las fotos son de fotógrafo profesional FAIL total!!! Es puro marketing para otros beneficios que no son desde luego el compartir vivencias propias y reales.
    Luego están las que an de pijas pijisimas, de estas me encontré a una en el Primark ??? ah y con él bugaboo de segunda mano, también están las del portachupetes de Gucci, por supuesto más falso q una moneda de 3€ porque es una cinta con el emblema de Gucci que en un perfil de Instagram venden con los clips para el chupete, (también está la versión cinta de Tous y algunas que otras más) soy bastante despistada pero analizo todo (será deformación profesional) y cuando veo estas cosas me muero de risa. Saludos!

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo