domingo, noviembre 28, 2021
InicioOcioComo disfrutar de las fiestas del pueblo

Como disfrutar de las fiestas del pueblo

No siempre he sido de fiestas de pueblo, de hecho cuando era pequeña no me gustaban mucho, la verdad. Pero tras el despertar a la adolescencia y lo que llevó aparejado (salir, salir, salir…de día y de noche), las fiestas de los pueblos pequeños o grandes, empezaron a señalarse en rojo en mi calendario veraniego. Y ahora me gustan, por supuesto, aunque la maternidad les ha dado…otra perspectiva.

fiestas del pueblo 2

Un poquito de previsión, que nos conocemos

Ya no eres una jovenzuela y lo sabes. Por eso un poco de previsión (mujer prevenida vale por dos, dice mi abuela) para que los días de fiesta no sean más caóticos de lo que toca. Si tus niños son pequeños, acuérdate de sus rutinas e intenta que no se descuageringuen mucho, porque si no, acabará el pobre echando la siesta en cualquier rincón de la calle. ¡Y la gente te mirará fatal!

Con las comidas ídem, mejor llevar unos botes preparados, con puré, arroz con tomate o unos tupers de filetes que puedan comer en cualquier sitio a su hora, que soportarlos (porque a ciertas horas es así) protestando, cansados y hambrientos cuando os toca esperar una mesa o que os sirvan los bocatas y la cosa va para largo.

La ropa de fiestas: en Navarra, todos de blanco

De la casa, olvidaros estos días, ya se limpiará después. Pero la ropa es otro cantar. ¡Ayyyyyy!, ¿quién inventó que los de Navarra y alrededores se vistieran de blanco en fiestas? Fue un hombre, eso seguro. Y fue en la época en que las mujeres salían poco o nada de farra y podían lavarles y blanquearles las manchas a diario (serán cabr****…).

En las fiestas de los pueblos del siglo XXI, te has ido 15 días antes al Primark más cercano y tienes pantalones cortos y largos, camisetas de tirantes, de manga corta, de manga larga y todo blanco o rojo. O blanco y rojo. Vamos, tienes ropa como para vestir a un ejército entero, pero más vale que sobre. No olvides las zapatillas blancas, un par o tres, las manoletinas o las espardenyas rojas  y una chaqueta carmesí para cuando refresca. Y lo dejas en perchas, para que sea llegar y coger… Sí my darling, la montaña de ropa blanca al acabar las fiestas es infernal, pero… ¡descarga tu rabia en el que inventó ese look!

fiestas del pueblo 5

Una buena idea es hacer una alto en la fiesta y mandar a tu paco con los niños y un saco de ropa blanca a una lavandería automática, de esas que los americanos utilizan en las películas para ligar y que empiezan a verse más en nuestras ciudades y pueblos. Caben 18 kilos de ropa blanca (por 5€) y sale que hace daño a los ojos del blanco nuclear, te lo digo yo ;-). Luego 9 minutos de secadora (por 1€) y ale, a seguir de fiesta.

Los vermús toreros

El vermú de las fiestas es como una reunión de empresa en España, que sabes cuando empieza pero nunca cuando acaba. Por eso me gusta el vermú tanto. Y es una buena forma de pasar de la comida (y de la cocina) estos días. ¿Sabes por qué se llama torero? Pues porque acaba a la hora de las corridas, sobre las 5 o 6 de la tarde. Si es con niños, hazme caso con el consejo anterior o no llegarás al paseíllo.

fiestas del pueblo 4

Los pactos familiares

Pues sí, tus hijos también existen en fiestas, ¡que le vas a a hacer! Mi consejo es que planifiques los días con antelación, programa en mano. Unos ratos con niños y otros sin ellos. Para eso, lo mejor es una reunión familiar, con tu paco, los niños, los abuelos y vecinos (en casos desesperados) para acordar los ratos familiares, los que pasaréis en pareja con la cuadrilla y los peques con los abuelos y los que te vas a ir de cena con las amigas y sin hora para volver (por lo que necesitas la noche libre y hasta el mediodía del día siguiente)

Las noches, las resacas y las comidas en familia

¿A que ha sido leerlo y poner cara de ¡arrrgggg!? Todas lo hemos vivido. Sales un rato con la cuadrilla, la noche se da bien, una caña después de otra, luego un gintonic y son las 6. Pues total, ya que estamos, desayunamos y al encierro, que para eso tenemos la noche libre. En ese punto es cuando recuerdas con horror que…¡la comida del día siguiente es con tus suegros, sus amigos franceses, las tías solteras de tu paco, tu cuñada, sus tres hijos, Jonathan «el amigo» de tu sobrina y tus hijas, que estarán encantadas de verte después de 12 horas de ausencia. Y tú tendrás resaca, que a cierta edad, ni la famosa B12, ni una aspirina antes de dormir. Vas a sufrir, asúmelo.

fiestas del pueblo 6

Y dicho esto, queridas lectoras, que disfrutéis de las fiestas del pueblo (porque tener pueblo, ya es una gozada), de la libertad de los peques jugando en la plaza, las verbenas, el tinto de verano, el chupinazo y el pompero que le vas a comprar a la niña, de nuevo, este año. Que yo estaré disfrutando de mi almuerzo de fiestas en Tudela, seguido de vermú torero y lo que se tercie 😉

Artículo anteriorMucho postureo
Artículo siguiente12 libros de chick lit para este verano
Ruth de R.http://www.semecaelacasaencima.com
Soy de esas personas que siempre llega tarde, siempre tiene que hacer más de tres cosas para ayer pero siempre lo hace con una sonrisa puesta. Estoy encantada con mi vida, aprendiendo cada día, disfrutando todo lo que puedo. Y riéndome, que es el ejercicio más saludable de todos
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

  1. ¿sabes cuándo te dejan de gustar? cuando eres madre de adolescentes, eso de que salgan, y salgan, y salgan y no encuentren nunca la hora de volver….

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto
carmen hdez on Ay cuándo seas madre…
Sara Palacios on Cómo hacer gif animados
María - Mivi Mamá on Vecinos, ¿amor y odio?
marisa, la estresada on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?
Verónica Trimadre on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?
Cata de Mamatambiensabe on ¡Hospital mon amour!