domingo, mayo 15, 2022
InicioOcio11 motivos por los que me encantan las fiestas de pueblo

11 motivos por los que me encantan las fiestas de pueblo

En verano es fácil escuchar cohetes prácticamente todos los fines de semana, por no decir a diario, y es que la mayoría de los pueblos de nuestra geografía celebran sus fiestas patronales. Da igual que sea grande o pequeño, que tenga 100 o 200 habitantes, cada pueblo tiene su fiesta y muchas de ellas son en estos meses aprovechando el buen tiempo.

Si por mi fuera cogería la programación de fiestas de mi provincia e iría de fiesta en fiesta. Lo reconozco: alguna vez lo he hecho… pero es que me vuelven loca las fiestas de pueblo. Os cuento algunos de los motivos por los que me pasaría el verano recorriendo las verbenas.

Grupo musical "Belo y los susodichos"
Grupo musical “Belo y los susodichos”

1. Las orquestas: Tengo que ponerlo el primero porque soy un “animal de verbena”, a mi dame una orquesta y quítame el mejor bar del mundo. Eso de estar escuchando música y bailando hasta altas horas de la madrugada al aire libre, para mí no tiene precio. Y eso que para la primera parte de la orquesta me harían falta unas buenas clases de baile porque los pasodobles no son lo mío, pero en la segunda lo doy todo.

2. Estás todo el día en la calle: Es agotador pero me encanta esa sensación de estar todo el día al aire libre, me transmite libertad. Me gustó siempre y ahora que soy madre, más. Los niños disfrutan muchísimo y llegan a casa agotados, directos a la cama.

charanga

3. Las charangas: otra cosa no, pero inundan las calles de alegría. Sus ritmos animados, esos toques de tambor desde primera hora de la mañana. Soy incapaz de ver una y no seguirla al menos un rato, ahora con los peques no me hace falta ni verla, en cuando oímos un tambor salimos corriendo en su busca.

4. Reencuentros con amigos: Vuelves a ver a tus amigos a muchos de los cuales sólo ves esos días, amigos de toda la vida con los que has compartido grandes aventuras y con los que has disfrutado de los mejores veranos de tu vida. Da igual que sólo los veas esos cuatro días al año, los adoras y parece que no ha pasado ni un día desde la última vez que estuvisteis juntos.

5. Las comidas populares: Este punto tenía que haberlo puesto detrás de las orquestas. Todo el mundo en la calle en torno a la comida, familias enteras con sus mesas y sillas de playa, esas paellas gigantes, esas tortillas de patatas…en mi zona las conocemos como “fiestas de prao” con sus bollos preñaos y sus sidrinas.¡Me encantan!

Cadenas

6. Las atracciones: suelo ser muy prudente pero de vez en cuando hay que ponerle un poco de riesgo a la vida y las atracciones son perfectas para eso. El Barco Vikingo, la Noria, el Saltamontes… me subía a todas. Ahora me toca estar abajo mirando como los peques se suben a las cadenas o al tiovivo y esperando que no les gusten tanto como a mí, porque desde la perspectiva de madre dan un poco más de respeto.

7. El vermut: salir de vinos o cañas con los amigos antes de comer no tiene precio. Es un momento de relax, de hablar tranquilamente y de disfrutar de un buen vino (en mi caso) y de buena compañía. Da igual que llegues a comer a las tres o a las tres y media, estás de fiesta y los ritmos son diferentes (al menos en mi casa).

cabezudos

8. Los pasacalles o cabezudos: lo confieso, con ellos tengo una relación amor-odio o más bien amor-miedo. De pequeña me daban pánico y todavía ahora les tengo cierto respeto, pero ni podía ni puedo evitar ir a verlos. ¿A alguien más le pasa?

9. El mercadillo: en toda fiesta de pueblo que se precie montan un mercadillo, normalmente de artesanía. Me gusta mucho pasear por los puestos viendo las cosas tan originales que hace la gente y alguna vez que otra (no todas las que me gustaría) caigo y me compro algo. Una pulsera, una gargantilla, pendientes… la verdad es que suele haber cosas preciosas.

fuegos artificiales

10. Los fuegos artificiales: cientos de ojos mirando al cielo sin pronunciar palabra…de vez en cuando se oye algún “¡ohhhhh!” y es que, los fuegos artificiales suelen ser espectaculares. Luces de varios colores y con formas muy variadas irrumpiendo el azul oscuro de la noche, el ruido de los fuegos puede tener sus  defensores y sus detractores, pero no conozco a nadie a quien no le guste ese espectáculo de luz inundando el cielo. Todavía recuerdo la cara de mi mayor la primera vez que los vio…

11. La alegría: pero si hay algo por lo que me encantan las fiestas de pueblo es por la sensación de alegría generalizada que hay. Todo el mundo está contento, es como cuando España ganó el Mundial niños, padres, abuelos, hombres, mujeres… todos salieron a la calle a celebrarlo. En una fiesta de pueblo, mires donde mires, la gente está alegre, sonriendo, hablando, cantando, bailando o siguiendo a una charanga (ahí probablemente esté yo).

Estos son los 11 motivos por los que a mi me gustan las fiestas de pueblo y ¿a tí?

Fotografías: Hietaparta (Pixabay), P.N.G, Angel xavier Viera-Vargas, Carlos M.M.

Maria Jardón
Maria Jardónhttp://www.mariajardon.com
Soy periodista, Comunnity Manager y madre de dos pequeños terremotos. Me encantan las redes, escribir y compartir todo lo que se me pasa por la cabeza. No me dan miedo los retos, así que estoy deseando dejar salir mi parte más femenina para hablar sobre temas que nos interesan a las mujeres de hoy en día y, como no, deseando pasar un buen rato con vosotras.
RELATED ARTICLES

9 COMENTARIOS

  1. A mi es que me encanta 🙂 Y el año pasado fue el primero que pudieron disfrutar mis niños, qué bien se lo pasaron!
    Esas batucadas al medio día, el vermut que sabe a gloria, las chocolatadas al atardecer, los baños de espuma y las charangas por la noche, aissss que ganitas!!! El 15 de agosto nunca fue tan deseado 🙂

  2. vi, vi, viva la fiesta¡¡¡ Una que es más de pueblo que las amapolas, suscribe cada uno de los 11 puntos….empezando por el último que pondría en primer lugar. Da igual los años que uno tenga, en el pueblo disfrutan las fiestas, desde los que se estrenan con el pañuelo y el fajin, como el abuelo al que se lo imponen con honor, por ser el más anciano. Las fiestas de los pueblos son pura costumbre, aunque a veces el espectáculo entre en jaque con la tradición, pero esto ya es otro cantar…Vi, vi, viva la fiesta¡¡¡¡¡

  3. ¡Me encantan las fiestas de los pueblos! la verdad es que cada verano iba a las fiestas de todos los pueblos que podía. Estos últimos años he ido poco, pero ha sido mas bien por falta de vacaciones por la zona.
    Mi padre es de Galicia, de la provincia de Ourense, y mi madre de León, un pueblo cerca del otro. Entre las fiestas de sus pueblos y las de los alrededores todo era ir de fiesta en fiesta. Bueno, mas que pueblos, son aldeas. Aldeas que se quedan con 5 o 6 habitantes durante el año y que llega el verano y se pone hasta la bandera llegando a ser unas 100 personas. En el caso del pueblo de mi padre, 150 y los 100 solo de mi familia!!! jajajajaja. Eso de tener muchos tíos y primos carnales te lo regalan en las fiestas de pueblo, que te juntas y solo hay gente y más gente. Y las orquestas??? Yo aprendí a amar el baile en estas fiestas. Mi padre dejaba que pusiera mis pies encima de los suyos. Los pasodobles??? Están tirados!! Se aprenden en nada. Imagínate que luego hice clases de bailes de salón con mi marido, que él no sabía nada de nada, y el profesor siempre me cogía para hacer los ejemplos porque me decía que yo era la que más sabía de todos. Se notan las clases particulares de mis padres, jejejejeje.
    Las charangas, los vermuts, la fiesta con los amigos o la familia… En fin tantas y tantas cosas. Y las ferias con los perros pilotos y las peponas!?!?!?! Cada año me llevaba un muñeco nuevo para la colección. Mi padre un experto con la escopeta para tirar palillos!! jejeje

    Saludos

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Pilar on