domingo, mayo 15, 2022
InicioOcioRituales y supersticiones de fin de año

Rituales y supersticiones de fin de año

Estamos a punto de despedir el año y este es quizá uno de los momentos clave para los que somos supersticiosos. Cómo despidamos el año que nos deja o, lo más importante, cómo recibamos al que viene puede marcar si los próximos 365 días (366 en este caso, recordemos que 2016 será bisiesto) estarán llenos de fortuna o, por el contrario, tocados por la mala suerte.

Ano Nuevo
Si lo que queremos es tener buena suerte en el año que entra hay varios rituales que tenemos que llevar a cabo y que son distintos dependiendo de en qué campo quieras ser afortunada.

Para tener suerte

Entrar con el pie derecho: si esto es importante a la hora de comenzar algo nuevo, imagínate si lo es para empezar el año, de ello depende nuestra felicidad los próximos doce meses. Así que, ya lo sabes, en cuanto empieces a comer las uvas levanta el pie izquierdo y asegúrate de que el primero que apoyes en el suelo sea el derecho. Yo normalmente las como a la pata coja.

Uvas Nochevieja

Comer las doce uvas: ni una más ni una menos y, por supuesto, tiene que ser al ritmo de las campanadas. Esta es la tradición que se hace en todas las casas españolas, en mi caso  he de confesaros que cada año me las busco más pequeñas porque soy incapaz de terminármelas en el tiempo establecido.

Velas durante la cena: dependiendo del color que pongas atraeras una cosa u otra. Las azules traen paz; las rojas, pasión; las verdes, salud…

Puertas y ventanas abiertas: para empezar el año sin ningún problema las puertas y ventanas de la casa deben estar abiertas durante toda la noche. Esto más bien puede provocar que lo empieces con un buen constipado, pero no voy a ser yo la que lleve la contraria a las tradiciones.

Para ser afortunada en el amor

Ropa interior nueva y roja: el color rojo está relacionado con la prosperidad, sobre todo en el amor, así que no nos debe de extrañar que muchas elijamos este color en nuestras prendas íntimas para recibir el año.

brindis nochevieja

Poner un anillo en la copa de champán: a la hora del brindis, poner un anillo dentro de la copa de champan dicen que trae buena suerte. Eso sí, cuidado a la hora de bebértelo no vayas a tener un pequeño susto.

Besar a alguien del sexo contrario: si quieres encontrar pareja en el año que entra lo que debes hacer es besar primero a alguien del sexo contrario. Da igual que sea tu hermano, tu padre, tu tío… con este simple gesto estarás “llamando” al amor.

Besar a tu pareja: si no te hace falta encontrar el amor porque ya lo tienes, que el primer beso sea para él, pero no un beso cualquiera. Disfrútalo y de paso, asegúrate un buen año en vuestra relación, lo que no quiere decir que puedas despreocuparte y no trabajar en ella que nos conocemos…

Para atraer la fortuna

Vestirte con algo amarillo: el amarillo es un color muy relacionado con el poder, con el dinero. Dar la bienvenida al año con alguna prenda de este color lo atraerá.

cartera llena

Dinero en efectivo: dicen que el dinero llama al dinero, por eso, una buena manera de conseguir tener un gran año, económicamente hablando, es recibir el 2016 con dinero encima. Asegúrate de llevar dinero en efectivo en los bolsillos y monedas en los zapatos (puedes meterlas antes de empezar con las uvas y sacarlas justo después si no quieres tenerlas todo el año pero grabadas en la planta del pie).

Una nota en el zapato: no sé exactamente lo que debemos poner en la nota, pero dicen que meter una nota en el interior del zapato durante la noche del 31 de diciembre que manía con destrozarnos los pies, como los zapatos que nos solemos poner esa noche ya son cómodos de por sí… atraerá la fortuna.

Comer lentejas: esta es una tradición importada de Italia donde estas legumbres están asociadas con la riqueza. Allí las ponen en todas las casas para cenar. En España lo que se suele hacer es comer una o dos cucharadas después de las uvas, incluso hay quien las pone para comer en Año Nuevo.

Las más curiosas

Dar tres saltos: si quieres atraer la buena suerte, justo antes del brindis da tres saltos con la copa de champán en la mano.

nacer-dia-inocentes_recien-nacido

Tener un hijo: si nacer el día de los Santos Inocentes imprime carácter, nacer en fin de año al parecer te convierte en una persona afortunada de por vida. Eso sí, esto hay que planearlo con bastante tiempo y saber calcular muy pero que muy bien, aún así, veo muy complicado acertar.

Bailar alrededor de un árbol: una de las creencias más raras que he encontrado es esta. Al parecer, bailar alrededor de un árbol durante la transición del año trae suerte y prosperidad.

Estas son algunas de las supersticiones que debemos tener en cuenta la noche del 31 de diciembre. Me imagino que te estarás visualizando exactamente igual que yo: bailando alrededor de un árbol a la pata coja (algo comodísimo con el zapato lleno de monedas) y comiendo las uvas mientras que te pones de parto. Eso sí, con tu ropa interior nueva roja, tu vestido amarillo y tu copa de champán en alto con la sortija de oro dentro.

No, si fácil no nos lo ponen…

Que tengas una feliz salida y una mejor entrada de año la hagas, como la hagas.

Imagenes: Pixabay, Jacinta LLuch Valero, Flavio Lorenzo Sánchez.

Maria Jardón
Maria Jardónhttp://www.mariajardon.com
Soy periodista, Comunnity Manager y madre de dos pequeños terremotos. Me encantan las redes, escribir y compartir todo lo que se me pasa por la cabeza. No me dan miedo los retos, así que estoy deseando dejar salir mi parte más femenina para hablar sobre temas que nos interesan a las mujeres de hoy en día y, como no, deseando pasar un buen rato con vosotras.
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
Limonerías on