Nacer el Día de los Inocentes

3

El Día de los Santos Inocentes hace referencia a la matanza de menores de dos años ordenada por Herodes con la intención de eliminar a Jesús, que había sido vaticinado por una profecía como el nuevo Rey de Israel, pero la tradición popular ha dejado de lado su vertiente religiosa y lo ha convertido en un día para las bromas y las risas.  La verdad es que con todos los días que hay para nacer en el año que te toque el Día de los Inocentes ya supone en sí mismo una ironía del destino, pero, además, es algo que imprime carácter: o haces callo para aguantar las chuflas al respecto o con cada cumple te puedes llevar un pequeño disgusto.

Si has nacido el 28 de diciembre compartes cumpleaños con un selecto, y heterogéneo, grupo de famosos como Denzel Washington, Sienna Miller o la patria Ana Torroja. Seguro que tú, y alguno de ellos, habéis pasado por alguna de estas situaciones:

nacer-dia-inocentes_recien-nacido

“Vaya inocentada le gastaste a tu madre”

Es con diferencia la frase que más has escuchado a lo largo de tu existencia tanto que si te hubieran dado un euro por cada vez que te la han dicho probablemente ya serías millonaria. El hecho de parir en el Día de los Inocentes parece haber marcado su existencia tanto como para que la recuerden cada vez que dices cuando es tu cumpleaños, pero la preocupación por tu progenitora no termina aquí porque…

“Seguro que nadie se creyó que estaba de parto”

… es la segunda frase de tus greatest hits. Dicen que la curiosidad mató al gato, pero tus gatos particulares siguen indagando acerca de los pormernores de tu nacimiento cual paparazzi a la salida de la discoteca de moda. “¿Tuvo tu madre que romper aguas para que tu padre se creyera que estaba de parto? o  ¿amenazó con coger el coche y plantarse ella solita en la maternidad?” son algunas de las preguntas de tus insignes entrevistadores. Tú alucinas ante tanta pregunta digna de la Santa Inquisición pero sonríes… y contestas (o no).

nacer-dia-inocentes_broma

Alguna vez te han tocado todas las bromas…

Y es que tus amigos deben de pensar que quién mejor que la del cumple para disfrutar de todas ellas si, además, tiene asumido que le van a tocar. Tengo una amiga a la que hasta llamaron de la radio para gastarle la inocentada en directo: ¡un fantástico regalo de cumple! Ya os dije al principio que lo de nacer el Día de los Santos Inocentes imprimía carácter.
nacer-dia-inocentes_regalo

… Y te han escondido los regalos…

Podría haber sido planeado con la idea de hacer una gimkhana de cumpleaños como la de los regalos de Navidad de mi compañera Sara, pero no. La realidad es que han sido escondidos para que creas que no tienes ni un solo regalo y que se han olvidado de tu cumpleaños. Vamos, lo que viene siendo un clásico.

nacer-dia-inocentes_cajas

… o te has liado a abrir cajas dentro de cajas…

Una variante de la anterior que te da un poquito más de trabajo. Empiezas con la grande preguntándote qué demonios podrá esconderse dentro de una caja de tal calibre (con la sonrisa amplia anticipando un regalazo) y terminas viendo una joyita entre tus dedos debido al diminuto tamaño de la última, pero finalmente… no hay nada y te quedas con una cara de pasmo tremenda mientras que el ocurrente regalante se parte de la risa. Pues menuda gracia.

nacer-dia-santos_algo-viejo

… o te han regalado cosas que tenían más años que tú

Y es que tu familia y amigos son muy imaginativos con esto de los regalos y les parece que lo de desempolvar recuerdos es la broma del siglo, oye. Tú te lo tomas con filosofía pensando que, una vez hecha la gracia, no lo volverán a repetir… o eso esperas.

Y siempre acabas pensando que, al menos, no te llamas Inocencia

Y agradeces infinito a tus padres que no se dejaran llevar por el santoral. Ya te los imaginas gritando aquel día que te perdiste “Chenchaaaaaaa”.

Imágenes: Pixabay

Comparte
Artículo anterior5 consejos para no engordar de más estas fiestas
Artículo siguienteRituales y supersticiones de fin de año

Soy Leticia la mamá de Ojazos desde 2013, mujer desde 1978. Siempre corriendo y con mil cosas en la cabeza para hacer pero con poco tiempo para llevarlas a cabo. Escribo en Esto no es como me lo contaron y Las Letras de Let porque es lo que más me gusta hacer en el
mundo. Activa, habladora y comprometida, cabezota y risueña vivo en una permanente contradicción. Necesito contar las cosas que me pasan para que no se me enquisten en alma.

3 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre