jueves, diciembre 9, 2021
InicioReivindicamos¿Eres puta o princesa?

¿Eres puta o princesa?

Imagen gracias a http://www.laciudadesmeralda.es/
Imagen de La ciudad esmeralda

¿Puta o princesa? ¿qué piensas y por qué?

Así empezaba el primer ejercicio del curso Ni putas ni princesas organizado por Irene García Perulero. A lo bestia, sin paños calientes ni más historias, porque nuestra vida es complicada, porque nos sentimos juzgadas constantemente (como las putas y las princesas), porque ser mujer en una sociedad machista no es fácil y porque si queremos educar a nuestros hijos e hijas en la equidad, debemos sacudirnos nuestras propias creencias para ser conscientes de nuestros errores.

Irene es una mujer increíble. Ella es fuerte, inteligentísima, con una formación excepcional, irónica, divertida, gran oradora (como pudimos comprobar en #elVermmmut), una auténtica computadora que almacena datos, experta en sacudir ideas preconcebidas, gran defensora de la oxitocina natural y madre de dos niñas maravillosas.

Cuando le robaron su primer parto sintió la necesidad de informarse e informar al mundo sobre partos, violencia obstétrica, oxitocina, lactancia materna, etc. y empezó a escribir para Ser Mamás aportando su estilo fresco y su punto de vista científico sobre muchos de estos temas relacionados con la maternidad.

Con el tiempo, tuvo a su segunda hija, que nació prematura (con 1 kilogramo de peso) y con la que consiguió una relactación (que ella considera la mayor proeza que ha hecho en su vida). Entonces creó Canguros y Más, empezó a escribir en su propio blog irenegarciaperulero.com y lanzó al mundo el programa de formación que ya ha cambiado la vida de más de 40 mujeres: «Ni putas, ni princesas».

El objetivo general de la formación online Ni putas, ni princesas es capacitar a las madres y educadoras para criar y educar futuras mujeres libres y empoderadas.

ni_puta_ni_princesas

Se trata de una formación de 12 semanas de duración en la que se pretende que las alumnas aprendan a:

  1. Comprender el funcionamiento del sistema socioeconómico en el que vivimos mujeres y hombres.
  2. Tomar conciencia sobre el orden simbólico y los mitos sobre los que se construye culturalmente el mundo en que vivimos y la percepción de la realidad.
  3. Adaptar herramientas de crianza y educación que permitan desarrollar en las niñas herramientas personales empoderantes.
  4. Aprender a detectar/identificar los mecanismos de desigualdad y enseñar a nuestras hijas a identificarlos.
  5. Aprender a identificar en nosotras mismas los mecanismos de desigualdad para no reproducirlos en nuestro entorno familiar.
  6. Desarrollar herramientas en las madres y educadoras que les permitan acompañar el desarrollo sexual y afectivo de las niñas.
  7. Capacitar a las madres y educadoras para detectar los mecanismos en los que se basan las relaciones no igualitarias o violentas.
  8. Fomentar en las madres y educadoras estrategias de prevención de violencia.
  9. Aprender a detectar y gestionar la violencia en la sociedad de la información.
  10. Adquirir el autoconocimiento imprescindible para el propio empoderamiento.

Yo tengo dos hijas, así que, como comprenderás, el curso me pareció algo imprescindible para mi familia y decidí apuntarme en la pasada edición.

Allí encontré muchísimos conocimientos y estrategias para ayudar a mis hijas a crecer de manera empoderada, un grupo de mujeres motivadas y concienciadas con el mismo objetivo (lo que nos transformó en seguida en una tribu maravillosa) y, sobretodo, muchas oportunidades de reflexión para darme cuenta de mis propios errores de concepto. 

El trabajo de madre no acaba y ahora soy más consciente que nunca de la importancia de mis actos para que mis hijas sean más libres, sean capaces de protegerse del impacto del medio y de la sociedad, que puedan tomar decisiones autónomas (y no complacientes), que sepan decir que no y que estén protegidas contra la violencia de género.

La principal desventaja de la educación para la equidad es que suele empezar demasiado tarde, durante la adolescencia, cuando ya se han adquirido patrones de comportamiento y estereotipos que encasillan a las niñas en unos roles establecidos por género, prácticamente desde el primer día y muy difíciles de eliminar. Irene García Perulero

Una nueva promoción del curso comenzará el próximo 1 de diciembre, así que si quieres mejorar tu trabajo como educadora, madre o profesora teniendo siempre en cuenta la importancia de la educación en igualdad te recomiendo que des un paso al frente y te apuntes a este magnífico curso porque el precio está rebajado hasta el día 25 de noviembre (el precio normal es de 800€, pero hasta el 25 de noviembre cuesta 425€).

Apúntate aquí con descuento y si quieres ampliar la información sobre el curso entra en esta web.

Pilar Martínezhttp://www.maternidadcontinuum.com/about
Soy Pilar Martínez, farmacéutica, IBCLC y mamá de dos niñas. Escribo sobre maternidad, crianza y lactancia en mi blog Maternidad Continuum y soy Co-Directora de EDULACTA que forma expertas en lactancia materna. Soy una persona muy positiva, tengo intereses muy diversos y también soy un poco friki, así que aquí voy a permitirme el lujo de escribir de "otras cosas" que también me interesan ;)
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

  1. Hace unos años vi que vendían (¡y mujeres compraban!) una camiseta en la que ponía: «Nací princesa porque zorras sobraban». Me horroricé ¿pero en qué sociedad vivimos en que eres o lo uno o lo otro? Como bien dices, muchas veces la educación para la equidad llega tarde, confío en no me pase eso con mis hijos.

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto
carmen hdez on Ay cuándo seas madre…
Mary on