Soy madre y sobrevivo sin sexo

62

Por Lucía, de Planeando Ser Padres

A raíz del post publicado en esta misma revista con motivo del Día de la Mujer, en el que las autoras hacían exaltación de las ventajas de ser una fémina en estos días revueltos, la cuestión de la hembra multiorgásmica me viene trastornando el sueño. Antes de parir yo era una muchacha normal y corriente para esto del erotismo y de las cuestiones de parejas. Un término medio y muy virtuoso, entre una ninfómana insaciable y una monja que ha hecho voto de castidad. Yo estaba justo en el medio. No me consideraba mojigata pero tampoco estaba más salida que el pico de una plancha. Era una mujer del montón y no quiero hacer creer otra cosa.

Pero desde que soy madre, puedo afirmar y afirmo que sobrevivo sin sexo. Y no voy a hacer un drama de mi situación, más que nada porque soy popular gracias a mi afición por desdramatizarlo todo en lo referente a la maternidad, pero creo que tras el parto hay algo que se me ha escacharrado en el interior. Si queréis os detallo estos 16 meses de mi vida desde que me convertí en madre. Porque sí, yo soy consciente de que un hijo es algo que llega al mundo para cambiarte la vida, pero oigan si viniera para fastidiarla de arriba a abajo la gente no repetiría experiencias y nos habríamos extinguido hace tiempo. Es por eso que creo que mi situación debe ser transitoria, pero a mi maromo este estado provisional se le está haciendo más largo que la infancia de Heidi.

sexo-genero

La cuarentena

Mi marido y yo nos podemos dar con un canto en los dientes porque fuimos activos en este campo hasta el mismo día del parto. Tuve un embarazo de lujo y ni una molestia por nada, cosa que ya podemos agradecer a la providencia teniendo en cuenta la sequía que viviríamos después. Recién parida, no creo que nadie ande pensando en estos menesteres, la verdad. Siendo madre primeriza, con la mini baja de paternidad de 15 días y con grandes dolores provocados por la lactancia, no tenía yo ni un segundo para pensar en encuentros erótico-festivos. Pero una vez terminadas las revisiones del post parto, y con el dictamen firme de mi matrona de que todo estaba perfectamente recuperado, pensé que lo del deseo sexual me volvería así, por ciencia infusa y sin esperarlo. Pero nada de esto. La cuarentena podría haberse convertido perfectamente en una “ochentena” que me hubiera dado lo mismo, si no fuese porque este hombre ya empezaba a impacientarse. Y con razón.

La desgana

Por muy trastocado que te haya quedado el deseo, antes o después a todas nos llegará el momento de retomar las prácticas. Hay quien dice que tras el parto se te pueden quedar los bajos más anchos que los campos de Castilla, y que eso ya no vuelve a ser lo mismo. Pero a mí parecía que me hubieran revirginizado, y aquello sólo mostraba estrecheces por todas partes. Eso, unido al cansancio habitual de bregar con mi churumbelita, los horarios de trabajo de este hombre y una niña con un oído más fino que un director de orquesta, logró que la desgana se fuese apoderando de mi espíritu y nunca tuviera un pensamiento para este tipo de cuestiones. Y cuando digo nunca es nunca. Jamás.

La lactancia

Como soy madre de teta por voluntad propia, ya me advirtieron de que esto puede provocar ciertos daños colaterales en las relaciones de pareja: falta de deseo, sequedad en la zona clave, y lo peor, que dicen que con el roce constante con tu bebé ya te quedan las necesidades afectivas cubiertas. Por lo que al padre que le den con viento fresco porque tú ya andas servida del amor verdadero y espiritual que necesitas. La cuestión física pasa a un segundo plano. Como mi hija es de lo más arisco y desapegado que pueda existir, doy fe de que esto del cariño no puedo ponerlo como excusa, pero sí creo que las hormonas de la lactancia me están dejando en un barbecho que se prevé perpetuo. Y es que entre el embarazo y la crianza ya llevo más de dos años (26 meses exactamente) sin saber lo que es la menstruación, y parece ser que mi instinto animal y salvaje en la alcoba ha desaparecido con el surgimiento del instinto maternal. Ambos parecen ser como el agua y el aceite, y mi lado maternal se mantiene a flote a costa de ahogar hasta la muerte mis pulsiones sexuales.

Doctor, ¿lo mío tiene arreglo?

No es que yo tenga prisa (bueno, a estas alturas algo de impaciencia ya sí que empiezo a sentir) pero a mí me hubiera gustado tener más de una hija, incluso llegar a familia numerosa, y con este plan de contactos esporádicos, a desgana y con nula fertilidad por mi parte, no veo yo que vayamos a ampliar la familia pronto. No quiero ir al médico a preguntar si esto que me pasa es normal, porque dicen que sí que lo es, y que no voy a ser la primera ni la única mujer a la que la maternidad le haya arrebatado la libido a traición. Pero me gustaría vislumbrar la luz al final del túnel y saber que volveré a ser la mujer del montón que era. Sí, ahora también soy madre y en ocasiones tendré que andarme con cien mil precauciones para intentar cualquier acercamiento sexual en la intimidad sin desvelar a mi bichilla. Pero por favor, normalidad ¡vuelve a esta casa! Mientras espero a arreglarme de lo mío (que diría cualquier señora mayor en la sala de espera del centro de salud del barrio) lo del multiorgasmo ya es jugar en otra liga y de momento no aspiro a tanto.

¿Hay alguien más en la sala que haya caído a este pozo y haya logrado salir con vida?

Lucía, muchas gracias por tu post. Creo que no eres la única que prefiere la cama solo para dormir… A ver que opinan nuestros lectores. ¡Muchísimas gracias!

Comparte
Artículo anterior¡Vive!
Artículo siguiente¿Conciliamos todos?

Este post ha sido escrito por una colaboradora puntual de Mujeres y Madres Magazine. Aquí os damos voz para que la vuestra llegue lejos.
Si quieres colaborar con nosotras escríbenos a: hola@mujeresymadresmagazine.com

62 COMENTARIOS

  1. La lactancia y los despertares de la fiera también me dejaron el deseo bajo, bajo, bajo mínimos. Y una vez recuperado, no anda para echar cohetes, la verdad sea dicha, pero algo es algo 😉
    No sé dónde leí que es algo biológico: la lactancia inhibe la menstruación, la ausencia de menstruación inhibe el deseo… Es un círculo vicioso, vamos. ¡Tiempo al tiempo!
    ¡Besazo!

      • Allá cerca de los dos años de tu peque, volverás a sentirte más mujer y parecerá que tu cuerpo vuelve a ser más tuyo, aunque no se haya acabado la lactancia. A mí así me ha ocurrido con mis dos peques y te puedo asegurar que cuando vuelve, la maternidad también te cambia en este plano
        Un abrazo y Paz-ciencia hasta entonces

    • Me acordé de ti Pilar, que de lactancia sabes mucho. Pero es que ya son tantos meses… y encima, las madres antiguas se escandalizan con eso de que aún no tenga la regla y piensan que me habrán hecho algún desbarajuste durante el parto.

  2. Así estamos! Nosotros aun estuvimos animosos q ha llegado el hermanito, pero ahora en plena cuarentena, cansada, tetas intocables… Estoy desganada no, lo siguiente!!! Mal dr muchos…jajaja genial tu post!!

    • Eso te iba a decir: de qué te quejas que vosotros ya vais por el segundo churumbel y algo habréis hecho para crearlo. A estas alturas de la vida de mi bichilla, yo no hubiera descartado una nueva búsqueda, pero hija la lactancia me tiene seca de todo: de deseo y de opciones naturales para procrear. Con dos en casa ya me imagino que el cuadro sexual también tiene que ser digno de admirar.

      • De opciones naturales para procrear? Eso no creo, el no tener la regla no quiere decir que no te puedas quedar embarazada.
        Prueba y verás 😉
        Yo por si acaso no lo hago, jajjajaja
        Y no es por hundirte pero con dos la cosa empeora bastante….
        Genial el post .

        • Lo sé, sé que el riesgo siempre está ahí porque nunca se sabe en qué momento va a volver la fertilidad y los ciclos normales. Calla,yo por si acaso no me arriesgo y de momento seguiré con esta abstinencia casi absoluta (y con precauciones).

  3. Yo caí en el maldito pozo y trepé lo justo para una hermanita que viene de camino y vuelta al pozo. Es desesperante. Me alegra no estar sola en este tema, que para ser sincera, es tabú y avergüenza un poco. Mal de muchos…

    • ¡Ay criatura! No te creas que a mí me hace especial gracia alardear de cómo se me ha quedado el deseo y mis hormonas femeninas, pero es que siendo el pan de cada día ¡no me queda otra que pasar hambre! Y qué quieres que te diga ¡la desgracia ajena siempre consuela! ¡Bienvenida al club!

  4. Jajajaja, muy divertido tu post, y presenta una realidad que afecta a muchas mujeres. Y yo me pregunto, ¿qué debemos pensar las que tenemos un apetito insaciable? ¿Es grave, doctor?

    Me autorrespondo. Teniendo tres churumbeles ya, SÍ. Es muy grave, o más bien, PELIGROSO.

    ¡GENIAL! Besazos y bienvenida por estas lares :____)

    • ¡Jajaja! No pensé nunca que hubiera mamás tan exaltadas en este tema. Vamos, seguro que el papá de mi bichilla estaría encantado con el cambio, aunque vista tu probada fertilidad lo mismo también entraría en pánico. ¡Gracias a todo el equipo por cederme este espacio!

  5. No tengo amigas madres y a veces me siento un bicho raro comentando algunos temas… Así que en estos momentos me siento más tranquila (Pensé que era la única mujer en el mundo con treinta años que pasaba del sexo). Ay…qué alivio, jaja!

    • Bueno, yo ya estoy viejuna porque tengo 32, pero a mi bichilla la parí con 31 y desde entonces ando así. Ya ves que no es raro, y que los entendidos dicen que se sale de esto. Lo que pasa es que a nuestro maromo de turno a lo mejor la espera se le hace larga, así es que habrá que aficionarlos al punto de cruz o a cualquier cosa que les entretenga y les libere la mente de estos pensamientos.

  6. Lucía, gracias por este post tan sincero que sin lugar a duda ayudará a muchas madres que no se atreven a confesarlo pero que pasan por tu misma situación. Hay un concepto médico muy vinculado a esto que suena muy feo pero que es algo muy común: Vaginismo. El vaginismo es la dificultad de realizar el coito, debido a la contracción involuntaria de los músculos del tercio inferior de la vagina. El vaginismo secundario ocurre cuando una mujer que previamente ha sido capaz de lograr la penetración vaginal de repente se siente incapaz de ello. Esto suele pasar por la cirugía tras el parto, aunque también intervienen factores psicológicos. La lactancia afecta también a la libido. Tu cuerpo necesita recomponerse hormonalmente hablando. Existen profesionales que ayudan a las madres a pasar y superar esta etapa, son fisioterapeutas ginecológicos. Esto nunca debe ser un tema tabú. Pero muchas mujeres sufren en silencio y no se atreven a confesarlo. La sexualidad es muy importante. Al cabo de un tiempo tu cuerpo volverá a ser tuyo y disfrutarás de nuevo de las relaciones sexuales, incluso más que antes de ser madre. Descubrirás nuevos puntos erógenos en tu interior que desconocías. Te aconsejo ponerte en manos expertas. Un abrazo.

    • Gracias por tantos consejos María José. Debo reconocer que lo mío creo que es más psicológico que físico, porque dolor no noto ¡lo que no tengo son ganas! Vamos, con decirte que preferiría ponerme a planchar para adelantar tareas de casa que por esta labor (con lo poco que me gusta la plancha). Sin embargo, tampoco sabía que hubiese especialistas en este terreno, porque lo normal es que una consulte con el médico de cabecera o con la matrona y que lo justifiquen todo como normal a causa de la lactancia, el cansancio, el cambio de prioridades al ser madre. Pero claro que habrá casos en los que exista un problema físico de verdad y cuando no, un bloqueo psicológico. Yo creo que voy a ver la luz al final del túnel ¡aunque este se me esté haciendo largo!

  7. Vaya Lucía, tu en blog ajeno te sueltas eh? Jaja lo que me he reído!
    Creo que ya lo has dicho, es por la lactancia, no te preocupes. Si te anima, te diré que cuando vuelve la regla la cosa mejora mucho, y supongo que al acabar la lactancia la cosa vuelve a su cauce del todo 🙂

    • Es que aspiro a que mi familia no me siga por aquí, así es que me he sincerado entrando por la puerta grande. ¡Qué a gusto me he quedado! Estoy convencida de que tiene que ser una etapa pasajera, aunque algo larga. ¿Quién me iba a decir que algún día echaría de menos la menstruación? ¡Ver para creer!

  8. Ainssss, cuando he leído tu post es como si estuviera leyendo mi propia historia, es exactamente lo que me pasa a mí en éste momento, yo he ido al médico y dice que todo es normal, que hay que dedicar más rato al precalentamiento, jaja, me río por no llorar con las explicaciones de la médica, en fin, a mi ya se han quitado las ganas de tener otro, yo no vuelvo a pasar por ésto, jaja, quiero que vuelva la normalidaddddd y volver a disfrutar. En fin, seguiremos esperando….

    • Sí, sí tú no desesperes, que ya ves que somos muchas a las que la falta de regla y el alargamiento de la lactancia nos ha dejado temporalmente para el arrastre en estas coyunturas amorosas. Nada, ahora viviremos momentos de romanticismo, como de novios eternos sin derecho a roce, y a esperar que todo vuelva a su cauce. Que otras mamás dicen que esto sí se normaliza. ¡E incluso que luego el tema mejora!

  9. Cuánta verdad. Pensé, honestamente, que algo me pasaba en el cerebro. Pero veo que somos más de dos las que nos sentimos así. Y con esta presión social de que si tu marido no está satisfecho de “aquello”, entonces se buscará otra. Bah! Si a mi no me apetece, así me traigan al mismísimo papa y me excomulgue, no lo voy a hacer.

    • Creo que todas las que nos hemos visto en esta situación acabamos pensando que el embarazo, el parto y la maternidad nos han acabado dejando una tara mental que nos inhabilita para el sexo. Pero no, es una cuestión más física y hormonal ¡no hay que preocuparse! Yo a veces bromeo con el papá de mi bichilla, y le digo que si está tan necesitado, para su cumpleaños le dejo que me sea infiel una noche. Y él me dice que con esta situación no va a rendir en el trabajo y no vamos a poder tener dinero en casa. En fin ¡hay que tomárselo con humor y paciencia!

  10. Corroboro q es la lactancia!!!! A mí con los dos anteriores, como apenas pude darles pecho, no noté esa falta de líbido (aunq sí pánico x culpa de la episiotomía). Y sin embargo, con el tercero, q es con diferencia elq más leche materna está tomando, lo he notado, no apetece nada!!! Pero bueno, como enseguida dejaremos la lactancia, creo q todo volverá a su lugar aunq maridín no se atreve a tocarme, jaja

    • A veces me da miedo que este hombre me obligue a destetar a mi bichilla a la fuerza para poder volver a ser los que éramos antes. Ya ves, 3 partos has tenido tú y mira si tienes experiencia para comparar. ¡Ay la lactancia materna! Tantos beneficios para la mamá y el bebé pero tan perjudicial para la vida de pareja. ¡Qué cosas!

  11. Me alegra saber que no soy la única! Pero a mi me vino la regla a los diez días de terminar con la llamada cuarentena. Y dando el pecho, vamos que aun sigo dando pecho después de 15 meses.
    Pero mis ganas de amor no han vuelto a ser las de antes. Y tema estrecheces, a mi también y me sigue ocurriendo. Me dijeron que para que se fueran las estrecheces poco a poco y que más o menos vuelva a un estado normal hay que tener mucha. Pero cuando practicas? Se hace cuesta arriba: no hay tiempo y vas dejando vas dejando… Y ni te acuerdas…
    Pero bueno hay que seguir intentando y confiar en que vuelva!

    • Pues sí que parece que va a ser la lactancia, y no sólo la falta de menstruación, la mayor culpable de lo que nos pasa. Tu peque y lamía son casi de la misma fecha y por lo visto nosotras estamos avanzando más o menos igual en esto de la maternidad asexuada. Excepto por lo de las estrecheces. Eso lo superé más o menos 4 meses después del parto, y creía que a partir de ahí todo vendría rodado y que me normalizaría del todo ¡pero qué va! Creo que entonces mostraba más interés por estos temas que ahora. Vamos, que se podría decir que he retrocedido en el tema. En el grupo de crianza nos dijeron que al principio esto era como ponerse deberes, obligarse un poco para ir cogiendo el ritmo de nuevo. Pero es que tengo tan pocas ganas de estudiar…

  12. Jejejeje, pues yo voy al revés, con la mayor estaba desatada y con el segundo, el que fue prematuro y de biberón, tuve un bajón y una inapetencia que no veas, supongo que la situación tampoco ayudaba, el niño en la incubadora, con otra niña que me necesitaba…fueron muchas cosas.
    Ahora que son mayores me doy cuenta de que fue una etapa y las cosas vuelven a su cauce,al enos en mi caso, y ahora con 40 estoy con más ganas que con 20,jejeje. Un besín.

    • Ya ves, dos maternidades distintas y don sensaciones diferentes en una misma mamá. Justo ayer, por Twitter y en un evento de bloggers al que acudí, muchas me comentaban esto, que una vez que se recuperan las ganas ¡vuelven pero a lo grande! Incluso mejor que en nuestros años mozos. Claro, me ha faltado tiempo para decírselo al papá de mi bichilla, a ver si así puede estirar un poquito más la paciencia.

  13. La verdad es que no puedo ayudarte mucho, estoy embarazada de 22 semanas, aun no he pasado por el tema del parto y lactancia…
    Si te puedo decir, que desde que estoy embarazada, tengo mis días que pensar en sexo y me escandalizo y otros que asaltaría a mi marido si se dejase (si, has leído bien… Si se dejase. 12 años de diferencia se nota un poco, y que el curre y yo esté en paro tambien, pero cuando trabajaba era un poco igual).
    Espero que después del embarazo recuperemos el ritmo, claro, que después del tratamiento de fertilidad donde teníamos que estar día si, día no, pues a veces echo de menos el ritmo que habíamos cogido jejeje.
    Ánimo y saludos!!!

    • ¡Disfruta insensata! Preñadita de 22 semanas estaba yo con más ganas de practicar que cuando me inicié en esto del sexo. Y así hasta el día del parto. Luego entré en esta fase tan aburrida en la que me encuentro a día de hoy, así es que sólo para prevenir, pásale este post a tu marido y dile que aproveche esas ganas que tienes ahora, porque aunque no a todas nos tiene que pasar lo mismo, existen casos como el mío (muchos) en los que toda esa fogosidad se te queda en el paritorio durante mucho tiempo. Verás como decide seguirte el ritmo.

  14. Yo más que falta de ganas (que las mismas mismas no son, pero alguna queda) es falta de fuerzas e incompatibilidad de horarios, cuando los monstruitos están durmiendo yo no puedo, es que no me quedan fuerzas! A ver si en agosto cuando empiece el mayor el cole voy más relajada y recuperamos un poco. Muy bueno el post! Un beso!

    • Esa es otra. Vamos, no te diré que tengo ganas de vez en cuando, que no es mi caso pero alguna veces pienso “venga, anda y sacrifícate un poco por este santo varón que tanto te quiere”. Y entonces empiezan esos otros inconvenientes: que si la bichilla se me duerme a la 1 de la madrugada y los que estamos para el arrastre somos nosotros; que si se duerme temprano la escuchamos por el comunicador remeneándose entre las sábanas y da la sensación de que lo haga para mantenernos alejados… y así no hay quien se concentre. Me veo como la juventud ¡abandonando a la niña con alguien y yéndonos a un hotel de carretera!

    • ¿Unos mesecillos? ¿Y no te preocupaste antes por estas cosas? Los primeros meses de prácticas sí que notaba estrecheces, pero ahora es más el cansancio y el poco interés que le pongo, porque creo que los interiores se me han recuperado por completo.

  15. A mi no me pasó eso de falta de apetencia, pero al maromo sí, porque como dices tú, tras el parto lo tenía como los campos de Castilla, jajajaja :’) Lo que me he reido con tu expresión. Espero que consigas redespertar las ganas y te lances como tigre a por más camada.

  16. Pues a mi no me ha pasado. Los primeros días, por supuesto, una hecha polvo y llena de dolores por todas partes pues como que no. Creo que en mi caso pasaron un par de meses o tres hasta que me sentí recuperada y apetente. Pero he vuelto jejejeje. Cierto que es, con un bebé o una niña pequeña (como es mi caso), encontrar el momento a veces se hace más complicado que encontrar a Wally en un partido del atlético, pero ganas sí había. De hecho muchas veces nos quedábamos a medio (cuando lográbamos empezar) porque a mi pequeña le daba por no dormir ese día o por ponerse malucha en mitad de la noche pero eso tampoco me quitaba las ganas, más bien me desesperaba, jajajaja. Yo, como tú, fui sexualmente activa hasta el último momento, más cuando vi que el embarazo se pasaba de las cuarenta semanas y esa niña no salía, y yo probando a ver si mediante el sexo “continuado” conseguía dilatar (y no, no lo conseguí). Y en este, mi segundo embarazo, estoy de 30 semanas y ando más salida que el pico de un minero jajajaja (si mi esposo lee esto le da algo) pero es que yo creo firmemente en que el cuerpo y la mente se prepararan para un posterior periodo de sequía post-parto. Ya veremos que pasa después. Besitos!!

    • Ves, yo dolores no tuve en la cuarentena, aunque sobra que diga que no tenía intenciones de retomar nada durante ese tiempo. Vamos, como primeriza andaba desbordada por la situación, como para tener estas cuestiones en mente. ¡Poco diestra que es una! Tu pareja tiene un tesoro sexual en casa, dile de mi parte que ya puede estar agradecido al universo entero por la mujer que le ha puesto en su camino. Mi embarazo fue genial y no pensé que el post parto me iba a durar tantos meses. Porque claro, como en ese aspecto de mi vida no he recuperado la normalidad, ni de lejos,yo me sigo considerando casi una recién parida, que vive instalada en un post parto eterno que parece que no se va a acabar nunca. Y quiero seguir ampliando la familia, pero a este paso mis churumbeles se van a llevar una década entre ellos. ¡Ay, qué pereza de asunto!

  17. Sentarse en este corrillo con mujeres (y hombres) que comparten preocupaciones comunes, como pueda ser este tema, sincerándose sobre sus encuentros o desencuentros sexuales, riendo y sonriendo, compartiendo situaciones ajenas como si fueran de una misma, haciéndolo extensivo a todo el que quiera opinar es sencillamente genial.

    No seré tampoco yo la que niegue que la apatía sexual entró por la puerta de mi casa, casi al instante de saber que estaba embarazada, y que de igual modo se instaló en mi marido. Sus (nuestros) miedos derivados de la preocupación por la llegada de nuestro primer hijo, creo, fueron los culpables en parte de esos desencuentros…Pero, como todo en la vida tiene sus fases, esa también pasó…y no está de más decir, que ni medí los tiempos ni mucho menos supusieron un déficit en mi vida…No suelo desnaturalizar lo que en realidad es normal…en este caso tampoco lo hice.

    Saludox.

    • ¡Esto es un patio de vecinas muy agradecido! Yo no soy alarmista (la pachorra andaluza que tengo por naturaleza me lo impide) y para esta cuestión tampoco he querido poner el grito en el cielo. Me lo tomo con humor, porque como tú relatas, será una fase más en esto de la maternidad, que se irá tal cual llegó. Quizás deba poner algo más de mi parte si el desinterés se sigue alargando indefinidamente, pero es que actualmente, entre teta, pañales, colecho, porteo, niña que empieza a caminar y tareas domésticas a medio hacer ¡esto es lo que dejo al final de la lista! Me ha encantado colaborar en este magazine porque me he sentido acogida y comprendida por cantidad de gente. Ya puedo ser consciente de que no soy la única en el que ha dado este cambio radical, y también espero ser una más a la hora de retomar la normalidad en las relaciones.

  18. Me encanta leer sobre esto y que lo hayas descrito con tanta claridad y naturalidad. Ocurre, y ocurre muchas veces y es normal y no nos tenemos que sentir mal por ello, ni bichos raros ni mucho menos culpables. Yo tengo a alguien muy cercano que se quedó de nuevo embarazada en la cuarentena y me cuesta mucho entenderlo. Vamos, que tan pronto, por ahí ni el pelo de una gamba! jajaja.

    • Niña, es que en casa estaremos muy necesitados pero espontáneo y natural me salen todos los temas. Ya ves que no hago dramas, que confío en que esta etapa pase, pero me ha parecido buena idea ponerlo por escrito para que si hay alguien que se sienta más inseguro en este asunto se quede descansando y sepa que todo pasará. ¡Jajaja! Es que hay cuarentenas muy bien llevadas, y post partos como el mío, más largos que un día sin pan.

  19. qué hizo yo para superar esta falta de deseo carnal??? porque la tuve después del mayor y ya ves que tengo otra..jejejeje.. así que la vencí..jjejejeje… un día me dije… hoy sí, aunque no me apetece hoy hago el esfuerzo y oye… como montar en bici.. fue volver a probarlo y… no volvimos a lo de antes de pero la cosa se animó.. lo malo es que nos entró las ganas de aumentar la familia y acertamos a la primera y… otra vez en sequía… yo tengo un santo en casa que me aguanta muuuuuuuuuucho..jejejejeje… ahora ya volvemos más o menos a la normalidad porque… los niños se levantan solos y tienen un oído fino 😉 😛

    • ¡Jajaja! ¡Como montar en bicicleta! Vaya comparaciones me haces. Por cierto, que hace que yo no monto en bicicleta ¡ya ni me acuerdo! Anda que como me haya olvidado de las dos cosas… ¡jajaja! A raíz de esta colaboración, decidí ponerme las pilas en este asunto este mismo fin de semana ¡y va este hombre y se me queda dormido antes que yo todas estas noches! ¡Qué pena de vida!

  20. Yo estoy justo en el lado opuesto… tengo unas ganas de sexo que ni te cuento pero lo de ser madre soltera me tiene sobreviviendo tambien sin sexo.
    nunca lo habia pensado pero si que quizas sea una cuestion de regla, porque antes de la niña yo tenia una regla de esas q ni me enteraba y si que era una cosa que me gustaba pero podia vivir sin ello y ahora que parezco la matanza del cerdo voy como una moto…
    Tu tranquila q de todo se sale y mima a tu maridito en espera de la vuelta de la libido

    • Mira, nunca está de más conocer cómo vive esto del post parto una madre soltera. Con el marido ando esta emana en crisis.A parte del tema sexual, que sé yo que lo trae por la calle de la amargura, se han sumado numerosas disputas por la limpieza de la casa ¡este post parto va a dejarme como madre soltera también como siga a este ritmo!

  21. Uf! No sabéis el peso que me quitáis de encima. Yo estoy igual. Mi pequeño tiene 19 meses y aún toma pecho por las noches. Eso, unido a los despertares nocturnos y al cansancio diurno q cada vez es mayor porque ahora está en la etapa terremoto. ..no hay forma de que la vida sexual se active, no al menos de la forma que querría mi pareja… Así q entre cuarentena larga x el tema estrecheces, y el resto de contras derivados de los pros de la maternidad, este hombre cada vez está más desesperado e insiste en q no es normal hasta el punto de que yo también empecé a preguntármelo (3-4 veces al mes se supone q es poquísimo en esta etapa de la vida-maternidad) -lo de maternidad es mío, por su puesto, no de mi marido-… Gracias por compartir vuestras experiencias! Me ha salvado de pensar q era algo raro ya en mi cuerpo! Paciencia. Paciencia y más paciencia. Yo estoy bien. ¡La paciencia en sus para tenerla con mi hombre! Jejjej En serio, mil gracias.

    • Mira, siendo sincera,que es de lo que se trata ¡dile que con 3-4 veces al mes vais a entrar en el Libro Guiness de los Récords! Que habemos muchos pasando mucha más necesidad. Tampoco quiero yo decir que esta escasez sea lo normal, pero no es una rareza y como ves, se acaba superando. Estoy convencida de que la la cambia, unida al cansancio hace que pensemos en cualquier cosa antes que en el sexo. Anima a ese hombre diciéndole que cuando retoméis el ritmo va a ser no parar.

      • Jeje. Muchas gracias. De verdad que me quedo más tranquila. A ver si es verdad que cuando acabemos con la lactancia, que ya queda poco , creo yo, se anima la cosa. Aunque el cansancio va a ser el mismo!!

          • Sin ninguna duda!

            Por cierto, mis cuñadas y to también tenemos un blog de mamis, pero ahí no puedo hablar de mi vida sexual o d la falta de esta porque se enteraría toda mi familia….jeje.Así que mil gracias de nuevo!!

  22. Ahora soy yo.la que se siente como.un bicho raro, leo en todas partes y comento.con las demas mujeres y todas me dicen esto, lo dificil de volver a la vida sexual y en el embarazo pensaba es mas aseguraba que tambien me pasaria asi que le agregue a las hotmonas esas ganas de aprovechar el tiempo antes de que me llegara la hora… mi sorpresa es que hace 15 dias nace mi bebita y hace dias mi deseo ha vuelto, claro con menos tiempo para pensar en ello y con la prohibicion de los 40 dias sentia que me iba a subir por las paredes, asi que mi esposo y yo decidimos reanudar de alguna manera, total el sexo no solo es penetracion vaginal y ya me siento como.antes e incluso.mas porque sin duda esta bebita nos ha unido mucho mas…. espero no ser el bicho raro…

    • ¡Calla, eso es una suerte! Déjate de etiquetas de bicho raro y disfruta mujer. Lo normal es lo que le vaya mejor a cada una. Entiendo que aquí ha comentado más gente que ha pasado por mi misma situación, y a lo mejor otras que estaban tan sexualmente pletóricas como tú se han cortado un poco para no parecer despiadadas teniendo en cuenta las necesidades por las que estamos pasando las demás. Pero lo tuyo es genial. Sólo faltaría que las que no queremos sexo en el post parto nos preocupemos y las que sí lo queréis también. ¡Jajaja! Nada de traumas y a vivir cada una su sexualidad como buenamente pueda (y cuando le apetezca).

  23. Hola! He leído este post de casualidad y me ha entrado “miedito”. Ya sé que no todas somos iguales. En unos meses seré mamá primeriza, y como alguna ha comentado, tengo un apetito sexual insaciable, es que es mirarlo y parezco un volcán en plena erupción. Ojalá esto no cambie cuando tengamos al bebé. Y vosotras, habéis intentado todo? Por lo menos aliviar a vuestras parejas. A los que están teniendo mucha paciencia, se merecen un monumento jejeje. Ánimo y espero que dentro de no mucho, digáis que las aguas han vuelto a su cauce.

    • Durante el embarazo yo también andaba muy suelta en este tema, pero tras el parto todo cambió. No debes sentir miedo. Si has leído otras experiencias que las lectoras han ido dejando a raíz de mi colaboración, verás que hay mujeres que viven esta etapa de forma completamente diferente y con una sexualidad activa y plena. ¡Por desgracia no ha sido mi caso! Las aguas volverán a su cauce, de eso no tengo dudas, pero mientras tanto mejor ocupamos nuestros pensamientos en otras cosas.

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre