jueves, mayo 19, 2022
InicioEscaparate5 libros clásicos para perderle el miedo a la Literatura

5 libros clásicos para perderle el miedo a la Literatura

el gran gatsby

Lo admito, yo desde pequeña he leído todo lo que ha caído en mis manos, ya sea la caja de los cereales, el último libro de V.C. Andrews o el Cantar de Mío Cid. Esto tiene sus pros y sus contras, y es que aunque me he tragado mierdones bodrios de gran calibre, conseguí hacer callo y cuando en el cole me mandaron los clásicos de la Literatura pues algunos hasta los disfruté.

Por eso quería hoy compartir con vosotras algunos de esos títulos que primero les tienes miedo, luego te dan curiosidad y por cuando llegas a la última página pues querrías que no se acabaran nunca. Y es que la Historia de la Literatura está llena de aventuras a las que les coges el gusto.

El Quijote de Miguel de Cervantes

El Quijote
Era muy ingenioso y muy hidalgo

Así, sin anestesia, mi primera recomendación es para El Quijote, aprovechando que estamos en el cuarto centenario de Cervantes. Aunque nos han hecho creer que es un libro para gafotas lo cierto es que es una road movie de humor en la que el protagonista y su escudero no salen de una vicisitud para meterse en otro embrollo más gordo. Yo a Sancho me lo comía a besos, qué tío más majo, y a Alonso Quijano, bueno, pues le arropaba con una mantita, claro.

Hay quien diga que como está escrito en “castellano antiguo” pues es difícil. No creáis a las malas lenguas, este libro se entiende bastante bien y si no, pues conseguid una edición comentada que las hay (aunque os animo a no leeros los comentarios que si no os vais a eternizar). Leedlo y me contáis.

La Regenta de Leopoldo Alas “Clarín”

Ana Ozores de mi vida
Ana Ozores de mi vida

Esta novela fue para mí una sorpresa porque me esperaba algo así en plan ñoño y luego resulta que es en gran medida un monólogo interior de La Regenta que se va topando con toda clase de problemas para serle fiel a su marido. Os gustará si os gustan los dramas de época y si queréis un castellano más parecido al nuestro. Yo cuando empecé a leerlo no podía parar, quería saber todo lo que Clarín había pensado para su Ana Ozores.

El gran Gatsby de F.Scott Fitzgerald

Cuando empecé a ir al gimnasio a diario me hice inseparable de mi ebook y El gran Gatsby fue el primer libro que leí mientras hacía bicicleta estática y os juro que estaba transportada a los locos años 20, a ese mundo de glamour que nos han intentado enseñar en las pelis. La historia del misterioso Jay Gatsby nos arrastra con la fuerza que solo tienen los libros bien escritos.

Este libro es muy cortito y así compensamos con los tochos de los demás.

Los Miserables de Victor Hugo

les miserables

Creo que me estoy pasando de proponer tochos para que lo lean madres que al fin y al cabo no tienen mucho tiempo libre, pero si queréis os cuento qué partes os podéis saltar* para que Los Miserables no pierdan sentido. En esta novela, Victor Hugo cuenta la vida de Jean Valjean, que primero es encarcelado por robar pan para dar de comer a su familia y luego se reforma todo lo que le deja Javert.

Los Miserables es una novela épica, uno de esos libros en los que te pasas todos los capítulos pensando que no les puede pasar nada peor y ¡zas! otra desgracia aún mayor. Olvidaos de la peli, que el libro es muchísimo mejor (y más épico).

El mercader de Venecia, de William Shakespeare

el mercader de venecia

Sé que recomendar El mercader de Venecia de Shakespeare es hacer un poco de trampa porque no es exactamente una novela, sino que se pensó para ver en teatro. Yo os digo que si podéis, id a verla sobre un escenario y si no podéis conseguid el libreto que está relativamente fácil ya que lo tienen en casi todas las bibliotecas.

Esta es la típica obra de engaños y equívocos que tan bien le salían a Lope de Vega (del que también os recomiendo que leáis, que es una maravilla) y que al acabarla no se te quita la sonrisa de los labios ni la cara de tonta. En serio, es estupenda para levantar el ánimo en los días grises.

Bonus track: El amante de Lady Chatterley de D.H. Lawrence

Esta os la pongo como bonus track, ya que si habéis llegado hasta aquí debéis saber que dentro de este libro que suena a novela para gafotas se esconden escenas de porno (entre Lady Chatterley y su amante, claro). Olvidaos de Grey y olvidaos de sucedáneos, aquí tenéis el génesis de toda esa literatura erótica pero escrito a principios del siglo XX.

Soy consciente de que existen versiones cinematográficas de todos estos libros pero si podéis haceros un favor y leedlos antes de verlas (o de volver a verlas). Os aseguro que nunca miraréis la Literatura con los mismos ojos (y si no siempre os queda la opción de leer la novela de cierta pizpireta autora que escribe por Internet).

* No os leáis la batalla de Waterloo, la explicación de los conventos ni la explicación de las altantarillas de París. Victor Hugo estaba encarcelado en una isla sin tele cuando lo escribió y tenía que matar el tiempo de alguna manera el pobre.

Las imágenes del post son de Wikipedia y de la Biblioteca Nacional

Patch
Patchhttp://www.noesundesfile.com
Periodista, bloguera, amansadora de fieras, @communitymadre y tratando de conquistar el mundo desde los 80. Puedes encontrarme en No es un desfile donde voy contando mis tonterías desde 2003. ¡Ah! Y ahora he escrito un libro Responde primero a la segunda pregunta.
RELATED ARTICLES

5 COMENTARIOS

  1. A mí el Quijote de me hizo bola las dos veces que me tocó leerlo. Y eso que lo cogí con ganas.
    De los clásicos más clásicos recuerdo haberlo pasado muy bien con el conde Lucanor. Víctor Hugo me chifla, aunque tal vez me quedaría con el conde de Montecristo. Me flipan Dumas y Dickens.
    De los españoles me divierte Sender. La Tesis de Nancy es meante.

  2. Me encanta Patch!
    me ha dado miedo cuando he empezado a leer porque estaba temiendo algunas recomendaciones de esas tremendas, tipo la celestina (que personalmente aborrezco), pero estos que comentas me gustan todos. Incluso hay algunos que no he leído (el Gran Gatsby por ejemplo) así que me lo apunto que ahora por fin estoy recuperando poco a poco (muy poco a poco) la lectura por ocio

  3. Y además de buenas lecturas a menudo, liberadas ya de derechos de autor… a COSTE CERO!
    ¡No hay excusa! 😉 Gracias Patch por hacernos mirar de nuevo hacias los clásicos.

  4. Me pasa como a Sara: lo intenté con el Quijote y no hubo manera. Lo mismo vuelvo a hacer una intentona again en algún momento.
    Y El Gran Gatsby es de esas “pendientes”. ¡Gracias por el repasito! 😉

  5. Yo también he leído siempre todo lo que ha caído en mis manos pero he de confesar, mirando al suelo y con la voz en un susurro, que de tu lista solo he leído “El Quijote”…

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infan