Autoeditar es de valientes

4

Por Herminia Esparza de De Flor en Flor.

Me gustaría aclarar, antes que nada, que la autoedición nunca debe ser la alternativa ante el NO de una editorial. Autoeditar es crear una pequeña empresa, y esa puede ser una primera y muy acertada opción. Por experiencia diré que no es un camino fácil pero la satisfacción, si todo sale bien, compensa cualquier desvelo.
Auto editar es de valientes 1

¿Y qué es autoeditar?

Muy sencillo: es escribir tu libro y encargarte de todo el proceso posterior sin el apoyo de una editorial. ¿Te atreves a recorrer el camino tú solo? Pues te explico cómo hay que hacerlo. Como en todo trabajo hecho de una forma profesional no podemos saltarnos el tema “papeleo”. Muy aburrido, lo sé, pero necesario.

Pasos que hay que realizar:

  •  Registrar. Es la forma de demostrar legalmente que la obra es nuestra. Rellenar los documentos, pagar las tasas e ir a presentarlo a la Consejería correspondiente.
  • Depósito legal. Rellenar los documentos y presentarlo en la Oficina de Depósito Legal.
  • ISBN. Es el código de barras necesario para la venta del libro.

Toda la tramitación se realiza a través de internet. Una vez tenemos los temas legales resueltos comienza la aventura. ¿Has pensado cuántas unidades quieres imprimir? Ten en cuenta tu presupuesto económico. Hay que ser valiente, no un inconsciente. No es fácil decidir el número, sobre todo si no hay una experiencia previa. Así que mi consejo es ser prudente. Más vale reeditar que guardar cientos de libros en un armario (ocupan demasiado espacio).

AUTO EDITAR ES DE VALIENTES 3

A mí, personalmente, el proceso de la impresión es una de las partes que más me gusta. Elegir el tipo de papel, el tamaño del libro, si la tapa es dura o blanda. En mi opinión hay que ser muy cuidadoso con los detalles. Hay millones de libros en las estanterías y no queremos que el nuestro pase desapercibido, ¿verdad? O peor aún, que lo rechacen por su mala calidad.

El libro es tuyo, y lleva tu nombre bien grande en la portada… ¡Mímalo! Ya has desembolsado una cantidad importante de dinero y tienes tu recompensa en casa: ¡cientos de libros escritos por ti!

AUTO EDITAR ES DE VALIENTES 2

¿Y ahora qué hacemos con ellos?

Llegan los momentos de pánico y posible arrepentimiento. Respira hondo, pasará… Hay que saber que la distribución es la parte más complicada. Las puertas no siempre están abiertas, sobre todo en las grandes superficies donde todo está centralizado. Es muy posible que nadie quiera escuchar tu propuesta. Aún así, si sigues empeñado en estar en esos espacios tan visibles, puedes contratar los servicios de un distribuidor y que sea él quien negocie tu ubicación a nivel nacional. Estos intermediarios, aunque nos toquen mucho el bolsillo, son necesarios para crecer y llegar a todos los rincones. Recuerda que todo tiene un precio y estar en las estanterías de los grandes almacenes no es la mejor opción económica, aunque reconozco que hace muchísima ilusión y mejora nuestra imagen como profesionales.

Si de momento te conformas con una distribución más modesta, existen muchas otras vías:

  •  Realiza eventos atractivos y presentaciones del libro.
  • Utiliza internet para promocionarte y busca el apoyo de compañeros que te ayuden en esta labor.
  • Una buena campaña en las redes sociales es infalible.
  • Llama a los medios de comunicación para presentarles tu proyecto. ¿A quién no le hace ilusión una entrevista en la tele?
  • Habla con otros escritores, pregunta, relaciónate. Acude a eventos culturales, son divertidos y siempre se conoce a alguien.
  • Escucha a todo el que tenga algo que proponerte.
  • Habla con las pequeñas librerías de barrio.
  • La venta on-line a través de tu página web y Amazon.
  • Y sobre todo, si tienes un buen contacto, ha llegado el momento de descolgar el teléfono…

La autoedición es una carrera de fondo donde los resultados se ven a largo plazo.

Auto editar es de Valientes 4

Ármate de paciencia y confía en ti mismo cuando te rechacen. Hay que asumir que es imposible gustar a todo el mundo. No tengas miedo a llamar a todas las puertas, nunca se sabe dónde va a estar la gran oportunidad. Y, sobre todo, que no falte la ilusión y las ganas de intentarlo.

Recuerda que estás solo en esta aventura porque así lo has decidido, y si tú no luchas, nadie lo va a hacer por ti.

¡Mucha suerte y adelante!

Imágenes: Herminia Esparza

Comparte
Artículo anterior¿Y qué regalamos por Navidad?
Artículo siguienteBuenas costumbres que se han esfumado con la maternidad

Este post ha sido escrito por una colaboradora puntual de Mujeres y Madres Magazine. Aquí os damos voz para que la vuestra llegue lejos.
Si quieres colaborar con nosotras escríbenos a: hola@mujeresymadresmagazine.com

4 COMENTARIOS

  1. ¡Me encanta el mensaje del post, Herminia!
    El mundo es de los valientes… y si uno no apuesta por sí mismo, ¿quién va hacerlo?
    Gracias por compartir tu entusiasmo y tu valor con nosotras. 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre