¿Por qué creo que es mejor casarse en verano?

4

Me casé un 11 de agosto, hace ya 16 años (atención: historia de abuela cebolleta). Así que me quedan 4 días para celebrar mi aniversario. Ahora parece que está más de moda eso de casarse durante los meses de vacaciones, pero hace 16 años, eso de casarse en verano no era muy “normal”.

Hubo algunas quejas y alguna que otra crítica: no nos viene bien la fecha, ¿no teníais otro momento para casaros? Estaremos de vacaciones… ¿No es posible atrasar o adelantar la boda? etc.

boda en verano mesa

Cedimos en muchas cosas en la celebración de nuestro matrimonio. Sin embargo, para la fecha lo teníamos claro y no nos bajamos del burro.

Los meses de boda por excelencia en aquel momento eran los meses de mayo y junio. Ahora parece que el mes ganador es septiembre pero nosotros escogimos el mes de agosto para nuestra boda por muchos motivos:

Celebración al aire libre

boda en verano decoración

En verano no tienes que preocuparte, ni del frío, ni de la lluvia porque lo normal es que el sol sea radiante, los cielos estén despejados y la temperatura sea cálida.

Esto permite que se pueda celebrar tanto la ceremonia como el banquete al aire libre. Algo muy agradable ¿no te parece? Además la decoración puede ser mucho más original que dentro de un salón. El aire libre te da mucha más libertad para escoger los centros, las flores, las luces, etc.

Los espacios abiertos son muy agradables y da igual lo que escojas (una finca, una playa o la montaña) porque seguro que queda genial.

Eso sí, es mejor que la boda sea de tarde (para que la celebración sea por la noche), si no quieres morir de calor.

Todos estamos más guapos

boda en verano vestido

No sólo los novios, sino también los invitados.

Para empezar estamos más bronceados y el buen tiempo permite usar estilismos más vistosos y atrevidos, con colores llamativos, telas vaporosas, etc. Nada de abrigos o guardarropa, porque en verano no hace ninguna falta.

Las telas de los vestidos de verano me gustan muchísimo más que las del invierno. Me parecen más bonitas, frescas y elegantes.

Por otra parte, en verano se relaja un poco el dress code y las invitadas pueden vestir de corto, algo que me gusta mucho porque amplía mucho el abanico de lo que puedes usar y pueden ir sin medias, así que todo el mundo estará más cómodo.

¿Y qué decir de la novia? El verano permite cualquier escote en su vestido (tirantes, palabra de honor…) Nada de cuello alto o manga larga, sandalias de tacón espectaculares y telas ligeras.

Además, las vacaciones nos ponen de buen humor y eso también nos hace estar más guapos y sonrientes. Todos saldremos mejor en las fotos y tendremos mejor recuerdo de la boda.

Viaje de novios

boda en verano viaje de novios

En verano es mucho más sencillo encontrar un viaje que te gusta para tu viaje de novios. Aunque es temporada alta de viajes, al menos tienes claro que podrás viajar donde te apetezca, hará buen tiempo y no necesitarás llevar abrigo en la maleta (a no ser que viajes al otro hemisferio).

Además, al ser meses de vacaciones será mucho más sencillo organizarte en tu trabajo para poder disfrutar de 15 días de permiso para hacer un viaje inolvidable o incluso puede que tengas suerte y puedas juntar tus propias vacaciones con los días de permiso de boda y hacer un viaje XXL ¡Imagina disfrutar un mes y medio de viaje de novios!

Los expertos en viajes recomiendan aprovechar el verano para hacer un safari. «En estos meses en Botswana, Tanzania y Monzambique no llueve. Y esa ausencia de precipitaciones hace que los animales se concentren en las zonas de agua permanente y sea más sencillo verlos» o para visitar las playas de Islas Fiji porque en verano se encuentran en la estación seca con menos riesgo de lluvias y ciclones.

Luz increíble

 

La luz del verano es especial y hace que todo sea más alegre y bonito ¡y los días son muy largos! así que tendrás muchos más momentos para hacer buenas fotos.

Por otra parte, esa luz y el cielo sin nubes hará que las fotos del evento sean impresionantes, alegres y luminosas.

Además, la luz del atardecer veraniego, la famosa hora dorada con ese tono tan característico, es la mejor para hacer fotos. Así que hay que aprovechar esa luz para inmortalizar el momento, las personas y la decoración.

El álbum de la boda quedará absolutamente precioso.

Y tú ¿te has casado en verano o en otra estación? Dímelo en los comentarios 😉

Imágenes gracias a Pixabay y Pronovias

Comparte
Artículo anteriorJuguetes sexuales para frikis
Artículo siguiente5 juegos para que los peques disfruten aprendiendo

Soy Pilar Martínez, farmacéutica, IBCLC y mamá de dos niñas. Escribo sobre maternidad, crianza y lactancia en mi blog Maternidad Continuum y soy Co-Directora de EDULACTA que forma expertas en lactancia materna.
Soy una persona muy positiva, tengo intereses muy diversos y también soy un poco friki, así que aquí voy a permitirme el lujo de escribir de “otras cosas” que también me interesan ;)

4 COMENTARIOS

  1. Cómo me suena lo que cuentas! Nosotros nos casamos el 5 de agosto de hace 11 años (en Zaragoza, es importante tenerlo en cuenta) y todo el mundo nos decía: Qué calor vamos a pasar! Nos vamos a morir de calor…, etc. Finalmente hizo un día genial y pudimos aprovechar todas las ventajas que cuentas. Además, a pesar de la fecha, no nos falló nadie. Así que genial!

  2. Uf, yo no me casaba en agosto NI LOCA. Pero ni loca, ni loca. Para empezar es un mes que aborrezco como concepto vital, no me gusta nada, y los 40 grados de Zaragoza a todas horas son el horror. Y para los invitados me parece un putadón porque condiciona las vacaciones…

    También te digo, cada uno que se case cuando quiera. A mí me parece que los novios tienen todo el derecho del mundo a casarse cuando quieran y yo tengo todo el derecho igualmente a decidir si voy o no voy. Mis padres tienen una boda este fin de semana y mi madre se ha negado en redondo. Mi padre sí que va, pero ella ha dicho que ni de broma XD

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre