domingo, mayo 22, 2022
InicioLifeStyleViajes desorganizados: por qué viajar por libre

Viajes desorganizados: por qué viajar por libre

Irse de viaje es lo más común que hacemos todos cuando tenemos vacaciones. A veces las usamos para leer, pasar tiempo con los amigos, hacer una mudanza, pintar la casa, vaguear… Pero viajar es lo más habitual, lo que más te ayuda a desconectar, cargar pilas, y salir de la rutina diaria.

Cuando viajas para descansar, es fácil elegir el sitio y como organizarse. Revisas por Internet, eliges, reservas y listo.

Viajar por libre no significa viajar a lo loco sin organización. Cuando viajas para conocer una ciudad, o un país,puede resultarte complicado, has de conocer su idioma, medios de transporte, lugares de interés, conexión entre ellos… Y eso a veces cuesta mucho de hacer desde el sofá de casa con el ordenador, por eso acabamos en una agencia comprando un viaje organizado, donde todas esas dudas y preocupaciones dejan de serlo porque ellos se ocupan.

Pero viajar en un viaje organizado te quita el poder disfrutar de otras cosas. Viajar por libre es, a mi parecer, muchísimo mejor, más atrevido, divertido, aventurero, y más profundo.  Os cuento porque os recomiendo viajar por libre con ejemplos vividos en mi persona.

Tú eres tu propia guía

viajar-por-libre-guia

Tú eres quien diseña el recorrido, y eso para alguien al que le guste organizar, es una diversión en toda regla. Buscar lugares donde ir, que ver, donde alojarse, que comer, comparar en Internet, comprarte guías, entrar en foros… ¡La aventura del viaje comienza en casa! 

Viajamos a Tailandia hace 4 años (¡¡4 años ya que rápido pasa el tiempo!!), y ví y leí todo lo habido y por haber sobre el país, documentales, programas de tv, guías, blogs, foros… Cuando llegué allí me sentía súper a gusto teniendo todo “controlado”.

Eliges lo que prefieres ver

No todo el mundo disfruta igual viendo catedrales, museos, parques o cascos antiguos, por eso tú que te conoces bien, elegirás que ver, y priorizar lo que más te interese respecto a lo que consideras más aburrido.

Esto se complica si viajas con más gente. Es difícil agradar a todo el mundo. Cuando viajamos a París con unos amigos, yo había estado cuando era pequeña, y no pude ver la Catedral de Notre Dame por dentro porque estaba en obras, entonces era la espinita que tenía y quería ir a verla sí o sí. Pero claro, al ir con más gente, te vas adaptando… y cuando llegamos estaba cerrada por ceremonias, y era nuestro último día. Así que volveré a París, Notre Dame será mi prioridad, que ya me toca ver la catedral al completo.

Buscas lugares poco turísticos pero curiosos

viajr-por-libre-lugares-curiosos

Seguro que hay lugares que hoy se consideran poco turísticos y la semana que viene están plagados de gente, así que busca lugares sencillos que tengan buenos comentarios online, y aprovecha a disfrutar de esos rincones tú solo.

Cuando viajamos a Roma vimos en una guía poco comercial que existía unas salas bajo una iglesia decoradas con huesos. Nos pareció algo curioso, y tras buscar por el barrio dimos con ella. Solos. Estábamos solos. Eso sí, daba un poco de miedo pasear por ese pasillo viendo tanto hueso y esqueletos a modo decorativo. Pero fue el lugar más curioso que vimos de la ciudad, la foto es de ese lugar. Ciudad que por cierto no tiene desperdicio, ¡¡es preciosa!!

Disfrutas de cada lugar a tu ritmo

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Disfruta de mirar una puesta de sol, las vistas de la ciudad desde una torre alta… Nadie te estará esperando en 15 minutos para coger un autobús que te lleve al siguiente punto de interés. Imagínate que tienes ganas de ir al servicio, hay fila, y pasas allí 10 minutos, y solo te quedan 5 para ver el resto del lugar, ¡qué desastre! Y no puedes remolonear, que si se van sin ti te quedas perdido.

La única vez que cogimos un mini tour organizado fue un día en Tailandia, para ir de isla en isla, era la manera más económica de recorrer las islas Phi Phi, esas paradisiacas de la película de La Playa de DiCaprio que ahora están plagadas de gente. Pero a lo que vamos… comenzó a llover, y ¡Cómo llovía! Y nosotros refugiados en la entrada de un comercio, a sabiendas de que nuestro barco estaría yéndose. Así que tuvimos que correr incomódamente en chanclas, bajo la lluvia, para llegar no demasiado tarde, y recibir unas malas miradas del resto de “compañeros” de viaje.

Disfrutas de las vistas de noche

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Los monumentos son iguales de noche que de día, pero es maravilloso verlos en ambas ocasiones, ver como la luz los cambia, y además aprovechar que hay menos gente.Es además una buena ocasión para aprender a usar un poco tu cámara de fotos, esa tan chachiguay y aparatosa grande que tienes, y que solo usas en automático. Hazte amiga de la apertura y diafragma en modo manual, y verás qué resultados.

La manera más fácil de hacerlo, para poder ver todo por la noche, es aprovechar el transporte público. Eso hicimos en Londres (la foto es de París, que en mi viaje a Londres no conseguí buenas fotos nocturnas, era novata), subías al metro, bajabas en la parada más cercana, foto, otra foto por si acaso, y vuelta al metro al siguiente destino. Así no te perdías nada.

Haces fotos, buenas fotos

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Que os voy a decir yo que hablo de fotos día sí día también. Pues claro, haz fotos de lo que veas, lo que te guste… Pero por favor recuerda no cortar los pies, sacar el monumento u objeto importante completo, repetir la foto que no gastas carrete y tener una foto tú sola en los lugares que más te gusten (por si viajas en pareja y luego cortáis, ya sabes, para no perder el recuerdo. Esto era una práctica que siempre hacíamos si viajábamos en parejas. Funciona.)

Hay que tener alguna foto que merezca la pena mirar y quedarse embelesado como si aún estuvieras ahí, disfrutando del viaje.

Aprendes más del lugar 

viajr-por-libre-lugares-cerveza

Si viajas por libre y te tomas tu tiempo para ver la ciudad o el país, aprendes más. Necesitas buscar información, leértela, y releértela cuando llegas in situ. Además conoces más sus costumbres, su comida, su día a día. Y sobre todo, aprendes más de tu o tus compañeros de viaje. Convivir siempre hace que los quieras más o menos. Doy fe.

Una cosa que he hecho siempre viajase con quien viajase, ha sido probar la cerveza típica del lugar, y pasear por calles cualesquiera buscando atajos para llegar al alojamiento.

Vuelves con las pilas cargadas

Vayas donde vayas ponte bragas déjate los últimos días más tranquilos, más libres. Para poder volver a visitar un lugar que te encantó, tumbarte en la playa o en un parque a leer o a ver las fotos que has hecho, y para recargar pilas. Porque viajar a veces cansa también, las piernas se mueven más que en todo el año por mucho que intentes salir a correr a diario.

En el viaje a Bélgica, dejamos el último día libre. Lo aprovechamos para volver a recorrer el centro de la ciudad, y beber cerveza (que tiempos). Justamente ese día había algo especial en la Grand Place y fue todo un acierto volver.

Espero que tengáis buenos viajes este año, cualquier recomendación de lugares o consejos de viajar por libre los esperamos en los comentarios.

Imágenes: la primera Pixabay, el resto propias.

Lydia
Lydia
Soy Lydia, madre desde 2013 y que ha vuelto a ser madre en 2015, ya soy del club de las "Bimadres " . Estoy cada día más inmersa en el mundo 2.0 tras comenzar un blog con la maternidad, Padres en Pañales, en el que hablo de todo un poco, me gusta compartir experiencias y aprender de las de los demás. Soy bailonga por naturaleza, optimista y charlatana. Espero aportar diversión, buen humor y ¡alegría!
RELATED ARTICLES

3 COMENTARIOS

  1. Estoy completamente de acuerdo contigo!
    Desde pequeña he viajado mucho primero con mis padres y luego con amigos o mi marido y la verdad es que yo prefiero hacerlo a mi ritmo sin que esté todo organizado.
    Aunque entiendo quien lo prefiere así eh? pero yo prefiero ver lo que me apetece y cuando me apetece.

  2. Yo creo que soy una guía de viajes frustrada, así que disfruto mucho preparando el viaje tiempo antes y luego disfruto más lo que veo porque ya lo “conozco” y las ganas de verlo en directo son mayores. Eso sí, para viajar prefiero ir poca gente para que no pase lo que comentas, que cada uno quiere tirar por su lado…

  3. Cuando viajo con mis amigas intentamos siempre tener una tarde libre a mitad de viaje ¡para dormir la siesta! El placer de descansar los pies y las piernas, agotados ya de tanto caminar, y languidecer en la habitación de hotel, hostel o o que se tercie no tiene precio.

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿C