lunes, enero 24, 2022
InicioMujer ActualLa revolución de la menstruación

La revolución de la menstruación

«800 millones de mujeres tienen la regla todos los días, pero todavía siguen utilizándose eufemismos para referirse a la menstruación». No lo decimos nosotras, sino Barbara Frost, directora de la ONG WaterAid, que hace un par de años promovió una campaña para que el acceso universal al aseo fuese reconocido como uno de los nuevos objetivos de desarollo del milenio. Su denuncia, referida directamente al drama de los millones de mujeres que no tienen acceso a un inodoro, se puede extender, en general, al desarrollo e investigación en el campo de los medios para contener la menstruación.

Hace algo más de un siglo que se inventó la compresa desechable (1895) y algo menos desde que se patentó el primer tampón (1929), pero el uso de ambos no se popularizo hasta la década de los setenta y ochenta del pasado siglo, respectivamente. En casi medio siglo, han mejorado su capacidad de absorción, su tamaño, incluso sus materiales… avances ínfimos comparado con el desarrollo de otros productos de higiene o cuidado personal. Un siglo de «sequía» hasta que hace apenas una década la copa menstrual apareció en nuestras vidas como una pequeña revolución que ha rendido a cientos de miles de mujeres en todo el mundo.

menstruación

La visibilización de la mujer en las sociedades industrializadas y su presencia en núcleos de poder político, social y económico ha dado una mayor relevancia a sus problemas. A todos sus problemas. Y la regla lo es, o así lo hemos interiorizado, así lo vivimos mensualmente millones de mujeres. Como proceso fisiológico, debería abordarse con naturalidad, pero el periodo, más allá de los efectos que desencadena en nuestro cuerpo, es a día de hoy de todo menos natural. Buena parte de sus inconvenientes están asociados a cuestiones de higiene. Llamadme estrecha de mente, pero no veo a la sociedad, ni a mí misma, preparada para dejar fluir libremente la menstruación. Así que, durante varias generaciones, aún nos tocará seguir conteniéndola.

Pero, como os decía, las mujeres estamos recuperando terreno en todas las esferas de la vida pública y, cuando las mujeres se ponen a pensar en la forma de hacerle la vida más fácil a otras mujeres los resultados son siempre fantásticos. Así nació la cooperativa Femmefleur SCCL, de la mano de Eva Polío, Clara Guash, Cristina Torres y Laida Memba, centrada en la higiene femenina. De su mano, y gracias a los derechos de comercialización en exclusiva de la Copa Femmecup, el uso de la copa menstrual se popularizó en España. Ellas fueron las promotoras de la primera tienda virtual en España dedicada a su venta. Después llegaron más, pero sin su empeño inicial, lo de la copa menstrual, probablemente, seguiría sonándonos a ciencia ficción.

Hace poco más de seis meses, fueron un paso más allá introduciendo en el mercado nacional las bragas menstruales, un revolucionario método de contención de la menstruación que ya se comercializaba en Estados Unidos y algunos países europeos pero al que ellas, con el asesoramiento de la experta en lencería femenina Rosario Puñales le han dado un aire más femenino, confortable y natural, además de ponerle el sello nacional.

menstruación cocoro

A través de una campaña de micromecenazgo en la plataforma Verkami vieron la luz las bragas Cocoro, un proyecto que enamoró a cientos de mujeres ávidas de una mayor autonomía y control sobre sus periodos. Tal fue la expectación que generó su lanzamiento, que en apenas 48 horas habían cubierto ya los 21.570 euros que necesitaban para fabricar y distribuir las primeras 1.500 unidades. El éxito les permitió aumentar los modelos, los colores y tallas y les reportó un capital cercano a los 170.000 euros con el que seguir trabajando en el desarrollo de un producto pionero en nuestro país.

Desde su fábrica en Barcelona ya se han distribuido el pasado mes las primeras de esas 1.500 unidades y los testimonios de quienes las han probado están a la altura de las expectativas. No vamos a mentir. A simple vista no parece una solución asequible a todos los bolsillos, pues el más barato de los modelos ronda los 30 euros y es evidente que necesitarás más de una unidad. Pero, ¿no merece la pena probarlo? Sobre todo, teniendo en cuenta el gasto medio de productos de higiene femenina asociados al periodo se acerca a los trescientos euros de media al año.

¿Qué es Cocoro?

Cocoro son unas bragas para la menstruación que absorben tanto el flujo vaginal como la menstruación. En teoría, están pensadas tanto para utilizarlas como único método de barrera como para combinarlas con otros como los salva slips o los tampones. Evidentemente, cada mujer y su periodo es un mundo y, al final, es la propia experiencia lo que acabará determinando cómo una se siente más cómoda. Lo que sí garantiza Cocoro es acabar con las «fugas» impertinentes y el temor que ello nos genera.

Las bragas, de las que existen tres modelos que podéis adquirir en su web, están compuestas de una capa exterior de algodón, una intermedia de tejido técnico de poliester y otra interior también de algodón. Es esa intermedia en la que se obra la «magia» gracias a un material absorbente, hidrofugo, antibacteriano y transpirable. Cuatro características que las convierten en una opción saludable, que no huele, cómoda, fina, práctica y reutilizable. No se trata de una braga-pañal fina. Es una braga, sin más. Luce como una braga, sienta como una braga y es cómoda como una braga.

menstruación cocoro

Sé que a estas alturas, algunas tendréis dudas acerca de si este es un artículo patrocinado. No. Ninguna de las integrantes de esta redacción hemos sido agasajadas con muestras ni percibido compensación económica por el artículo que acabas de leer. De hecho, algunas integrantes del equipo no cambiarían su copa menstrual por nada del mundo y son firmes defensoras de su uso. Si hemos decidido hablar de Cocoro es porque consideramos que la información es poder y las mujeres NECESITAN soluciones que les hagan la vida más fácil. Una solución, además, puramente nacional y que nace en el seno de una cooperativa que representa en primera persona el éxito del emprendimiento femenino. 

María L. Fernández
Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto
carmen hdez on Ay cuándo seas madre…
Sara Palacios on Cómo hacer gif animados
María - Mivi Mamá on Vecinos, ¿amor y odio?
marisa, la estresada on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?
Cata de Mamatambiensabe on ¡Hospital mon amour!
Limonerías on Placeres culpables
Verónica on La llamaron «loca»
marisa, la estresada on La llamaron «loca»
AL REVES DEL MUNDO on ¡Qué haría yo sin mis amigas!
AL REVES DEL MUNDO on Y tú, ¿qué coleccionas?
chewacca on Odio Star Wars
Mónica de Objetivo Tutti Frutti on Adolescentes y Sexo
Almudena on Adolescentes y Sexo
Catalina on Adolescentes y Sexo
Mamá y la tribu on Ser madre y opositar
Noelia - Golosi on … y lo metió en casa
María Dolores Pujalte on Siempre son los hijos de los demás
Natalia Martín on Tiempo para ti
Natalia Martín on La madre que nos parió
María José Sarrión on Cómo ir calentita sin perder estilo
María José Sarrión on Cómo ir calentita sin perder estilo
Natalia Martín on ¿Te animas con el trapillo?
Sara Palacios on Problemas del primer mundo
Natalia Martín on Elogio de la sobriedad
Natalia Martín on Libros inspiradores para 2016
Alfonso de Lózar on Propósitos de Año Nuevo
Rocío Bloguera on Nacer el Día de los Inocentes
Maria Mivinailart on Recuerdos de Navidad
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Recuerdos de Navidad
La Sonrisa de Mini Yo on Recuerdos de Navidad
Mi único norte on Necesito ser asocial…
Viejabruja on Liga con Star Wars
Ruth de R. on Liga con Star Wars
Natalia Martín on Disfruta de la Navidad
Alejandra deF on Abraza la moda navideña
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Maria Mivinailart on Frases de madre
Maria Mivinailart on Se vende
Peña on Frases de madre
Limonerías on Se vende
Cristina Prieto on Se vende
Limonerías on Tipos de amistades 2.0
Ruth de R. on Se vende
María José on Tipos de amistades 2.0
Ana Andrade on Tipos de amistades 2.0
Ruth de R. on Tipos de amistades 2.0