lunes, enero 17, 2022
InicioMaternidadHijo, levántate y anda

Hijo, levántate y anda

Good housekeeping

«Hijo, levántate y anda«.  Vale, la cita bíblica no es así exactamente, pero me viene al pelo para acompañar una reivindicación que nos ronda por la cabeza a varios desde hace tiempo: ¿qué pasa con los niños en casa? Pedimos igualdad, reparto, colaboración… Y seguimos pidiéndolo para las tareas de casa. ¿Y nuestros hijos?

No me refiero a «los hijos» en masculino. Estoy hablando de la descendencia al completo, masculina y femenina. No es una cuestión de género, eso lo tenemos interiorizado y superado (casi siempre).

Y no hablo de adolescentes, sino más bien de preadolescentes. O incluso más niños. De 6 años en adelante. Y bienvenidos serán todos los comentarios que me cuenten que sus hijos colaboran en las tareas del hogar desde bien pronto.

Los niños nos copian, nos imitan en lo bueno y en lo malo (no te sorprendas, que los tacos que suelta tu gremlim por la boca, son TUS tacos). Pero curiosamente, por alguna extraña razón que no llego a comprender, muchos de ellos son bastante reacios a que sus esponjosos cerebros asimilen el tema «tareas del hogar».

Pues pongámonos manos a la obra, padres y madres del siglo XXI. Que hacer de nuestros retoños hombres y mujeres de futuro, no es solo cuestión de modelo finlandés en el colegio, de Kumon, Ábaco y natación en inglés y de campamentos multiaventura, multilingües y multitodo, amén de universidad y master, eso quién pueda.

Preparando el terreno

Nuestros hijos e hijas, a partir de los 6 años,  pueden ayudarnos en casa (yo diría «deben» ayudarnos en casa, pero cada uno es soberano en su castillo). ¿No te cabrea verlos tirados en el sofá viendo la tele desde el sábado por la mañana hasta la hora de comer y vuelta? Claro que a veces hemos utilizado el recurso multimedia para que nos dejasen «un ratito tranquila» mientras pasábamos el aspirador, hacíamos los baños o nos armábamos de paciencia con la plancha. Eso se ha acabado. Están de vacaciones, así que es un momento estupendo para completar su formación. ¿Y qué hay mejor que un campamento hogareño?

El Escuadrón Escoba

Puede que en tu casa tengas la suerte de que te ayuden con la limpieza y el resto de tareas del hogar. Da igual. La cuestión es que nuestro hijo o hija se preparen para el futuro. Así que empieza una nueva era, la del «escuadrón escoba». Ellos también tienen derecho a vacaciones, descanso dominical y lo que tú quieras, pero piensa en ellos… Que no te de pena levantarlos del sofá al grito de «Escuadróóóóóóón, firmes». Y ¡hala!, uno con el trapo del polvo, la otra con el aspirador, el otro pasando fregona y la pequeña,los baños. Y tú contemplando el futuro con una sonrisa. Y supervisando el trabajo. Ya te desharás después en elogios y recompensas y besos.

La rebelión de las tropas

¿Te pensabas que iban a estar encantados? Venga mujer, si protestan por todo, esto no iba a ser fácil. Pero tú eres la teniente coronel del hogar, y te recuerdo que esto lo hacemos por su futuro. Vas a tener que negociar más que un presidente griego, se van a negar, van a discutir, te van a intentar convencer de que ellos no se merecen «tremendo penar», por las buenas, por las malas y por las regulines.

No hay dolor, tus hijos te lo acabarán agradeciendo (y lo sabes). Que no es nada bueno que echen la tarde haciendo sumas y restas con el Ipad, por mucho que la app que utilicen haya sido lo más de lo más en el Apple Store. Es mucho mejor que pasen el mocho al suelo de la cocina mientras tu echas una cabezadita post comida 😉 Y si eso, ya puestos, que saquen las cosas del lavavajillas, que ellos saben mejor cómo combatir estos calores ;-P

Ganando batallas

Educamos para el futuro, así que es una cuestión a largo plazo. ¿No has conseguido tu objetivo hogareño a la primera? No desistas, inténtalo una y otra vez. La gota irá calando poco a poco. Al principio con protestas pero poco a poco lo incorporarán en sus rutinas. Si tienes suerte, a tus hijos les parecerá un juego (por favor, que esto me pase a mí…). Y si no, pues tendremos que darle la vuelta una y mil veces. ¿Cómo lo hicieron con nosotros? Acabo de preguntarle a mi madre:

– Aprendiste a hacerte la cama en los campamentos, hasta ese momento, na de na. Así que espabila a tus hijas.

(¡Ups!)

Foto: Today’s Inspiration

Ruth de R.http://www.semecaelacasaencima.com
Soy de esas personas que siempre llega tarde, siempre tiene que hacer más de tres cosas para ayer pero siempre lo hace con una sonrisa puesta. Estoy encantada con mi vida, aprendiendo cada día, disfrutando todo lo que puedo. Y riéndome, que es el ejercicio más saludable de todos
RELATED ARTICLES

13 COMENTARIOS

  1. Jaaajajajaja!! ¿De qué nos quejamos, Ruth? ¡Si al final de tal palo tal astilla! 🙂
    Pero tienes toda la razón del mundo! Cuanto antes descubran que no son ni princesas, ni princesos mejor. 🙂

    • Pues de eso se trata, de que se acostumbren cuanto antes a ciertas cosas 😛 Y de hacer hombres y mujeres de futuro. Luego, sí pueden, que elijan :-))

  2. Que bueno, Ruth. En vez de ayudar colaborar, porque todos vivimos en casa, y no solo hijos sino nuestras parejas, que esa es otra historia,jeje… Yo por lo pronto mi hijo pone mesa , y cuatro cosas mas . Pero que desde hoy me pongo como las sargentos, que tienes razon. Que luego de mayores no van ni a saber freir ni un huevo.

    • Yo me pongo cardiaca cuando las veo tranquilamente en el sofá, alineadas con la tele y yo sudando la gota gorda con el aspirador… Que no hay que pedirles más de lo que pueden hacer, pero lo básico, que lo vayan interiorizando. Ea!!

  3. Totalmente de acuerdo. Solo me falta aplicarme el cuento cuando mi pollo crezca. Cuanto antes, mejor, porque lo asimilan como algo normal. Si todos comemos, ensuciamos, nos duchamos, lavamos la ropa y demás cosas estupendas, todos debemos ayudar. ¡Es la guerra! Jajajaj

    • Igual me pase un poco con el espíritu batallador, pero el fondo es ese, que todos somos iguales en casa: así que contribuímos en lo que podemos…

  4. Emmmmm… Pues yo debo de ser la bruja piruja… en mi casa hacen cosas desde aproximadamente los 6 meses… Desde q empiezan a ser capaces de coger cosas con las manos, llevan su pañal a la basura, en brazos, obviamente, y la ropa sucia al cubo. En la guarde que van, en el último curso, cada semana uno ayuda a poner la mesa, todos se recogen su plato y eso, claro, lo hacemos extensible a casa. Lo de la cama desde que pasan a cama empiezan y vamos perfeccionando…
    Son niños, pero tienen que entender que esas son SUS cosas y así no lo verán como AYUDAR EN CASA, sino ser mayores y responsables…
    Un besazo y fuerza, nadie nos dijo que fuera fácil…
    Laura

    • Ay Laura!!! Me encanta lo de llevar su pañal a la basura 🙂 Es cierto, mucho mejor si lo interiorizan como algo natural y no como una imposición. Pero igual, si esto nos pilla con los churumbeles en preadolescencia, pues tenemos que ponerles firmes

  5. En mi casa me pedían tener la habitación en orden y colaboración a poner la mesa. Con la edad y el trabajo de mis padres me encargaba de más cosas. Yo intento que sea un juego de momento solo recoger juguetes, que ya es bastant!!!

    • Jo que si es bastante! Docenas de noches recojo yo algún juguete que con las prisas por los baños y cenas, se ha quedado olvidado. Y diempre digo lo mismo: ¡va a la basura!!

  6. Pandereta está encantada de poder ayudar. Ya hemos aprendido a hacer la cama y no pierde la oportunidad de fregar (o enguarrinar, más bien) el suelo siempre que puede. Lo difícil no es enseñar sino hacer una costumbre de ello.

  7. Mis peques aún son muy pequeños casi 3 y 1 año recién cumplidos, al mayor le damos tareas acordes a su edad, echar su ropa sucia en el bombo de la ropa, guardar sus zapatos cuando se los quita, poner el mantel, es pequeño, pero es una forma de colaborar y que aprenda, además él se lo pasa pipa fregando con su padre.

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo