Las Casas Ronald McDonald. Un hogar fuera del Hogar

3

casa ronald

Tener un ser querido enfermo es duro, pero si además este ser querido es un niño, a nuestra mente le cuesta asumirlo. No somos capaces de entender por qué nos ha pasado a nosotros, a nuestra familia.

Además, una enfermedad larga conlleva no sólo todos los trastornos propios de la dolencia, sino que el núcleo familiar se vea afectado por circunstancias que hacen que la situación sea más complicada.

Hay niños que por diferentes motivos requieren tratamientos de larga duración tanto a nivel hospitalario como extrahospitalario, que además sólo pueden ser tratados en Hospitales de referencia, por lo que sus domicilios quedan lo suficientemente lejos como para no poder ir y volver.

Es en estos supuestos en los que la Fundación Ronald McDonald, a través de sus Casas, hace una labor encomiable que he tenido la suerte de poder conocer en primera persona.

MISIÓN

La Fundación Infantil Ronald McDonald es parte de la organización internacional Ronald McDonald House Charities. Su misión principal es: “crear y sostener programas que mejoren directamente la salud y bienestar de los niños”.

Y con esa vocación, llegan a España a través de las Casas:  proporcionando “un hogar fuera del hogar” a aquellas familias que tienen niños seriamente enfermos y que deben someterse a tratamientos de larga duración alejados de su hogar.

RELACIÓN CON MCDONALD’S

La fundación Ronald Mc Donald se considera una entidad sin ánimo de lucro e independiente. Pero es indudable la estrecha relación entre ambas entidades, ya que los restaurantes Mc Donald’s canalizan su acción social a través de la Fundación, y son su principal donante y colaborador, ya no sólo la compañía a nivel general, sino también sus franquiciados.

EN ESPAÑA

En el año 2002, se abre la primera Casa Ronald McDonald en Barcelona, y en la actualidad cuentan con 3 más: Málaga, Madrid y Valencia.

El caso de la Casa Ronald McDonald de Valencia, que es la que he podido conocer de primera mano, ésta se encuentra ubicada a escasos metros del Hospital La Fe, por lo que facilita a las familias y a los pequeños la comunicación entre ambos espacios.

Como me contaba la persona que gestiona el centro, los enfermos son designados por el propio Hospital, atendiendo a la gravedad, a la duración de la estancia hospitalaria y siempre supeditado a que el domicilio familiar se encuentre a más de 50 km del centro sanitario. En el momento que estuvimos, había familias de varios lugares de España, desde las Islas Canarias hasta de pueblos de la propia Comunidad Valenciana.

Mis hijas y yo estuvimos en Navidad viendo el centro y llevando unas colchonetas para las clases de yoga que nos habían hecho llegar a través de un llamamiento por Facebook. Fechas entrañables y familiares, pero que allí se suplen con el calor de las familias y los voluntarios. El trato del personal de la Casa es cariñoso, amable, sabedor de los nombres de todos, preocupado por el bienestar…
Salí de allí con la sensación de que hacían una labor social muy grande que había que dar a conocer para que más gente pudiera colaborar.

Casa Ronal Mc Donald
Actividad realizada por Que viene el Lobo y Arae Patrimonio para Niños.

La Casa cuenta con dos personas contratadas y con el colectivo que hace posible que los centros funciones, los Voluntarios. La labor de los Voluntarios es de suma importancia, ya que son ellos los que se encargan de realizar actividades con los niños enfermos o con sus familias.

La actividad de la casa es un no parar. Y eso es señal de que están vivos y que la gente que trabaja y colabora en ella cree en el proyecto.

La Casa dispone de alojamiento para 16 familias, con su espacio en las cocinas, que están perfectamente distribuidas y organizadas. Una nevera por familia y un armario.

Cuenta con salas de estar, estudio, zona de juegos, manualidades, ordenadores, cocinas y cuartos de baño. Todo lo necesario para que se sientan como en su hogar.

Tener un hijo enfermo te puede hacer sentir solo y vulnerable y si, encima ,no estás en el calor de tu hogar aún debe de ser mucho más difícil por lo que la labor de la Casa y sus Voluntarios hace que te sientas en familia, acompañado de gente que se preocupa por tí, y que su misión es que los días de hospitalización sean lo más llevaderos posibles. Que las familias puedan sentirse como en casa y, como dicen ellos, tengam “un hogar fuera del hogar”.

Podéis seguirlos en Facebook:

Comparte
Artículo siguienteLa logística de madre o la cordura

María José Sarrion, profesional de los RRHH y blogger de La Alcoba de Blanca desde hace más de 4 años. Necesito como respirar contar lo que me pasa por la cabeza. Soy mujer y madre de 2 niñas, que han sacado facetas nuevas en mí. Multiapasionada, creativa e inquieta. Y con ganas de hablar de otros temas distintos a la maternidad. Porque como decía una buena amiga “hay vida más allá de la maternidad”.

3 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre