¿Tienes que dar una conferencia? Triunfa con estos consejos

5

¿Has visto alguna charla TED? Son conferencias cortas pero intensas. Te enseñan muchas cosas, aportan datos interesantes, te emocionan… y todo en menos de 18 minutos, que es el tiempo máximo de duración permitido.

Conferencia sala

Llámame ilusa, pero cuando me invitan a dar una conferencia siempre pienso en que me encantaría que los que me escuchen se sintieran como si estuvieran en una charla TED. Intento enfocar el contenido para que sea útil y emocionante a la vez y, por supuesto, lucho para no ponerme muy nerviosa y poder disfrutar yo también de la experiencia.

No es que yo sea una superexperta de estos temas. Pero entre las veces que he tenido que hablar en público y los consejos que varios expertos me han ofrecido desinteresadamente, creo que puedo ofrecerte algunas ideas para hacer para que tu conferencia sea épica.

No te pongas nerviosa

conferencia ansiedad

Hay gente que tiene mucho miedo a hablar en público. Es algo bastante lógico porque es una situación en la que estás completamente expuesta. Sin embargo, siguiendo los consejos de Sara (y siendo consciente de que si estás dando esta charla es porque dominas el tema) pronto te olvidarás del síndrome del impostor y empezarás a disfrutarlo.

Piensa que lo normal es que todos los asistentes sepan menos que tú sobre el tema que estás tratando. (Por eso ellos están escuchando y tú hablando). Así que no tienes por qué tener miedo de equivocarte.

Una cosa que se recomienda es que si estás nervioso, lo digas tranquilamente al inicio de la charla. Así conseguirás que los que van a escucharte empaticen contigo y la presión del momento baje rápidamente.

Comprobaciones técnicas

conferencia sala 2

No hay nada peor que empezar una conferencia sin haber tenido tiempo de comprobar que todo funciona: proyector, ordenador, micrófono, etc.

Cuando estas cosas técnicas fallan pueden hacer que te desconcentres y que los asistentes pierdan rápido el interés.

Por eso, es recomendable llegar con tiempo a la charla, llevar cables de repuesto y hacer las pruebas necesarias antes de empezar, para comprobar que todo funciona como debe.

Muy importante también llevar agua porque no hay nada peor que tener la boca seca durante la charla y no poder beber.

Presentación

conferencia

Es muy  conveniente llevar una presentación o un guión que te ayude a seguir el hilo de lo que estás contando y permita también al público entender mejor la charla. Pero no se trata de escribir todo lo que decimos en un power point. Piensa que las personas que están ahí han ido a escucharte a ti, no a verte leer lo que dice en la pantalla.

A la hora de hacer la presentación puedes usar fotografías que ilustren lo que estás diciendo, frases cortas, citas de expertos, etc. Todo lo que se te ocurra que pueda gustar al público y al mismo tiempo ayudarte a seguir el orden de la charla.

Sonreír y bromear

conferencia Pedagogía Blanca

Si hay algo que te acerca a tu público es el buen humor y la sonrisa. De hecho, se recomienda siempre empezar las charlas con una broma o anécdota graciosa para relajar el ambiente.

Además, se sabe que las personas están más receptivas si están relajadas y aprenden más cuando están contentas. Así que la sonrisa y el humor son herramientas fundamentales, si quieres que todos recuerden tu charla como un éxito.

Habla despaaaaacio

conferencia slow

Muchas personas tenemos la tendencia de hablar muy rápido, sobretodo cuando hablamos en público. No es lo más conveniente. Si hablas muy deprisa, el mensaje no llega. A veces, no se entiende bien. Y si el público no tiene tiempo de madurar lo que estás diciendo, seguro que no consigues emocionar con tu charla.

Hablar despacio permite a la audiencia entender mejor el mensaje. No recibe tus “prisas” ni tu “urgencia por salir de ahí,” sino todo lo contrario. Recibe tu tranquilidad, tu pasión por el tema que estás tratando y tus ganas de que se te entienda.

El mensaje llega mucho mejor cuando es pausado. Así que no corras.

Si ves que estás yendo demasiado rápido, respira hondo. Bebe agua, cambia de postura o haz algo que te saque de la autopista y luego sigue hablando.

Anclaje

dar una conferencia

Puede ser un bolígrafo en la mano, un clip o cualquier gesto que te ayude a centrarte en tu exposición y a olvidarte de lo demás. 

Hay gente que usa objetos que le recuerdan al hogar (una foto de su hijo, un juguetito de bebé), movimientos del cuerpo (tocarte el pelo, colocar la corbata).

Se trata de cosas que te ayudan a centrarte, a no tener la mente dispersa y a sostener la emoción que necesitas.

Latiguillos y movimientos corporales (tics)

conferencia anclaje

Ojo con ellos, porque la mayoría de las veces los usamos sin darnos cuenta y pueden desconcentrar a la audiencia.

Hay expertos que dicen que es peor intentar eliminar los latiguillos, porque se nota que estamos forzando la situación. Otros, en cambio, dicen que debemos ensayar mucho hasta que consigamos eliminarlos por completo.

A mí particularmente no me gustan. Cuando veo grabaciones de mis charlas me molesta escucharme haciéndolos, así que yo estoy trabajando para suprimirlos.

Storytelling

conferencia storytelling

Si hay algo que te acerca a tu público son las historias.

Historias personales, de amigos, de familia, de clientes… Todos adoramos las historias y nos ayudan a entender mucho mejor los mensajes que recibimos.

A todo el mundo le gustan las historias y son un recurso fantástico para emocionar y convencer a tu público.

Aprende de los mejores

conferencia aprende

No te cortes en visualizar las charlas que más te hayan gustado. Yo, por ejemplo, estoy suscrita a las charlas TED y TEDx no sólo para aprender cosas interesantes, sino también para aprender a mejorar mis exposiciones como conferenciante.

Te dejo esta charla que me emocionó especialmente para que veas a lo que me refiero:

Y estos son los consejos con los que creo que puedes triunfar y dejar huella en la audiencia cuando des una conferencia. ¿Tienes más consejos para mí? Me encantará leerlos en los comentarios.

Imágenes gracias a Pixabay, Pedagogía Blanca y TED.

Comparte
Artículo anterioriMMMprescindibles de mayo
Artículo siguiente6 imprescindibles para este verano

Soy Pilar Martínez, farmacéutica, IBCLC y mamá de dos niñas. Escribo sobre maternidad, crianza y lactancia en mi blog Maternidad Continuum y soy Co-Directora de EDULACTA que forma expertas en lactancia materna.
Soy una persona muy positiva, tengo intereses muy diversos y también soy un poco friki, así que aquí voy a permitirme el lujo de escribir de “otras cosas” que también me interesan ;)

5 COMENTARIOS

  1. Algún día no muy lejano me gustaría ser capaz de dar una charla TED. Y digo ser capaz porque eso implicaría tener algo importante que decir. Presentar #elverMMMut me hizo tener ganas de hablar más a menudo en público. Gran post, compañera.

  2. ¡hola! pues lo del “anclaje” desde luego que es básico, y lo del humor también viene bien, sobre todo al inicio para romper el hielo, pero ojo con abusar, que “el club de la comedia” ha hecho mucho daño en este sentido .. 😉
    para el tema de los tics y dejes que todos tenemos, es muy útil grabarte y verte. te sorprenderás haciendo y diciendo cosas de las que no eras consciente. es muy útil. y claro que se pueden eliminar sin que se note forzado. es cuestión de práctica, ¡como todo!
    bss!

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre