domingo, mayo 29, 2022
InicioMujer ActualLas mujeres llevan empotrándose toda la vida

Las mujeres llevan empotrándose toda la vida

Hace un tiempo yo medio vivía en Twitter. He de decir que esta red social si esquivas toda la basura, odio y controversia puede ser bastante divertida. Yo tengo mi timeline bastante limpio de cosas que me perturban así que salvo cuando tengo un día de esos de aventurarme por sitios no conocidos lo cierto es que es un sitio bastante tranquilo. Ahí sigo a gente que me gusta mucho lo que escribe. Cristina Domenech (@firecrackerx) era una de las personas a las que seguía con más interés. Me gusta mucho la gente que sabe mucho de un tema y no tiene problema en divulgar para quienes no estamos tan puestos como ellos.

Por su tesis doctoral ella sabía un montón sobre lesbianas en la historia: su teoría es la que da título a este post, que las mujeres llevan empotrándose desde siempre pero no siempre lo han contado de manera abierta. O sí. Antes que nada todos sabemos de qué hablamos con el término empotramiento, ¿verdad? Fornicio lujurioso a tope con dioses del sexo. Sí, estamos acostumbrados más a asociarlo a señores, pero ay, amigos, también POR SUPUESTO hay mujeres que pueden responder al término empotrador sin absolutamente ningún problema.

Los hilos de twitter de Cristina Domenech eran una maravilla pura y yo estaba enganchadísima. La suerte es que los tenía fijados y volvía a ellos de vez en cuando. Por fortuna alguien vio en ella el potencial para convertirlos en libro y mira, no dio para uno sino para dos: Señoras que se empotraron hace mucho (del que tengo la primera edición comprada en preventa) y el nuevo que se lanzó antes de las navidades Señoras ilustres que se empotraron hace mucho.

He de aclarar, aunque no debería hacer falta, que no pertenezco al colectivo LGTBI. Soy una señora blanca y hetero de mediana edad. Y los libros me parecen la pera e interesantes a morir. Hace un tiempo una amiga me dijo que su marido no leía libros protagonizados por mujeres porque le costaba ponerse en su lugar (!). Yo intento leer de todo, cosas con las que me puedo sentir identificada y cosas con las que no porque creo que esto es precisamente lo que te hace expandir la mente. Leer una y otra vez sobre lo mismo, para que me den la razón constantemente me parece de una gran pobreza mental y yo huyo de ello.

Y leer sobre señoras lesbianas que en el siglo XIX (su área de especialización, aunque no sólo las hay de este siglo) me parece súper interesante sobre todo cuando está tan bien contado como en ambos libros.

Señoras que se empotraron hace mucho es un libro fascinante primero porque yo desconocía totalmente toda esta parte de la historia. Ya sabemos quien escribe la historia y quién decide lo que es importante. Muchas mujeres escritoras han sido silenciadas por su sexo así que imaginad que del tema de hablar de señoras que follan mucho y muy satisfactoriamente con otras mujeres ni hablamos. Digamos que no era precisamente trending topic.

A través de las páginas de este libro podemos conocer las historias de un montón de mujeres a cada cual más interesante. Me parece realmente interesante que se pongan de relieve porque es necesario tener referentes en general, y los colectivos más olvidados en particular. Y si encima lo hacen con la divertidísima prosa de Cristina Domenech, pues mejor aún. Cristina es fabulosa escribiendo y consigue transmitirte todo su entusiasmo por las historias y la admiración por las mujeres que estaban detrás. O delante. Las mujeres que estaban, vamos. Pero es que sobre todo es tremendamente divertida, algo que nos hace falta hoy en día.

En el libro se habla de cosas que ya conocíamos en los hilos, pero pensad que en twitter existe una limitación muy grande en el número de caracteres así que aquí se explaya muchísimo más. Y sí, merece la pena. De verdad.

Señoras ilustres que se empotraron hace mucho comparte algunas cosas con el libro anterior. Tiene la misma prosa divertida y la sorna del anterior pero amplía por un lado el periodo de tiempo que se abarca y se centra sobre todo en mujeres muy conocidas de épocas pasadas.

Este es un libro mucho más sencillo y ligero que el anterior. Las historias no alcanzan la profundidad de las anteriores pero no lo estoy diciendo de un modo peyorativo; creo que hay un libro para cada uno y lo mismo alguien quiere un libro muy gordo con mucho detalle y quien se conforma con leer unas cuantas historias elegidas tratadas con menos profundidad y bien ilustradas. No es ni mejor ni peor, sólo distinto.

A mí personalmente me gusta más el primero, pero es que yo soy una intensa de la vida y necesito saberlo TODO. En todo caso de verdad que, elijáis una vía o la otra no os vais a arrepentir.

Sara Palacios
Sara Palacioshttp://www.mamisybebes.com
Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.