10 cosas que puedes hacer en vez de wasapear por las noches

7

Tú que me estás leyendo ahora mismo, ¿qué hiciste anoche? Sí, tú. Esa que se pasó un rato dale que te pego a la tecla, wasapeando durante una hora seguida cuando se acostaron los niños. Sí, te hablo a tí. A la que hace varias semanas que se desploma en el sofá cuando su papel de madre concluye. Y para lo único que le quedan fuerzas es para mirar redes sociales, comentar en algún muro de Facebook, poner un par de hashtag en Twitter y soñar con los cielos bonitos de Instagram. Además de responder a los 124 mensajes acumulados durante la tarde. Pues te diré algo que quizá hayas olvidado: hay vida más allá del WhatsApp.

wasapear noche

1. El sexo

Obvio y necesario. El sexo debería ser el primer sustituto del WhatsApp. A no ser que te dediques a wasapear con tu pareja y os lancéis al sexo virtual, ante lo cual me quito el sombrero. Porque no me vale tontear con tu último ligue por el móvil, que al final te vas a la cama con el calentón. Y ya lo dice el refrán: calentón de noche, cabreo de día (si no existe este refrán, ya estaban tardando en inventarlo).

2. El crochet, punto o costura

Parte de mi círculo de amistades y conocidas, han empezado a sustituir el whatsapp nocturno por el crochet o el punto. ¡Y cómo les cunde, oye! La que empezó por un gorrito para el muñeco de la niña, lleva ya una chaquetilla, un par de zapatillas de Minions, varios vestidos y una capa. ¡Qué engancha más que la nicotina! Pero desconectas un montón, contando los puntos y las vueltas. Yo soy más de trapillo, pero también cuenta.

wasapear 2

3. La cocina

Alguna otra hay, que adorando la cocina, cree que el mejor momento del día para encerrarse en ella es a las 10 de la noche. Y, ni corta ni perezosa, se mete entre sartenes y ollas  y se deja hecho el guiso del día siguiente, del otro y del otro. Y parte de lo del fin de semana adelantado: mujer previsora, vale por dos. Eso sí, cocina lo que gustes, menos pasta.

4. Los libros de pintar

Ya hablamos de ellos hace unas semanas. Están de moda y con razón. Relajan, te ayudan a concentrarte, a desechar pensamientos tóxicos y a mejorar la creatividad. Y si no te atreves con colores, siempre puedes concentrarte en unir los puntos y crear obras de arte.

libros ilustrados para colorear

 5. Pasear al perro

Pero con mindfulness, consciente de lo que estás haciendo. No me vale que el perro salga de casa, se ponga todo loco para que juguemos con él y tú, wasapeando con las madres del cole. No, así no vamos por buen camino. Si sacamos al perro, aprovechamos para respirar aire puro y caminar un rato. Y por favor, no te olvides de recoger lo que tú ya sabes.

6. Leer

Aquello que hacíamos antes de ser madres, cuando íbamos a libro por semana (o más) e incluso los comentábamos con los compañeros de trabajo. Leer siempre es un placer. Pero leer en pantalla de ebook o en papel. Y leer palabras con todas las letras, frases bien construídas, expresiones que llenan de riqueza nuestro vocabulario y que van acompañadas de todos los signos ortográficos necesarios. Que nuestro cerebro se va a olvidar de la existencia del interrogante que abre una oración (¿) y de la exclamación que se sitúa en ese lugar también (¡)

wasapear 3

7. Emparejar calcetines

Bueno, en algún momento hay que hacerlo. Y yo prefiero eso que ponerme a planchar a ciertas horas. al fin y al cabo, es una tarea manual como otra cualquiera, que no requiere de concentración y te despeja el cerebro. Al final de emparejar todos los pares, es cuando te das cuenta que, de nuevo, la lavadora te ha mangado uno. Y era de los graciosos de tu hija…

8. Pintarse las uñas

Otra cosa que deberíamos hacer más a menudo. A todas nos gusta vernos guapas y por lo que sea, se empieza por las manos. Nos gusta mirárnoslas mientras las movemos al hablar, nos gusta su brillo cuando están bien pintadas.

wasapear 4

9. Masajear los pies de tu paco y que él te los masajee

¡Ohhhhhh! ¿A qué hay pocas cosas que superen esto? Solo en el caso de que seas una de esas que no le gustan que le toquen los pies, sabes que esto es insuperable. Que te estiren de los dedos, pasen en el puño por la planta del pie, lo doblen y lo estrujen…

10. El Sexo

Pues sí, acabamos por donde empezamos. Ya sabes que aquí somos muy defensoras de las buenas costumbres. Incluso si es por recomendación médica

Fotos: Pixabay.

7 COMENTARIOS

  1. Gran post compañera!
    reconozco que yo no miro mucho el móvil de noche porque si empiezo a mirar me cuesta dejarlo para irme a dormir, así que prefiero ver alguna serie con mi chico y a dormir sin mirar ni un poquito la pantallita jeje

    • Necesitaba hacer un listado, porque era de las que miraba el móvil durante una hora: contestar mails, whatsapp, redes, etc.. Y al final, espalda destrozada y la vista fatal.
      Ahora tengo alternativas…

  2. Pues nosotros llevamos unas cuantas noches haciendo sesiones maratonianas de…

    … de visionado condensado de “The Big Bang Theory”. Vamos como a cuatro capítulos por noche. Me da mucha más risa que doblar calcetines, aunque esta noche voy a tener que hacer algo con esa montaña de ropa…

    Ruth, tienes más razón que un santo. Las redes sociales, mientras nos venden que nos acercan… os estçan alejando de muchas otras cosas valiosas… como nuestros calcetines. 😉

  3. Pues hay noches que lo intento, pero lo consigo las menos. Pero es que es mi momento, cuando tengo un ratillo. Aunque también es verdad que podría ser mi ratillo para otras cosas ainss.
    Siguiendo recomendación de Sara me compré libros de colorear, a ver si le cojo el gusto. Y lo de leer… Para llorar. Hasta septiembre me he leído más de 20 libros. Fue retomar el blog y… uno y gracias.
    Lo del sexo mejor ni lo comento ?

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre