viernes, julio 1, 2022
InicioMujer ActualSex & The Arthritis

Sex & The Arthritis

guitarrista

¿Artritis? ¿Artritis yo? ¿Pero qué dices? ¡Si YO soy joven!

Sí, sí… Ya sabemos que los treintaitantos de antes son los cuarentaitantos de ahora pero eso cuéntaselo a tus articulaciones.

Últimamente, hablando entre amigas cuando una está medio depre, otra le espeta categóricamente: “Necesitas un polvo”. Risas, bromas, antidepresivos… No. Un buen polvo. Y entonces le restriegan por la cara alguna imagen tipo las que recoge el post de los maromos de Ruth, para que se inspire. Para que vea que hay todo un mundo ahí fuera, que no es monopolio de la industria farmacéutica.

Un esguince o una rotura de ligamentos… Las cervicales que se rebelan, la espalda que se subleva, aquí todo el mundo quiere independizarse e ir por libre ¡pero no! ¡Alto! ¿Pensáis que todo el monte es orégano? Os creeis entes independientes pero sois partes de MI cuerpo. Haceos a la idea y dejaos de tonterías. Os pido por favor, que sigáis sirviendo a la causa. LA MÍA. Que pa eso sois MIS miembros y, por déspota que os parezca, estáis pegados A MÍ.

Bueno, estaba yo viendo pacíficamente una peli en el avión a treintainosecuantos mil pies de altura cuando, de repente, tuve una revelación. Una muy gorda.

Fue con la película “Eat, Pray, Love”. Esa escena en que una curandera tailandesa divorciada y muy simpática le dice a la dolorida viajera estadounidense (y también muy simpática) Julia Roberts, mientras le toca la rodilla: “Uy! ¡Qué rígido está esto! Hace mucho que no tienes sexo… ¿Verdad? Con lo bien que va eso para las articulaciones… Rezaré por ti.”

Julia Roberts se queda a cuadros y pone cara de “Eing?” y de “Oh my god, lo que me ha dicho la tailandesa” y se sonroja pero sabe… En el fondo lo sabe. Sabe que le puede estar faltando lo que le recomendaban a mi amiga, la del esguince. 😉

Tras ver esta escena, en la oscuridad del Boeing 747, se comunica conmigo la articulación entre falanges de mi dedo corazón (mano derecha, para más datos). Duele. Duele mucho y hace tiempo ya, aunque yo me empeño en mirar para otro lado.

Mi padre padece artritis y mi abuela la padeció también. Tengo todos los números de la tómbola pero… Yo soy joven ¿No? Siempre he sido joven, porque iba a dejar de serlo precisamente ahora, cuando me hace mas falta que nunca.

Soy joven, soy joven, soy joven…

En el avión, miro de refilón a ese señor, sentado al otro lado de nuestros niños. Se está descojonando con SPY, Una espía despistada. Alma de cántaro… cuando te pille por banda, voy a comprobar cuán cierta es la teoría de la curandera tailandesa de mi peli.

Bueno, acabada la peli, esa y otras tantas y llegados a un lugar que lo permita muuuchas horas mas tarde, consideramos que es hora de recogerse y nos recogemos, bien recogidos y… ¡Para mi sorpresa! Al dia siguiente siento que el dolor en mi articulación ha remitido. ¡Eureka! ¿En serio? El elixir de la juventud… ¿Será que sí?

Esto hay que investigarlo y… si resulta (mínimamente) cierto, compartirlo. Que el que no se consuela es porque no quiere. Lo investigo un poquito en Google (sí… ya sé que eso no es investigar y tal y cual pero lo que he encontrado acerca de la artritis reumatoide y el sexo a mí ya me sirve para hilar esta historieta).

La señora Cadell, una sexóloga clínica de Los Ángeles, afirma que “existe evidencia científica de que cuando se tiene un orgasmo, se liberan químicos parecidos a la morfina que suprimen el dolor.”

¡¡Qué fuerte, Paqui!! Si es lo que le decía la curandera a la Roberts… Y continúa con un potente: “El sexo es la mejor receta para una buena salud”. Que sí, que ya sé que estamos hartas de oírlo de fuentes no del todo competentes (“ven p´acá que te curo con mi varita mágica”) pero a ver si la Dra. Cadell, a la que sí podemos suponer competente, va a tener razón.

Luego va Dobransky y acaba de ilustrarlo con lo siguiente: “Algunas personas con artritis podrían estar más abiertas a tener relaciones sexuales rápidas durante el día que por la noche”.

Osea que olvídate del Gelocatil cuando todo te duela, Mari, lo que necesitas es un quickie y, además, por prescripción médica.

¿Alguien puede/quiere aportar más luz al tema? 🙂 Estamos muy a la expectativa.

Foto: Pixabay

Nuria Puig
Nuria Puighttps://nurananu.wordpress.com/
Mi nombre es Nuria pero, donde vivo, tienden a llamarme Julia. He tirado la toalla y, si me llamas Julia, también me giraré. He trabajado en construcción y en educación pero lo que hace que me olvide de comer y de beber es: escribir. Voy por la vida con Gorro y a lo Loco
RELATED ARTICLES

10 COMENTARIOS

  1. Madre mía Nuria ¡me has abierto los ojos a una nueva realidad!!
    yo padezco artritis reumatoide desde hace varios años (porque es una enfermedad de gente joven, aunque nos cueste de creer) y nunca jamás habría pensado que teniendo má sexo iban a mejorar mis articulaciones inflamadas!!
    Vamos a tener que probar tu teoría…ya te contaré 😛

  2. Pues yo hace 6 meses que no me apetece nada pegar un “quickie” estoy hasta preocupada, oye!!! Con lo fogosa que he sido yo siempre!!!! Es que el niño lapa me tiene absorbido el coco. Me encantan tus historias. Ailobiu.

  3. Pero influye el compañero de noches?
    Quiero decir, con amante mejora más que con marido?
    Llevo con ella diagnosticada unos años, y sin diagnosticar… Pues a lo mejor desde que dejé el cole.
    Casarme no me arregló nada.
    Que si es cuestión de amante, lo pruebo

    • Pues a saber…
      Tal vez sería conveniente desarrollar un poco de trabajo de campo en ese sentido.
      🙂
      Ya te digo que todo lo que sea arrojar luz sobre el tema es bienvenido. Así que igual hay que probar…

  4. Vamos! que esto es la pescadilla que se muerde la cola: me duele, no hay kiki, no hay kiki, me duele más… Ya decía yo que algo fallaba. Tendremos que ponernos manos a la obra para comprobar empíricamente la teoría, aunque solo sea en aras de la ciencia. jajaja

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Ruth on