jueves, mayo 19, 2022
InicioMujer ActualDe este agua no beberé

De este agua no beberé

Estaba yo con una amiga de tiempos de la Universidad tomando un café a media mañana. Hablábamos de lo humano y lo divino. Sentadas en una cafetería de moda del centro de mi ciudad. Dos casi cuarentonas, en la flor de la vida, madres de dos pequeños, hablando de la crisis, la falta de trabajo cuando, de repente, se nos acercó a la mesa un primo de ella, un abogado de prestigio, bastante más mayor que nosotras, y con el que habíamos coincidido varias veces durante nuestra época de estudiantes… Y en ese momento me quise morir….

Representábamos la viva imagen de lo que dijimos que nunca haríamos. Tuve un flashback, un deja vu, o como quiera que se diga en castellano.

Retrocedí en el tiempo y me vi riéndome con mi amiga de la mujer del abogado y de sus amigas, que se dedicaban a tomar café en la “por entonces” cafetería de moda, y decíamos… “Míralas qué bien viven… Ahí están: niños en el cole, maridos trabajando y ellas tomando cafetito… ¿Para qué fueron a la facultad? ¿A encontrar marido? Jajajajaja…”  Y ahí estábamos las veinteañeras divinas que se creían que se iban a comer el mundo, que la vida profesional les iba a sonreír, pensando que el éxito iba a estar de nuestro lado.

En ningún momento nos planteamos nada más, dimos por hecho, con absoluta frivolidad, que ellas habían decidido esa vida porque era más cómoda, más bonita y con mucho más glamour.

Completamente avergonzada por haber sacado conclusiones de manera precipitada y por haber juzgado de manera injusta, lo comenté con mi amiga y no sabía si reír o llorar. Porque ¿cuántas veces nos precipitamos en nuestros juicios? Muchísimas… Damos por sentado cosas, sin saber. Y lo que no sabemos es que a nosotras nos puede pasar exactamente lo mismo, o que podemos vivir situaciones que nunca pensamos que nos pasarían.

Qué bonitas se ven las cosas con 20 años, y que distintas son con casi 40.

Mª José Sarrión
Mª José Sarriónhttp://www.alcobadeblanca.com
María José Sarrion, profesional de los RRHH y blogger de La Alcoba de Blanca desde hace más de 4 años. Necesito como respirar contar lo que me pasa por la cabeza. Soy mujer y madre de 2 niñas, que han sacado facetas nuevas en mí. Multiapasionada, creativa e inquieta. Y con ganas de hablar de otros temas distintos a la maternidad. Porque como decía una buena amiga “hay vida más allá de la maternidad”.
RELATED ARTICLES

22 COMENTARIOS

  1. Es verdad lo que dices¡¡¡
    Y la verdad, a mi ahora hasta me da envidia. A los 20 te comes el mundo, piensas que si paras te da algo y que no, que tenemos que hacer mil cosas….y ahora a los cuarenta, quieres parar y no puedes… uff¡¡
    feliz dia

  2. Buena buena reflexión, compartir un café con una amiga y toparte de bruces con el pasado…da para mucho, hasta para darnos cuenta de lo bocachanclas que somos a veces…

  3. Es que con 20 años, primero ves muy lejos la maternidad o el “buscar” marido… Pero es que, eres incapaz de creer que cuando te toque, no habrá una perfecta conciliación familiar/laboral. Y quizá resulta mucho más frustrante cuando licenciatura en mano, master del universo y demás accesorios, no te quieren ni para doblar ropa en una tienda en cuanto dices que estas embarazada o tienes un hijo…

  4. Cuánta razón tienes!! A mí también me ha pasado eso…. La ignorancia es muy atrevida y muchas veces opinamos sin tener conocimiento de causa…
    Pero oye! De sabios es rectificar 😉

  5. Yo que estoy a medio camino entre los 20 y los 40…entiendo por qué hay madres que deciden quedarse en casa (algún padre también hay pero son los menos) pero sigo “temiendo” esa vida. Yo no la quiero para mí, a mí me gusta trabajar y la conciliación es dura pero creo que si renunciase al trabajo por criar a mi hijo, acabaría arrepintiéndome tarde o temprano.

  6. ¡Ay cuántas verdades juntas! Con lo que me gustaba a mí tachar de mantenidas a todas las que cuidaban de sus churumbeles y mírame ahora ¿quién me ha visto y quién me ve? ¡Qué mala es la atrevida ignorancia de la juventud! Aunque peor aún son las medidas de conciliación de este país.

  7. ¡Ay, eso nos ha pasado a todas! Nos creímos tan rompedoras, tan súper mujeres, tan fuertes y capaces para todo, ¡cómo si nuestras antecesoras no lo hubieran intentado como nosotras! Esta es la famosa rueda de la vida. O el ciclo de la vida, como dice el Rey León. Y no te digo nada cuando cumples los cuarenta y te da por analizar tu vida como me ocurrió a mi. Pues terminas con un blog (www.sobrevolandoloscuarenta) o dos (www.mumandteen.com) donde cuentas tu vida y la de tus hijos adolescentes y un nuevo proyecto profesional que nada tuvo que ver con lo que soñaste a los veinte. Pero la vida manda y nosotras simplemente, intentamos vivirla. Gracias por el post y beso.

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Rodrigo on