domingo, mayo 22, 2022
InicioFrikismoLencería sexy para San Valentín ¿es necesaria?

Lencería sexy para San Valentín ¿es necesaria?

En cuanto llega San Valentín se llenan las redes y las televisiones de anuncios para comprar lencería sexy y la verdad es que es un tema que me da bastante que pensar. Es cierto que cuando una va con ropa interior chula se siente poderosa. Es como llevar zapatos de tacón de charol rojo, o los morros pintados a fuego. Son cosas que te hacen sentir bien porque tú te sientes guapa y no hay cosa que te haga más bella a los ojos de los demás que la actitud. Aunque seas un orco de Mordor: si tú vas por la vida pensando que eres guapa, los demás acabarán por creérselo en la mayoría de las ocasiones. Pero conforme te vas haciendo mayor, tus elecciones de lo que te hace sentirte guapa se vuelven mucho más prosaicas y, sobre todo, cómodas. Los tacones de a palmo están muy bien, pero si a los cinco minutos te quieres cortar los pies, nos dura la cosa de la actitud dos segundos… así que lo mismo los elegimos de tacón y rojos pero un poco menos palmeros, o en lugar de eso nos pintamos las uñas, que es infinitamente menos sacrificado.

Con la lencería pasa lo mismo: la lencería presuntamente sexy tiende a ser incómoda de narices. Una ve esos tangas y sólo piensa en que eso por el culo nos tiene que molestar en cuanto demos tres pasos. Si tienes mucho pecho, eso no hay manera de que esté en su sitio ni tres segundos (y de sujetar, ni hablamos). Las puntillas se marcan en la ropa cosa mala y, además, si son malas pican SEGURO. Y estaréis conmigo en que una pierde glamour a pasos agigantados cuando se rasca la teta porque le pica.

Al final llevar ropa interior cómoda te hace sentir menos glamourosa y menos guapa en teoría, pero francamente, que le den a todo. Las bragas de UNNO y los sujetadores sin aros no serán lo más bonito del planeta, pero son tan tremendamente prácticos que ganan por goleada. Sí, incluso los de color visón. Las bragas color visón no son tan habituales por aquello de que están más escondidas entre bragas o pantalones, pero los sujetadores de color carne son un must porque son, sin lugar a duda, los que menos transparentan.

De llevar la ropa interior combinada ni hablamos. Alguna vez se dice que hubo una mujer que sin tener intención de triunfar esa noche llevó braga y sujetador a juego. Yo no la conozco, pero dicen que existe.

Ropa interior San valentín

La lencería sexy es algo que parece que nos piden que llevemos para San Valentín como si fuera el único momento del año en que vamos a echar un polvo épico. Francamente, cuando tienes hijos pequeños, lo del sexo a lo grande es un poco menos que utopía. Tú aspiras a follar. Y ya. Y tu pareja posiblemente también. Tu marido, por más que te pongas erótica festiva, te echará un vistazo de arriba a abajo, dirá OUYEAH y correrá a quitártela no vaya a ser que no tengáis tiempo de hacer lo que veníais a hacer.

Así que, un pastón (porque la ropa interior lujuriosa es cara de narices) que nos dura puesto un suspiro. ¿Y todo eso por un polvo? No hija no. Puntillas que pican, tangas que se meten por el culo, ropa interior incómoda y cara para ¿un segundo? Mejor me compro un pintalabios caro que me da la misma seguridad y me dura un poco más. Visto desde el punto de vista de la inversión, la ropa interior cachonda es un pésimo negocio.

[Tweet “Francamente, cuando tienes hijos el sexo a lo grande es utopía. Tú aspiras a follar. Y ya. “]

Lencería sexy. Asos

Y luego están dos hechos irrefutables: a ti NUNCA te queda como a las modelos (tampoco la de Asos para chicas curvys como yo… ¡esas chicas tienen las lorzas muy bien puestas!) y, por otro lado, todo es modelo putón. No sé porqué la llaman lencería sexy si querían decir putón verbenero, porque es putón pero como de fiesta. Como decía una de mis compañeras, si ya sabían muy bien cuándo pusieron San Valentín: justo antes de los carnavales. Si para Halloween se llevan los disfraces sangrientos, para Carnaval la cosa es ponernos ligeras de ropa. O sea, enfermera sangrienta para Halloween y enfermera sexy para Carnaval. Esa es la premisa. Así que, lo mismo si tu marido no le ha hecho mucho caso a la lencería que has comprado, siempre te la puedes poner para irte al desfile. Y citando a Fernán Gómez, ¡a la mierda!

Fotos: Melies (1), Women’s Secret (2), Asos Curve (3)

Sara Palacios
Sara Palacioshttp://www.mamisybebes.com
Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!
RELATED ARTICLES

7 COMENTARIOS

  1. Jajajaja. Pues mira que yo con lo arreu que soy para todo, tengo la manía de llevar conjuntada la ropa interior, lo que además hace que tenga bragas color carne para los sujetadores de ese color. Por lo demás, hace siglos que arrinconé los tangas, y lo de las bragas de encaje no va conmigo.

  2. Muy divertido, me ha encantado. Yo es que ultimamente, por pasar, paso hasta del polvo. Y sólo un comentario, no se si Fernan Gomez tambien lo dijo, pero para mi el más mítico “a la mierda” fue el de mi paisano Labordeta en el Congreso ante una recua de maleducados parlamentarios que ni le escuchaban

  3. Jajajajaja!!! Me parto de la risa!!! Me encanta tu post y tu forma de contar las cosas!!! Yo también pasó de lencería sexy, aparte de incómoda es cara, así que mejor ropa interior cómoda que para quitársela en un pispás compensa más.

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on