Sin mujeres no hay historia

16

Hoy empezamos la semana con una pregunta: ¿Qué tienen en común un tenista, un aventurero del futuro, un científico, un aviador, un director de cine, un jefe de expedición, un faraón, un burgués, un vikingo, un romano o un artista? En principio parece que no mucho, pero para que no os devanéis demasiado el cerebro -que hoy es lunes- ya contesto yo por vosotros por si no os resulta tan evidente la asociación: Todos ellos tienen pene y, al parecer, para Planeta de Agostini y Playmobil ninguno de estos roles puede ser desempeñado mujeres. De hecho, para estas dos reputadas empresas internacionales, ya no es solo que la identidad de género se identifique siempre con el masculino a la hora de representar a algunas de las culturas y hechos más importantes de la historia de la humanidad, sino que para ambos en los últimos 5.500 años ni una sola mujer ha hecho nada lo suficientemente relevante como para recibir el “honor” de verse representada en uno de los sesenta Clicks que componen la colección “La aventura de la historia” que están promocionando de cara al inicio del curso.

playmobil-coleccion

Cuando veis un anuncio malo ¿nunca os habéis imaginado a quién se le habrá ocurrido algo así y, sobre todo, cómo habrá podido convencer al cliente de que era la mejor propuesta? ¿acaso no hubo nadie durante todo el proceso de creación que reconociese que aquello era un truño? Pues desde que lo vi, yo he estado dándole vueltas a qué tipo de gente toma las decisiones en ambas empresas para, aunque sea solo por una cuestión de puro marketing e imagen, pergeñar un producto tan -cuando menos- políticamente incorrecto y dañino para el público infantil. ¿De verdad nadie reparó en ello?

Recuerdo ese dicho de que si las escribiesen los leones las historias de cazadores serían muy diferentes a cómo las cuentan y no puedo más que pensar que en Playmobil y Planeta de Agostini debe de haber muchos hombres tratando de que la historia siga escrita desde un prisma de hegemonía masculina. Una postura de lo más rancia y trasnochada para los tiempos que corren ante la que, vista la polvoreda que se ha levantado en las redes sociales, ambos se defienden. Los primeros se lavan las manos alegando que su (ir)responsabilidad no va más allá de emitir la licencia del producto; los segundos, acogiéndose a motivos comerciales -que no especifican- para justificar la caracterización masculina de sus personajes.

Aquí no se trata de negar la mayor y, evidentemente,  un repaso de la historia de la humanidad debe incluir figuras como Leonardo da Vinci o Mozart, pero es puro rigor histórico que, asimismo, aparezcan Cleopatra, Isabel I o Marie Curie; al igual que es preciso que concurran romanos y romanas o que los científicos o exploradores pueden ser tanto hombres como mujeres.

playmobil-1
Pasaje del Quijote recreado por Teatro Click

Tampoco apelo a criterios de discriminación positiva ni paridad, porque no los considero en sí mismo representativos -aunque visto lo visto, sí necesarios- de la realidad a la que las mujeres que nos precedieron tuvieron que enfrentarse a lo largo de siglos de historia y en cuyo marco se entiende su lucha por adquirir los mismos derechos que el hombre.

Se trata única y exclusivamente de justicia y, sobre todo, de evitar que, por omisión, en la conciencia infantil continúe arraigando una visión tan sesgada del papel de la mujer a lo largo de la historia de la humanidad.

Así que, por pura responsabilidad, y a pesar de la pasión que una de mis hijas tiene por los clicks, he decidido boicotear a ambas marcas que han decidido arrebatarles a las mujeres cualquier protagonismo, les han negado a mis hijas la posibilidad de contar con referentes históricos femeninos y han optado por alinearse con quienes abogan por perpetuar la supremacía del varón sobre la hembra.

En todo este desatino yo tampoco puedo eludir mi responsabilidad. Cuando vi la campaña reuní a mis hijas e, indignada, les expliqué por qué no estaba bien aquello y les aseguré que muchas mujeres habían jugado un papel crucial en la historia. La pequeña ni lo dudó: “¡Como Eva!”, aseguró rotunda. “¿Qué Eva?” le preguntó su hermana… No se si me mató más que respondiese “la de Adán” o que repasase la foto de las figuras e inmediatamente apostillase “también falta la Virgen María”.

mujeres-play-mobil-historia
Los amigos de Teatro Click han hecho esta fantástica recreación con algunas sugerencias que darían a la colección mayor rigor

Está claro que Playmobil y Planeta de Agostini la han “cagado”, pero todavía más lo he hecho yo cuando en siete años no he sabido aportarle ningún icono femenino más tangible. Un buen toque de atención que me ha hecho reflexionar y ser consciente de que a mí misma me faltan esos referentes y que es mi responsabilidad esforzarme por contrarrestar mis propias carencias para poder reescribir para ellas la historia.

Fotos: Planeta de Agostini y Teatro Click, un original blog que he encontrado en el que recrean pasajes de obras famosas de la literatura universal ilustradas con puestas en escena con los clicks como protagonistas.

Comparte
Artículo anteriorVerano, ¿tiempo de relax?
Artículo siguienteCinco películas de tu infancia que aguantan el paso del tiempo y cinco que no

Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.

16 COMENTARIOS

  1. El carnaval pasado, en el cole de mis hijas tenían que disfrazarse de algún personaje histórico que hubiera hecho algo por el bien común. Los chicos tenían muchísimas opciones para disfrazarse, pero el 99% de las niñas se disfrazaron de Marie Curie ¡porque no conocían ninguna otra mujer que hubiera hecho historia!
    Mi hija se disfrazó de Hatshepsut, la primera faraona del antiguo Egipto.
    Entonces me di cuenta de que no estamos haciendo bien las cosas ¡las mujeres han hecho cosas maravillosas! ¡muchos inventos que nos solucionan la vida han sido hechos por mujeres! ¿por qué no las conocemos? ¿por qué YO no las conozco???
    Queda mucho trabajo amiga…mucho.

    • Exacto!!! Pilar! De hecho, yo ya he pensado proponer en el cole que uno de los proyectos que trabajan durante el curso sea precisamente ese! Mujeres importantes en la historia más allá de Marie Curie, que es la que a todas se les viene a la cabeza.

  2. Fatal me parece esta colección, si mi hija me contesta Eva y la virgen me da un patatús, personalmente, habrá quien lo viva de otra manera. Pero como dices es alucinante que en el proceso de ideas, creación, publicidad de estas figuras nadie haya caído en poner a alguna mujer.

    • A mí, personalmente, se me han abierto los ojos. Tenemos que tomar las riendas y ser más conscientes de nuestras propias carencias. Y sí, yo también coincido contigo, que parece increible que con lo que cuidan las grandes marcas estas cosas hayan metido la pata así.

  3. Es verdad que las mujeres han tenido menos opción a lo largo de la historia para desarrolarse como literatas, científicas, etc debido a la dependencia económica (recomiendo leer “una habitación propia”).

    No obstante, las que han participado de esos campos han sido silenciadas y puestas a remolque de “varones cercanos” a ella (algo que sigue sucediendo)

    Buen post y buena iniciativa. Yo propongo a Rosalia de Castro para esa lista.

    Un saludo.

  4. Estamos tan acostumbradas a que se nos silencie que, muchas veces, ni siquiera nosotras mismas tenemos memoria. En el terreno deportivo cercano estaba pensando en las hermanas Williams, dos tenistas brutales como recalcó Andy Murray en las últimas Olimpiadas. Y, te podrá gustar más o menos su política, pero yo diría que Margaret Thatcher también pasará a los anales de la historia. Pasarán si el machismo no termina por esconderlas entre páginas rellenas con nombres masculinos.
    Gracias por el post.

    • Tres ejemplos fantásticos. Es más, diría que cuatro; porque también Murray es un ejemplo perfecto de como la implicación masculina en la defensa de los derechos de las mujeres es vital para la causa.

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre