Receta estrella vs nuestro mayor fail culinario

8

Primero fue Con las manos en la masa, luego Karlos Arguiñano, más tarde, el Canal Cocina, ahora tenemos MasterChef y Top Chef… vamos, que nuestro ideario particular está lleno de recetas perfectas que tienen pinta de estar buenísimas y que, además, están estupendamente presentadas. Así las cosas es inevitable que algún día nos crezcamos y nos pongamos en plan cocinero profesional, con delantal, paño a la cintura y casi hasta el gorro. Peeeeeero… aunque en nuestra cabeza todo salga perfecto, tenemos que reconocer que algunos platos se nos dan bien -qué bien, muy bien- mientras otros se convierten en un enorme “bluf”. ¿También os pasa? Contadnos en comentarios 😉

“El Brownie” vs. solomillo al Pedro Ximenez (Merak)

El Brownie, así con mayúsculas. Porque no hay otro igual. Porque no hay absolutamente nadie que lo pruebe y no entre en éxtasis. Porque es una receta buena, bonita y barata que gusta a todos y siempre sale bien. Porque vale para un cumpleaños, pero también para un comida en el campo. Porque no necesita frío, porque siempre tenemos todos los ingredientes en casa… Por todo eso y más, mi brownie, EL BROWNIE, es mi receta estrella, la que nunca falla. La que me piden que repita haciéndome la ola.

Mi desastre culinario del que, evidentemente, no hay foto echa por tierra esa teoría de que la cocina es un arte y la repostería una ciencia en clara alusión al “ojímetro” que prima en la primera y hace fracasar la segunda. Pero lo cierto es que un “chorrito” es una medida demasiado inexacta y en manos rumbosas la diferencia entre “chorrito”, “chorro” y “chorrón” es harto subjetiva. Tanto como para convertir el solomillo con salsa de Pedro Ximénez en una empalagosa sopa dulce de Pedro Ximénez con tropezones de solomillo. No digo más.

Nota: Este artículo debería incluir una foto de un delicioso brownie… pero siempre “vuela” antes de que pueda fotografiarlo.

El bizcocho vs. merluza en salsa verde (Pilar)

bizcocho

La receta de mi bizcocho no puede ser más simple: sólo lleva aceite, huevos, harina, un poco de azúcar, un sobre de levadura y un chorro de leche. Además no soy yo quien lo hace, sino mi Thermomix. Y, sin embargo, siempre me llevo todos los méritos je, je. No suele sobrar nada cuando lo saco y tengo varias amigas que, cuando vienen a mi casa, siempre me piden que les haga un bizcochito (incluso me piden otro para llevar).

Mi desastre culinario fue una merluza en salsa verde que decidí hacer un día deprisa y corriendo. Menos mal que he mejorado la receta con el tiempo, pero aquella vez reconozco que estaba incomible. El pescado se quedó medio crudo, la salsa no sabía a nada y el plato en su conjunto parecía una sopa verde con tropezones.

El sándwich mixto vs. tooodo lo demás (Ruth)

sándwich jamón queso

Sí, estáis leyendo bien. Soy un desastre en la cocina. Ni me gusta, ni quiero aprender. Se me da mal, fatal. No soy capaz de recordar ingredientes, temperaturas, mezclas… Olvido las recetas tal cual las voy leyendo. Mis hijas lo saben y avisan a su padre cuando me ven sacar una sartén o una olla del armario. Lo único que se me da bien es descongelar los tupers que mi paco almacena cuidadosamente en el congelador. Eso y el sándwich mixto, el de jamón y queso. Pero frío, que si lo pongo a tostar, lo calcino.

La Quiche vs. el brownie (María Jardón)

Quiche de atun

Sin duda uno de mis platos estrella es la Quiché, la hago de muchos sabores pero el resultado siempre es el mismo a quien la prueba le encanta. Ya os he dado la receta  y no tiene ninguna ciencia pero me he decantado por esta porque (dada su gran variedad) es una de las que más repito en casa y a todos nos encanta.

¿Mi mayor desastre? Sin duda un Brownie que hice una vez y hubo que tirar directamente. Os cuento, tengo una tía americana que hace unos brownies de chuparse los dedos así que un día me dio la receta, una receta sencillísima, la hice varias veces y estaba deliciosa. Un día decidí invitar a casa a un montón de amigos para hacer una tarde de trivial y se me ocurrió preparar un par de brownies y el resultado fue tremendo, no sé que hice con el azúcar pero ¡eran un par de piedras!, Casi no podíamos ni sacarlos del molde…Conclusión, a la basura directamente y yo cogí un trauma que no he vuelto ha hacerlo (de esto hace ya unos 9 años…). Si me animo en los próximos días os hago foto.

Cualquier ensalada vs. cualquier cosa cocinada (Nuria)

canónigos

Sí. Es una realidad. A mí lo que se me da bien es CORTAR… En mis tiempos mozos: cartones para hacer maquetas. (Ya os conté aquello del cloroformo). Hoy en día: Hortalizas. Te corto una verduritas a la Juliana, un pimiento a tiras, las zanahorias a rodajas y el manchego a taquitos. Lo mismo te corto una baraja que una mayonesa. También sé, que para que una ensalada esté bien, hay que recurrir al número TRES. Tres ingredientes bastan. ¿Habéis probado a combinar canónigos, queso de cabra y mermelada de arándanos, por ejemplo? Pues ya lo estáis probando. Yo te hago una ensalada griega, una ensalada César, una ensalada de fruta ¡y hasta te la aliño! pero, porfa, no me hables de tiempos de cocción, ni de ebulliciones, salteados ni fritangas… que cortocircuito. 😉

Arroz con pollo vs. tarta Tatín (Let)

Primer arroz con pollo en la #Actifry. No tiene mala pinta ? #domingueando #niundomingosinarroz

Una foto publicada por Leticia (@estonoescomomelocontaron) el


En honor a mis amigos valencianos hace mucho que dejé de decir que lo que se comía en casa de mi madre los domingos era paella, así que lo que yo preparo tampoco lo es, lo mío es arroz con pollo. En casa mi Paco es somos un poco raritos para la comida, así que no acabo de comprender cómo me queda tan bueno el arroz con el poco aderezo que le pongo. Vamos, que con un pimiento, un diente de ajo, pollo, tomate frito, un poco de vino blanco y arroz hago maravillas. Pero…

… un día hubo una mujer que compró tantas manzanas que no sabía qué hacer con ellas así que buscó y buscó recetas y encontró la de la tarta Tatín. “Esto voy a hacer yo” -se dijo y se puso manos a la obra. Aparte de llevarle mucho más tiempo del que se suponía que debía de llevarle, aquello no salió como se esperaba. Un poco mazacote y pesada… Vamos, que no sabe si volverlo a intentar por quitarse la espinita o mejor le deja las tartas a los profesionales.

Fotos: Pixabay

8 COMENTARIOS

  1. Oye Let! ese artilugio para el arroz no lo conozco yo! y hay que reconocer que tiene muy buena pinta…no es paella pero tiene buena pinta jaja

    Nuria, me parto contigo. Lo mismo te corto una baraja que una mayonesa XD XD y Ruth! otra que odia cocinar ¡menos mal que en casa vuestros pacos cocinan! jeje

    María guapa, anímate con el brownie! estoy segura que si usas la famosa receta de Merak (que está haciendo furor en la redacción) te saldrá de rechupete

  2. jajajaja buenísimo lo de Nuria. La receta de ese brownie la tengo que probar si o sí y el arroz con pollo de Let, vaya pinta también. Pilar, la merluza en salsa verde tiene su complicación, yo empecé a pelearme con ella hacer unos meses y ya me va saliendo más o menos jejeje

  3. Yo tengo 4 o 5 recetas heredadas de mi madre y me salen bien. La que mejor, según mi querido, sería el arroz meloso. Pero me pasa como a Let, que lleva poca cosa y sale muy rico jajaja
    Por el contrario, recuerdo la primera vez que hice carne guisada… me quedo la salsa como muy aguada y pensé “Arguiñano dice que con harina eso se arregla” y a por ella me fui… y aquello espeso y espeso hasta quedar grumoso… en vez de una cucharita de café, eché una sopera.

  4. Me ha encantado el post! A mi me encanta cocinar pero reconozco que hay una gran desigualdad entre platos y platos que por no quedar no quedan ni desiguales!! 🙂
    psd: parece tontería pero el bikini también es uno de mis platos estrella

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre