6 Actividades para entretener a tus hijos en un restaurante sin tecnología

10

Me gusta comer fuera. ¿He dicho me gusta? No, ¡me encanta comer fuera! o… más bien me encantaba, porque cuando tienes hijos esto es algo que cambia bastante. El mayor se portaba tan bien cuando era pequeño que podíamos llevarlo a cualquier lado y seguir disfrutando de lo que es nuestro mayor placer (tengo la suerte de compartir este entusiasmo por degustar comida ajena con mi Paco). Pero cuando llegó el pequeño y el mayor creció… se acabó lo que se daba. Más de una vez he tenido que agachar las orejas como explicaba mi compañera Vero la semana pasada, y tachar un sitio de la lista por miedo a que no me dejen volver a entrar.

No solemos ir siempre a los sitios que tienen zona infantil. Es donde más a gusto estamos, pero creemos que también es importante que aprendan a comportarse teniendo que estar en la mesa. Eso sí, evitamos sitios tranquilos o que no sean suficientemente amplios para no salir de los nervios ni tener que aguantar miradas de pocos amigos.

desayuno

Antes de ser madre pensaba que jamás le dejaría el ipad o el teléfono a mis hijos en la mesa, miraba con caraperro raro a los padres que tenía en la mesa de al lado que lo hacían y pensaba “¿para un día que salen a comer no pueden disfrutar en familia que tienen que enchufar a los niños a la maquinita…?” ¡JA! pocos padres conozco que no hayan sucumbido a esta tentación y es que, la realidad es que después de estar peleando a diario en casa para que los niños coman, sales y quieres relajarte, poder estar en la mesa tranquilamente sin gritos, carreras, cubiertos al suelo, etc. Aún así, como no soy muy amiga de estos aparatitos en la mesa, hoy os traigo algunas ideas para entretener a los peques en un restaurante sin tener que recurrir a las nuevas tecnologías.

carta restaurante

Jugar con la carta

Leerles los platos que hay y que te “ayuden” a elegir, sobre todo lo suyo. Luego podéis pedir al camarero que os deje una carta en la mesa y hacer diferentes “juegos” con ella… ver qué platos habéis probado alguna vez o si os gusta los ingredientes que llevan, cuáles de ellos os gustaría probar en otra ocasión, si sólo escuchando el nombre aciertan si es carne o pescado… cualquier cosa que se os ocurra. ¡Imaginación al poder!

El veo-veo

Un clásico que nunca pasa de moda, en casa jugamos al veo-veo de colores, al de letras y ahora mi mayor quiere inventarse el de números, pero todavía no tiene muy definidas las reglas. Si la espera por la comida se hace muy larga, unas cuantas partidas de este juego y el tiempo pasará volando.

El teléfono estropeado

Nos encanta jugar, a veces te encuentras el impedimento de tener que pasarle el mensaje a uno que está en el otro lado de la mesa, pero los pequeños lo solucionan sin problema, si hay que pasar por debajo de la mesa se pasa … así que ya sabes, déjales a ellos en la esquina y a ver que frase llega al final. Notarás que si juegas antes de comer muchas frases de las que se dicen van en relación al hambre que tenéis en ese momento.

Comecocos con servilletas

comecocos

Si las servilletas son de papel, algo que encanta a los niños y que es muy sencillo de hacer son los comecocos. Dobla la servilleta haciendo un comecocos y decóralo con las pinturas. Podéis pasar un rato divertido jugando a ver que actividad os va tocando, eso sí, que todas sean de hacer sentados porque lo suyo es no molestar al resto de los comensales.

Alimentos que empiecen por…

Otro clásico. Empezando por la A ir haciendo todo el abecedario diciendo alimentos que empiecen por cada letra. Podéis jugar sin más o puntuando, el que más alimentos consiga decir de cada letra se llevará un punto, el que gane puede ser el encargado de elegir el postre (que ya sabemos que ese se suele compartir).

Colores para pintar siempre encima

No salgo de casa sin ellos, en el bolso siempre llevo una cajita de 3 o 4 colores, de esas que te suelen dar en algún restaurante como el Vips y una libretita pequeña que siempre me saca de un apuro. Si sé que vamos a ir a comer y me da tiempo a prepararme, les llevo un estuche y libreta grande y ¡oye1, no se acuerdan de pedir el móvil para nada. Esto suelo dejarlo para cuando terminan de comer, se entretienen solos y nosotros podemos estar un ratito de sobremesa que también se agradece. Eso sí, hay que tener cuidado porque si tus hijos son unos artistas (yo tengo TODA la casa que parece el techo de la Capilla Sixtina) corres el riesgo de que pinten donde no deben… mi pequeño ya ha dejado alguna carta con su firma…

Estas son algunas ideas que nosotros ponemos en práctica para hacer amena la espera ¿y vosotros?, ¿como los entretenéis?

No quiero terminar el post sin recomendaros que lo primero que hay que intentar es la conversación. Haced que vuestros hijos se sientan importantes y parte de la mesa, hablad con ellos, que os cuenten sus inquietudes, planead las vacaciones, la próxima fiesta de cumpleaños pero si no les veis muy habladores poned en práctica las otras alternativas. Salid a comer en familia y disfrutar de ello.

Imágenes: Pixabay

10 COMENTARIOS

  1. Que guay el post María! Nosotros últimamente tiramos de tablet….. 🙁 En casa no la usan, solo cuando salimos a comer fuera. Y les premiamos con ella si se terminan toda la comida. Y oye, no hay niñas! Pero son muy buenas tus ideas! Ah! Tampoco me faltan unos colores en el bolso! Jiji

  2. Tengo cuatro hijos, la mas pequeña 30 años y…..los he llevado a comer a restaurantes. Siempre les recordabamos su padre y yo cuando entrabamos que no podian molestar al resto de las personas, ibamos en dos tandas a lavarnos las manos mientras uno de nosotros pediamos las bebidas y luego les dejabamos elegir un plato, eso les encantaba. Y mi hijo que tenia mucha imaginacion le seguiamos todos el rollo le enca taba la carne de pantera y nos compinchabamos con el camarero. Mis tres hijas nunca nos delataron.luego pintaban un dibujo y jugabanal veo veo,,,,(eso habia de vez en cuando bajar el tono…..porque se animaban).
    NUNCA DEJAMOS QUE MOLESTARAN pero ahora qje estamos solos…..siempre dan vueltas todos los niños alrededor de nuestra mesa y sus papas estan sumamente TRA QUILOS

    • Si Rakel, tienes toda la razón, la verdad es que ahora es muy normal ver a niños corriendo por el restaurante. Yo reconozco que cuando vamos con más niños me cuesta tenerlos sentados pero nunca estoy tranquila, siempre estoy pendiente de que no molesten a la gente, lo llevo muy mal.
      Gracias por tu comentario y me ha encantado lo de la carne de pantera 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre