domingo, mayo 29, 2022
InicioMaternidadTeen Store, reducto adolescente

Teen Store, reducto adolescente

Las que tenéis hijas adolescentes ¿no os ha pasado que una parte significativa de los “conflictos” cotidianos que con ellas mantenéis tienen su origen en la ropa? Cuando alcanzan cierta edad, autonomía y desarrollo físico, a medio camino entre la infancia y la adolescencia, no siempre lo que nuestras hijas quieren vestir es lo que a las madres más nos gusta o, sencillamente, lo más acorde con su edad. 

Hay muchas marcas con líneas juveniles como Gocco o Massimo Dutti que, cada una en su estilo, ofrecen alternativas resultonas. A mí, personalmente, los estilismos que la segunda de estas firmas ofrecen para las adolescentes me encantan… pero, reconozcámoslo, son propuestas que no siempre están próximas a lo que a nuestras ya-no-tan-niñas (que tienen la vista más puesta en el brilli-brilli, minishorts, bodies y ombligos al aire de Bershka, Pull and Bear y compañía) les gusta.

Llegar al consenso a veces no es fácil, sobre todo si vives en una ciudad pequeña en la que lo que manda es el imperio Inditex y las adolescentes parecen clones. Por eso, para mí fue un auténtico descubrimiento dar con el Teen Store de El Corte Inglés, un espacio en el que podemos entendernos y en el que nos resulta más fácil encontrar prendas que satisfagan las ansias de mi hija por crecer y mis intentos infructuosos porque su llegada a la adolescencia sea progresiva. 

¿Qué es el Teen Store?

Teen Store fue la gran apuesta en moda de El Corte Inglés en la primavera de 2016 para conquistar al público teen. Se trata de un espacio dentro de la zona de moda infantil orientado a adolescentes entre los 11 y los 16 años, con tallas que van desde la XXS a la M. Como experiencia piloto se implantó solo en los centros de Sanchinarro, Pozuelo en Madrid, Diagonal en Barcelona, Zaragoza, Lisboa, Palma, A Coruña, Alicante y Valencia, pero también está disponible en la tienda on-line.

Aunque tiene una marca exclusiva, Belle & Rebel, el Teen Store es un espacio en el que confluyen varias firmas: principalmente Antimilk, Double Agent, Ewa & Me, Tarantela y Pepe Jeans, aunque ocasionalmente podemos encontrar también calzado de otras marcas como Adidas, Vans, Karl Lagerfeld, Little Marc Jacobs… Estas últimas son más bien complementos puntuales para ciertos looks

¿Qué podemos encontrarnos en el Teen Store?

Pues un poco de todo. Principalmente, ropa casual, pero también alguna que otra colección más formal para eventos, pero sin caer en el exceso de sobriedad o la ñoñería que repele a la mayoría de adolescentes.

Camisetas y tops de todo tipo, tejanos, un amplio catálogo de sudaderas, vestidos, alguna que otra prenda de abrigo y complementos diversos, desde calcetines a bañadores pasando por bolsos o bisutería. 

Después de leer nombres como Adidas, Pepe Jeans o incluso Tarantela estaréis pensando que quizás sean prendas para bolsillos desahogados y no os voy a mentir: sí, hay cosas más “carillas”; y no, no os vais a encontrar camisetas a diez euros como en Stradivarius… Pero dentro de la colección hay precios para todos los gustos

¿Por qué nos gusta Teen Store?

Digo NOS gusta porque creo que es de los pocos lugares en los que ahora mismo mi hija y yo podemos llegar a un alto grado de consenso respecto a lo que es idóneo para su edad. Esa es, para mí, la idea clave y por eso he de confesar que a veces no me importa pagar un poco más, comprar dos en vez de tres camisetas o esperar a las rebajas…, pero volvernos a casa satisfechas tanto ella como yo.

Vaya por delante que el 90% del resto de la familia y la suya propia hasta hace bien poco ha salido de Zara, pero todos sabemos cómo acaban algunas camisetas al segundo lavado… Por eso también valoro que quizás pueda comprar en el Teen Store un menor número de prendas, pero estas van a sobrellevar mejor el paso del tiempo. Hay camisetas que se ha puesto tooooodoooo el pasado verano y que están casi como el primer día. En este sentido me recuerda un poco a la ropa de Bóboli, que es cierto que estaba un peldaño por encima en precio, pero a años luz de calidad, al menos cuando yo se la compraba.

View this post on Instagram

Indecisa❓ Pero en la buena dirección ?

A post shared by Teen Store (@teenstoreeci) on

Tampoco es jauja, ¡oye! que hay looks imposibles para sus once años, pero ahí también está el grado de tolerancia que como madre tengas hacia el “chonismo”. El mío he de reconocer que es bastante bajo.

No podría quedarme con una marca concreta, porque desde que el pasado verano lo descubrimos hemos ido “picando” de una y de otra, además, influye las colecciones de cada temporada. El año pasado, se (nos) enamoró(amos) de varias prendas de Double Agent, pero repasando el armario he constatado que Belle & Rebel ha ganado por goleada este verano. Y, por supuesto, está Ewa & Me, que me flipan sus camisetas y sudaderas a pesar de que a la mayoría le añadiría media cuarta de largo 😉 Pero ahí entra ya en el terreno de mis paranoias.

La primera incursión para preparar el armario para el otoño no ha sido muy satisfactoria. No porque no encontrase ropas de su agrado, sino porque encontró muchas más de las que yo estaba dispuesta a comprar, pero es que hay que reconocer que la colección de otoño-invierno viene cargada de cosas chulísimas.

Me habría encantado ilustrar el post -que, por cierto, no es patrocinado- con imágenes de mi hija luciendo palmito para que veáis que modelos tan chulos, pero no se ha dejado. Pero seguro que con todas estas fotos que os he dejado de su instagram os hacéis una idea de lo que podéis encontraros. 

María L. Fernández
María L. Fernández
Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on