miércoles, diciembre 8, 2021
InicioLifeStyle10 cosas que me gustan de los días de lluvia

10 cosas que me gustan de los días de lluvia

10-cosas-que-me-gustan-de-los-dias-de-lluvia

Con los litros y litros de agua que han asolado este país en las pasadas semanas me he hartado de escuchar quejas, así que hoy os voy a contar 10 cosas que me gustan de los días de lluvia. 

  1. La luz. Los días de lluvia tienen una luz especial que tamiza todo haciéndolo más hermoso. No son deslumbrantes como los días soleados pero hacen brillar. Si no me creéis preguntadle a un fotógrafo… o pedidme que os enseñe una foto de mi boda.
  2. El frescor. Esa sensación tan buena de fresquito que se queda en el ambiente es indescriptible, sobre todo tras una buena tormenta de verano. Se me eriza la piel sólo de pensarlo.
  3. La limpieza. La boina de contaminación de las grandes ciudades se queda en nada en cuanto empieza a jarrear… sí, jarrear, que con unas pocas gotas no se limpia nada.
  4. El olor. Ya sea a tierra mojada o a hierba recién cortada el olor es una de las mejores cosas de los días de lluvia.
  5. La sensación de felicidad. Vale, esta es completamente personal e intransferible. Sí, a mí también me ponen las pilas los días de sol, me dan energía, pero la lluvia me habla de renovación, de alejar lo malo para que pueda llegar lo nuevo y ese pensamiento me hace sonreír.
  6. No hace falta regar las plantas. En estos días de carrera y falta de tiempo cualquier cosa que nos haga ganar algo es bienvenida así que no es tanto que la lluvia riegue, sino que evita que tengamos que regar. Un par de minutos son calidad de vida.
  7. No hay aglomeraciones. Más allá de ir a trabajar o llevar a los niños al colegio es una verdad universal que cuando llueve la gente se queda en casa. Es, por tanto, un momento perfecto para ir de compras o a la peluquería. Imagina centros comerciales desiertos con sus suelos relucientes y las dependientes listas solo para ti. ¿A que has sonreído?
  8. Caminar sin paraguas. Pasear bajo la lluvia, dejándose empapar, quedarse parada unos instantes mirando hacia el cielo, sentir el agua en el rostro. Respirar hondo y soltar el aire.
  9. Ver la lluvia desde detrás del cristal. Echar una mantita sobre las piernas, sujetando un café o un chocolate caliente mirando las gotas resbalar por el cristal. Leer un libro escuchando el «tap-tap-tap». Placer.
  10. Y la botas de agua. Que me estoy poniendo demasiado mística ya, las botas de agua, sí, señoras. De colores, con topos o con dibujos, tobilleras o altas, las botas de agua son lo más y es genial tener una excusa para poder usarlas.

Hace unos días alguien muy especial me descubrió este vídeo y yo quiero compartirlo con vosotros «Si llueve que llueva»

¿Os gustan los días de lluvia?
Let B. Díazhttp://estonoescomomelocontaron.com/
Soy Leticia la mamá de Ojazos desde 2013, mujer desde 1978. Siempre corriendo y con mil cosas en la cabeza para hacer pero con poco tiempo para llevarlas a cabo. Escribo en Esto no es como me lo contaron y Las Letras de Let porque es lo que más me gusta hacer en el mundo. Activa, habladora y comprometida, cabezota y risueña vivo en una permanente contradicción. Necesito contar las cosas que me pasan para que no se me enquisten en alma.
RELATED ARTICLES

14 COMENTARIOS

  1. Pero que bien lo has descrito. No me va mucho la lluvia, soy más de sol, pero de vez en cuando me encanta que llueva … y hacer lo que comentas, sobre todo dejarme mojar por la lluvia … que también gusta mucho en ocasiones … y luego peli y mantita y a ver como llueve desde casa. ¡Gracias por compartirlo con nosotras!

    • Es que no puede ser todo tan negativo por mucho que el día esté gris. Si te pones seguro que tú también encuentras más cosas positivas de las que crees a priori. Gracias por pasarte. Un abrazo

  2. ¡Que se lava el coche! ¡Solo, sin esfuerzo y sin dinero! Eso es lo que más me gusta a mí de los días de lluvia. Ahh, y ver chapotear en los charcos a los niños ajenos (a mi bichilla aún no le ha dado por esto porque si llueve no la bajo del carrito) e imaginarme el faenón de sus madres para limpiar esa ropa soy un mal bicho!

    • Jajajaja Lucía, como madre de uno de esos niños, he de decir que también me encanta. Le planto las botas de agua y según entra en casa directo a la ducha y la ropa a la lavadora. Pero es que le encanta y lo hacemos como plan, «mamá, vamos a la calle a saltar en los charcos» y ahí que nos vamos jajajaja

    • Me encantan vuestras aportaciones chicas. Aunque al decirlo Lucía lo máximo que consigo es imaginarme a Peppa Pig saltando y tirándose de espaldas al suelo cuando le da el ataque de risa 😉

      Besote

  3. A mi no me gustan demasiado los días de lluvia… Pero se que son necesarios y cuando intento buscarles algo bueno, algunas de las razones coinciden con las tuyas. Desde luego la del olor a tierra mojada no! A mi no me gusta nada! Jeje. Pero desde que soy mami me encanta saltar en los charcos con mis botas de agua!
    Ah! Y limpiar los cristales y que llueva… Ir a la peluquería y que llueva… Eso… Eso lo dejamos para otro post! 😉

    • Vir, desde que somos madres tooooodo lo vemos con otros ojos, afortunadamente 😉

      Eres la primera persona que conozco a la que no le gusta el olor a tierra mojada. No dejas de sorprenderme amiga.

      Besote

  4. ¿En Galicia no usan bolsas de plástico para protegerse el peinado de peluquería de la lluvia? ja ja ja ja ja

  5. Mira que me gustan los días de lluvia, comparto muchas de tus razones. Pero odio las tormentas, me ponen muy nerviosa :S
    Mi motivo favorito es el del olor a tierra mojada, abre los pulmones 😀
    Saludos!!

    • A mí me gustan las tormentas, pero no los tormentones. Me asustan. Siempre pienso cómo era aquello de protegerse de los rayos y, como muchas veces me pillan de regreso a casa, me pongo nerviosa pensando que voy dentro del coche y nunca tengo claro si eso era malo o bueno. Paranoias que tiene una.

      Gracias por pasarte. Un abrazo.

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo