viernes, agosto 19, 2022
InicioOcio50 sombras de Grey y otros 10 momentos tórridos del cine

50 sombras de Grey y otros 10 momentos tórridos del cine

No conozco a nadie -absolutamente a nadie- que haya leído “50 sombras de Grey” y le haya gustado. Y, sin embargo, E.L. James ha vendido más de cien millones de ejemplares en todo el mundo de su afamada trilogia, catalogada por algunos como “novelas erótica hechas por y para mujeres”. Su best-seller ha sido traducido a 51 idiomas y se ha convertido en la serie con más libros vendidos en menos tiempo de toda la historia de la literatura. Aquí algo falla. O yo me relaciono con gente aparentemente demasiado culta, o esto es como lo de las encuestas electorales y la intención de voto… acabamos mintiendo porque nos sentimos un poco avergonzadas de dejarnos arrastrar por este tipo de fenómenos globales.

Pero, ¡vamos a ver! En pleno siglo XXI y con el despliegue de medios digitales que tenemos a nuestro alrededor, ¿me vais a decir a mí que las mujeres necesitamos someternos a este tipo de tortura intelectual para ponernos “picaronas” con un relato erótico?

Pues si la historia en papel batió récord, las cifras que han trascendido parecen indicar que son millones los que están contando las horas para el estreno de la película. La Berlinale acogerá hoy su premier pero nosotros, en España, tendremos que esperar al viernes 13, preludio de San Valentín, para comprobar si está a la altura de toda la expectación que ha generado. Aunque parezca increíble, ya se han dispensado más de dos millones y medio de entradas en todo el mundo. Solo aquí en España, Universal Picture, su distribuidora, ha confirmado la venta anticipada de 140.000 localidades.

“Fantástica, excitante y elegante…”, la ha definido su directora, Sam Taylor Johnson –Destricted, 2006, Nowhere Boy, 2009-. Y ¿qué queréis que os diga? A mí me parece toda una declaración de intenciones. Además, el hecho de que haya sido calificada como R -los menores de 17 años podrán entrar acompañados de un adulto-  debe hacernos pensar que, en lo que a sexo explícito se refiere, va a resultar mucho más light que el libro.

Así que, la han podido empaquetar con todo el marketing que queramos, puedes estar expectante por saber si la pareja Dakota Johnson-Jamie Dorman resulta creíble en su papel o por comprobar si la habitación roja era tal y como la imaginábamos…  pero ¡desengáñate! si lo que realmente quieres es que este fin de semana suba la temperatura, me temo que resultará mejor plan que vayas al video club o tires de cine on-line y recuperes algunos de los títulos más tórrido de los últimos tiempos. ¿Podrá “50 sombras de Grey” hacerse un hueco en este Top Ten?:

 

tango

El último tango en París (1972)

Película intensa de un director intenso como Bertolucci. Un baño, mantequilla como lubricante y Marlon Brando. Sobran explicaciones. Más introspección que sexo y, aún así, un buen número de españoles tuvo que cruzar la frontera para burlar la censura a la que fue sometida durante la dictadura en nuestro país, lo cual revela lo necesitados que estaban nuestros padres de emociones fuertes -cinematográficamente hablando- en aquellos años. Como curiosidad, la famosa escena de la mantequilla no estaba recogida en el guión y “surgió” sobre la marcha. Años después, María Schenider reconoció que para ella resultó de lo más humillante.

 

emmanuel

Emmanuelle (1974)

Probablemente nunca hayas visto “Emmanuel”, pero seguro que conoces su butaca de mimbre. Sylvia Kristel y su collar de perlas es la viva imagen del erotismo. La original, como cumbre del “soft porn”, tiene un pase, pero la cosa acabó degenerando en hasta siete secuelas reconocidas, a cada cual más heavy, con ilustrativos títulos como “La antivirgen” o “Las orgías de Emmanuel”. Sin comentarios.

 

imprerio sentidos

El Imperio de los sentidos (1976)

Que su título original en japones sea “Corrida de amor”, nos debe dar una idea de por dónde van los tiros. La intención original de su director, Nagisa Oshima, era rodar una producción mucho más comercial, pero la cosa se le fue de las manos y las escenas de sexo explícito -violación, sexo anal y oral, asfixia, gerontofilia, mutilaciones, fetichismo…- hicieron que la censura se cebase con ella. Aunque en países tradicionalmente muy puritanos como en Estados Unidos superó los problemas iniciales para su distribución, en otros, como el propio Japón, tardó años en exhibirse.

 

caligula1

Calígula (1979)

Reparto colosal -los oscarizados Peter O’Tool, Sir John Gielgud y Helen Mirren, entre otros- para una película de Tinto Brass de la que se hicieron dos versiones. Una sin censura, con todo el metraje, y otra con menos carga erótica. Poco arte, mucho sexo y violencia para un proyecto con ínfulas que acabó convertido en una sucesión de desastrosas orgías rozando el porno más tópico.

 

9

Nueve semanas y media (1986)

Viendo ahora la decadencia física que ha padecido Mickey Rourke cuesta imaginárselo como un sex-simbol de una generación, pero lo cierto es que él y Kim Basinger fueron los protagonistas de los sueños húmedos de más de uno. La cuestión es… recordamos la venda, el hielo, el polvo en las escaleras, el baile erótico de Kim, su sombrero… pero, ¿alguien es capaz de decirme cómo acaba la historia? Pues eso es “Nueve semanas y media” En Estados Unidos fue un rotundo fracaso y fue aquí en Europa donde se disparó su fama.

 

edades de lulu

Las edades de Lulú (1990)

“Bambola”, “La teta y la luna”, “Jamón Jamón”, “Bilbao”… Bigas Luna nunca ocultó su inclinación por el sexo como reclamo comercial. Basada en una novela de Almudena Grandes, Lulú -encarnada por la italiana Franccesca Neri- ejerce de Lolita patria, despertando a la vida adulta con juegos sexuales que acaban yéndosele de las manos. Como curiosidad y solo por ver a Bardem antes de convertirse en abanderado del “mundo de la cultura” nacional ya merece la pena echarle un ojo.

 

maxresdefault

Instinto Básico (1992)

Nunca un cruzado mágico -y no precisamente de Playtex, sino de piernas- y un punzón dieron para tanto. Rodada sin dobles en las escenas más calientes, Sharon Stone tomó el relevo de Kim Basinger como reina del erotismo de los 90 y Michael Duglas, cuyo contrato, por cierto, incluía una cláusula por la cual su pene no podía aparecer en pantalla, acabó en una clínica para desintoxicarse de su adición al sexo. “Instinto básico” es el icono del cine erótico para toda una generación, la película que insinuaba y mostraba lo que, por entonces, algunos solo llegábamos a sospechar. Lo más parecido al porno en formato comercial.

 

cuerpo

El cuerpo del delito (1993)

Entra dentro del capítulo de películas que nunca debieron existir. Al rebufo de “Instinto Básico”, Madonna -como después haría también Demie Moore en “Streaptease” y “Acoso”-, se apuntó al filón de las erotic movies, con Willen Dafoe como partener, aunque ni de lejos alcanzaron la fama de sus predecesores. De hecho, probablemente, ni recordases su existencia si no la estuvieses leyendo aquí. Para que te hagas una idea: Desempolvas -con segundas eso de desempolvar- el guión de “Instinto Básico” y lo aderezas con unos toques de la estética de “Like a virgin” y voila… Madonna como acreedora de uno de sus cinco premios Razzie.

 

Eyes_Wide_Shut

Eye Wide Shut (1999)

Si la Iglesia de la Cienciología se parece remotamente a la secta de la película, no me extraña que Tom Cruise sea un devoto convencido. Tenía todos los ingredientes para triunfar: Un director de culto como Kubrick del que, además, fue su obra póstuma; una de las parejas más atractiva del momento en  Hollywood, la que por aquel entonces encarnaban el matrimonio Cruise -Tom y Nicole- como protagonista y la promesa de escenas de alto voltaje sexual. Veredicto: Coitus Interruptus. Mucho ruido y pocas nueces para una película más pretenciosa que erótica.

 

nymphomaniac1

Nymphomaniac (2013)

Como son dos volúmenes -estrenados con un mes de diferencia entre ambos- y casi cinco horas de metraje, aquí hay película y sexo todo lo explicito que te puedas imaginar para dar y tomar. La historia de una ninfómana contada por Lars von Trier es una combinación que, de por sí, ya promete, pero esto es para gustos. O te encanta o cortas el tema a los diez minutos. Solo por ilustrar: para rodar las escenas de sexo no simulado, se compusieron de forma digital los genitales de actores porno en el cuerpo de los protagonistas de la película. ¿Cómo te quedas?

Y si “50 sombras de Grey” y nuestro repaso te han sabido a poco, yo te sigo aportando títulos. Que por ideas no sea: “Henry & June”, “Shame”, “The dreamers”, “Y tu mamá también”, “Lucía y el sexo”, “Crash”, “Portero de noche”…

María L. Fernández
María L. Fernández
Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.
RELATED ARTICLES

27 COMENTARIOS

  1. Me viene otra a la memoria: la insoportable levedad del ser, magnífica obra de Kundera, llevada a las pantallas, y que relata la tormentosa vida amorosa entre Thomas y Teresa, interpretada por los jovencisimos Juliette Binoche y Daniel Day Lewis. Y de la que rescato el siguiente párrafo: El hombre nunca puede saber qué debe querer, porque vive sólo una vida y no tiene modo de compararla con sus vidas precedentes ni enmendarla en sus vidas posteriores“. Tiempo ha pasado desde su estreno, pero su sombra, esta sí, será siempre alargada. Saludos y felicitaciones por tu repaso a la filmoteca.

    • Exacto, Pau, ese es otro de los títulos que manejamos y que se quedó en el tintero. ¡El párrafo que traes a colación es una magnífica reflexión!

    • Fíate, pero también lee entre líneas, a algunas ni te acerques, ¡que no merece la pena que pierdas el tiempo amiga!

  2. interesante repertorio de las cuales te diré he visto alguna comercialmente vendida…… Te sugiero añadas a la lista El Amante, de Margarita duras…… Una historia de amor/sexo/pasión de una colegiala en la china de los años duros políticamente hablando.

    Desde luego te diré que al cine no iré a verla, no me llama la atención ni la peli (después de leerme el primer libro) ni los actores ji la sumisión ni el sado.

    Un beso

    • Me apunto la sugerencia. Hay un montón que se quedaron por el camino. Realmente, para ver algunas de estas hay que echarle muuuuchas ganas!

  3. Yo me leí el libro y medio de 50 sombras de Grey. No tengo ningún rubor en reconocer que me gustan auténticas mierdas tanto de libros como de programas de televisión pero a mí no me gustó. Tanto polvo me impedía leer la historia y al final se hacían un poco cansinos ¡iros a un hotel! Pero he de decir que sí que conozco gente que reconoce sin ningún problema que ha leído el libro y lo ha disfrutado. A mí me parece fenomenal.
    La película la iré a ver, supongo, pero ya te digo yo que cuando pueda y con alguna amiga si tal para echarme unas risas. Sola, no. Y con mi marido tampoco. Y si se me pasa porque ya sabes como son estas cosas, que quieres y luego lo vas dejando, lo vas dejando… tampoco pasará nada.
    Veo que no soy yo muy del género erótico festivo porque conozco las películas en plan teórico, pero no tengo el gusto

    • Ni uno, ni uno y medio, ni dos… ¡los tres! Me leí los tres y casi de un tirón. Si es que soy muy pavera, porque yo lo hice por la historia de amor, porque lo que es poner, poner, a mí personalmente no me sugería nada. Y la peli… ufff, pues como tú dices, si se tercia puedo verla para echarme algunas risas, pero sin que me vaya la vida en ello.

  4. Pues a mi me gustó la trilogía 50 Sombras por el simple hecho que, sin ser un hito de la literatura universal, para mi cumplió el fin, entretenerme y hacerme pasar un buen rato. Me gusta picar en varias flores, y lo mismo que me puedo beber Los pilares de la tierra también tengo sitio para literatura frugal y mundana. He visto varias de las películas que nombras, la mayoría en la adolescencia con la pandilla de amigas cuando nos picaba la curiosidad jajaja. Añadiría El cartero siempre llama dos veces, Diario de una ninfómana, y le tengo ganas a Shame y a Fassbender jur jur jur

    • Pues hija! esa es la esencia, si te gusta y te entretiene, adelante! Yo me la leí porque me picaba la curiosidad de cómo acababa la historia de amor. Jajaja. Me apunto esos tres títulos. El Cartero no me llama mucho, pero Shame me tiene buena pinta. GRacias

  5. Yo me leí uno, buscando mi primera preñez que esta yo entonces, y a mí no se me ocurrirá leer otro más de la trilogía de Grey. Si es que no hay historia ninguna. Cualquier quinceañero te puede contar lo mismo de su fin de semana por mensajes de whastapp (con menos lujos y estilo,eso sí). Oye, y de estas pelis me suenan los títulos pero tampoco he visto ninguna ¡voy para monjita de clausura!

    • Bueno, bueno… que ahora estoy quedando yo aquí de “salidorra”. Jajaja. Por la información una se documenta y hace los sacrificios que haga falta.

  6. JHajajaja… Pues a mí me gustaron los libros, pero ya te he dicho poor privado que yo soy un poco rarita.. Y del resto de pelis, algunas las he visto y otras no…
    Aunque yo si tuviera que ver la peli, la vería con mi marido y en casa…

  7. La diosa que llevo dentro de aplaude por tu confesión 😉 Yo también confieso. Los leí, los tres, y de una sentada casi. Soy pavera a más no poder. No sé si quería “redimir” a Christian o que me arrastrase al lado oscuro.

  8. 50 sombras no los he leído porque me da mucha pereza. Pero sí conozco a quien los leyó, los disfrutó y le despertaron la libido para alegría de su marido. Para gustos los colores y cada cual con su mecanismo, no seré yo quien juzgue a nadie por sus preferencias 🙂
    De las películas, he visto 7 y la que más me gustó Las edades de Lulú aunque sigo prefiriendo el libro.

    • Pues tienes toda la razón, Alejandra, ¡cada uno con sus preferencias! 50 sombras de Grey tiene el morbo de “si todo el mundo habla de este libro, algo tendrá, voy a darle una oportunidad”… Y a lo tonto a lo tonto te tragas la trilogía, más que nada para saber cómo acaba 😉
      Yo no he leído el libro de Las edades de Lulú. La peli la vi hace años y la “reví” hace poquito y como que la cogí con sentimientos diferentes… No sé si me explico

  9. Confesaré que no he pasado del primer capítulo y que tengo a mis amigas locas por ir a ver la peli y he declinado su invitación. La veré, no digo que no, pero ahora mismo no voy corriendo. Me gustan las películas eróticas y es cierto que hay algunas que son para echar de comer aparte. Mi hermana no había cogido un libro en su vida y se leyó los tres del tirón jajajajaj esto da para más de un estudio sociológico como GH.

    • Pues si ha conseguido que lea mucha gente que habitualmente no lo hace ya le vamos a dar un aplauso, ¿no? A mí, con la película, me pasa como a ti. No digo que no la vaya a ver, pero no creo que vaya corriendo al cine.

  10. Yo si he leído los libros. Tengo que reconocer además que los lei hace más de un año, no tarde ni tres semanas en leerlos. Y después de ver la peli dijo, voy a leer el primero a ver si me acabo de enterar, que hay cosas que no me cuadran mucho… Acabé leyendo de nuevo los tres en dos semanas. Eso si, cuando te saltas cada escena de sexo y sigues la historia gana más jejeje
    De las pelis que dice creo que no he visto alguna, hace tiempo y por pura curiosidad… Cosas de la edad jajajaja
    Saludos!

  11. Yo lei el primer libro de cincuenta sombras, bueno mi hija fue creada durante la lectura, pero no me gusto lo suficiente como para continuar la saga, sinceramente ya me dio palo. La pelicula ni la he visto ni la vere, no se donde ven al grey en ese actor y ella tampoco me inspira mucho, ademas si no tiene las escenas “importantes” entonces te quedas sin nada.
    Del resto de peliculas he visto varias, pero yo me quedo con “la secretaria” esta catalogada como dramatica pero en casa dio para unos cuantos fuegos artificiales :p. Otra seria “las historias de O”
    Buen sabado 😉

  12. Me confieso culpable también. A mi si me gustaron los libros de 50 sombras!! De hecho, leí el primero, y tal cuál lo acabé, me lo volví a leer O_O Jamás había hecho eso, pero quería enterarme mejor de los detalles. Y cuando acabé de leerlo de nuevo ya me leí el segundo y el tercero seguidos. Eche un vistazo a la versión contada por Cristian… Pero eso ya si me parecía un poco robo, pero si lo tuviera gratis seguro lo leería xD. Ponerme… Pues a ratos, algo me animaba, mínimo un hormigueo, pero reconozco que me enganchó sobre todo la historia. Me gustan estos dramas románticos que sabes acabarán bien. También decir que la temática SBDM en libros y comics me gusta y había leído mas cosas.
    De película ya es otra cosa, he visto varias de la lista y nada del otro mundo, y la de 50 sombras no tenía intención de verla porque “me quedé contenta con los libros”, pero al final la vi y no me ha gustado tampoco, no me convencen nada los actores, y ha quedado como muy light en cuanto a sexo y de la historia al ser peli no pueden meter todos los detalles y al dejarse tanto pierde mucho así que como ni una cosa ni la otra pues muy pseee pseee. Supongo que en algún momento veré la segunda a ver que tal.

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría