miércoles, mayo 25, 2022
InicioLifeStyleLa cirugía estética o actrices-por-qué-os-hacéis-eso

La cirugía estética o actrices-por-qué-os-hacéis-eso

A veces me pregunto si es que la fama y el dinero juntos producen una reacción química que nubla la visión. Como no tengo ni de lo uno ni lo otro, no puedo saberlo a ciencia cierta pero cuando veo las tropelías que se hacen algunas en la cara pienso que tiene que ser eso por necesidad porque no hay nadie con dos dedos de frente que lo entienda. Hoy nos desayunamos con el desaguisado que se ha hecho Uma Thurman una actriz que NADIE entiende qué tenía de malo su aspecto anterior. Pero no es ni la primera ni la última. Renée Zellweger también perdió el norte hace poco convirtiéndose en alguien que no era. No entro en si es mejor o peor, simplemente ¡es que no es ella!

Entendedme: yo no estoy en contra de la cirugía estética. Hay gente que se siente acomplejada por algo en concreto y yo no soy nadie para decir qué tienen que hacer los demás. Uno mismo con su mecanismo, que se dice en mi casa. ¿Tienes una nariz espantosa y estás hasta las narices (venga, chiste fácil) de ella? ¿Orejas de soplillo? ¿Te preocupa tanto como para gastarte el dinero en ello?  Definitivamente no soy yo quien tiene que opinar sobre lo que tienes que hacer. Pero unos pequeños consejos, así, como amiga

  • Gástate dinero. No estamos hablando de una falda que si no te queda bien la devuelves y ya está. Busca al mejor profesional. A aquel que veas los resultados en la vecina y digas, yo quiero estar como ella. O mejor, a aquel que la vecina te diga que se ha operado y tú ni siquiera te habías dado cuenta.
  • No cambies radicalmente. No hay nada más deleznable que esta gente que te acuerdas de como estaba inicialmente y eres incapaz de reconocerla en la persona que tienes delante. Menos es más. O más es más, pero despacito.
  • No te ciegues. En serio, conozco a muy poca gente que se haya operado chorrocientas veces y que cuando la veas no digas dios-mío-del-amor-hermoso-cómo-se-le-ha-ido-la-mano
  • Ten a tu madre cerca. Esa madre que sin contemplaciones te va a decir, jamía, STOP. Que estás fea de la muerte. Quien dice madre dice amiga que te quiere bien, hermana o alguien sincero.
  • Mira esta galería de famosas. Esto disuade a cualquiera.

Las famosas peor operadas

Lindsay Lohan antes después
Vía

Lindsay Lohan

Jamía, que eras una monada. Tan jovencita, tan rica con tus pinta de joven lozana. Te has recauchutado, se te ha ido la mano con el botox y ahora eres un claro ejemplo de lo que significa perder el norte

Vía
Vía

Joan Rivers

Esta mujer en España no era demasiado conocida, pero tenía un programa que se llamaba Policías de la moda y básicamente se dedicaban a poner a caer de un burro a todo el mundo. Era como una María Teresa Campos cuando estaba con Terelu (esta buena señora comadreaba con su hija también) pero mala, mala. No se habría mirado bien al espejo porque daba una grima terrible. Y no queráis verla sin maquillar…

Latoya Jackson

Latoya Jackson

Querida amiga, ya sabemos que en vuestra familia no lleváis demasiado bien esto de ser negros. Lo que no entiendo muy bien es cómo no lleváis bien tener un determinado color de piel (que chica, no es ni mejor ni peor) y en cambio os agarráis a la cirugía como si no hubiese un mañana. En serio, no estás guapa. De verdad. Aunque seas de un color indeterminado. No, no lo estás. Estás raruna. Muy raruna.

donatella versace

Donatella Vesace

Donatella, maifrend. Antes de perpetrarte todo lo que te perpetraste no eras la más mona del planeta. Esto es así, igual que yo, que soy del montón. Pero chica, hubiese podido decir incluso que eras monilla. No una cosa loca, pero chica, del montón de arriba. El problema es que te has operado tanto y tan mal que ahora no conozco a nadie que no tenga que ahogar un grito cuando te ve. Posiblemente sean los espejos de tu casa (TODOS), que no te dicen que estás de color naranja, que el rubio es demasiado oxigenado y que principalmente tu boca da mucha grima.

La pena es que, en serio, no tenías nada de malo antes. Y que estoy segura de que las operaciones y todo son síntoma de una grandísima inseguridad. Pobre Donatella.

meg

Meg Ryan

Este caso me duele especialmente. Porque a mí me gustaba. Mucho. Fui muy fan de sus películas (Cuando Harry encontró a Sally es una de mis preferidas del mundo mundial) pero querida Meg, se te ha ido la mano. Estamos de acuerdo en que con veinte se tiene mejor cutis, mejor cara, mejor culo y mejor de todo que con cincuenta. Todos, vamos. No sólo tú. Las arrugas son algo que van a aparecer y en nuestra mano está llevarlas bien o mal. Hacerte ESO en la cara debería ser delito. No estás más guapa que con veinte, eso por supuesto, pero me juego dinero a que tampoco estás mejor de lo que estarías si hubieses asumido tu edad.

Resumiendo…

Podría seguir poniendo ejemplos. Ahí tenéis a la Kidman, que se operó tanto que acabó con la expresión de su cara. Pamela Anderson. Lara Flynn-Boyle, que me encantaba en El abogado. Goldie Hawn.

En serio, personas de a pie, haced lo que consideréis. Pero no perdáis el norte. Y sobre todo pensad si lo que vuestro problema es realmente un problema estético o un problema de autoestima. Muchas veces arreglando nuestros problemas internos solucionamos los externos.

Sara Palacios
Sara Palacioshttp://www.mamisybebes.com
Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!
RELATED ARTICLES

5 COMENTARIOS

  1. Una lástima cómo algunas pierden el norte. Y lo peor es eso, que muchas (no todas) tiene el problema en su interior.
    Puedo entender alguna operación concreta por complejos, o incluso por algo más superficial, pero joé, cuando se les empieza a ír la mano… Poruqe no es solo el cambio de “identidad”, es el heho de pasar por un quirófano, joder, que no hablamos de ir a cortarte el pelo.
    Lo de que cada uno con su vida puede hacer lo que le plazca es obvio, no es ese el tema (no lo digo por tu postm sino por comentarios que he leído en otros, o en FB)

    • Si, yo creo que todo el mundo tiene derecho a hacer lo que quiera. Y que es verdad que la presión para las mujeres de mediana edad es brutal. Todo eso es cierto. Y es una pena. Pero en serio, algún problema tiene que haber para que no sean conscientes de lo que se hacen. En algunos casos, de verdad, creo que es enfermizo. No sé si existe como enfermedad, pero he visto algunos reportajes de adictas la cirugía que daban mucho miedo. Igual que existen desórdenes alimenticios, me sonaba a eso.

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión