Hidrata tu piel no sólo en verano por todos estos motivos y alguno más

0

Ha terminado el verano pero no por ello hay que dejar de hidratar la piel, no nos confundamos. La mayoría vuelve de las vacaciones con un tono de piel estupendo. Lejos de los flexos de la oficina la piel respira y un poco de sol con una buena protección siempre es positivo ahora hay que plantearse hidratar la piel para que no perdamos los beneficios obtenidos y tranquilas, se puede lograr.

Aunque no lo parezca la deshidratación no es lo mismo que tener la piel seca, no nos líemos. La deshidratación la puede padecer cualquier tipo de piel y es uno de los problemas más frecuentes con los que nos encontramos.

Cualquier tipo de piel puede presentar una falta de agua que se traduce en tirantez e incomodidad, falta de confort. Seguro que a todas nos ha pasado esto alguna vez y no todas tenemos la piel seca.

Hidratar la piel

hidratar la piel

Una piel deshidratada se muestra como una piel apagada, a veces pueden aparecer incluso escamas y la sensación de tirantez es intensa y persistente.

Suele ser un estado transitorio y podemos ponerle remedio de manera rápida y sencilla aunque lo ideal sería no llegar a este estado porque tengamos siempre en mente la necesidad de hidratar la piel en cualquier época del año.

Si os lo estáis preguntando sí, la deshidratación es el primer paso para que los signos del envejecimiento de nuestra piel se muestren mucho más evidente.

Cuanto mejor esta hidratada nuestra piel más tardan en aparecer las primeras arrugas.

Obviamente dentro de nuestro rostro hay una zona que requiere cuidados aún mayores, es la piel del contorno de los ojos que necesita más y mejor hidratación ya que dispone de menos glándulas sebáceas que el resto de la piel del rostro.

La piel del contorno de los ojos es más frágil y sensible, es especialmente delicada y eso sí, responde muy bien a los cuidados preventivos y a los tratamientos específicos, que no todo iba a ser tan complicado con esta zona.

Limpiar antes de hidratar

hidratar la piel

Esto es fundamental, limpiar bien nuestra piel antes de hidratar la piel.

Y aunque no lo creamos, después del verano lo es aún más porque el sol suele provocar en nuestra piel una sobreproducción de sebo lo que obstruye los poros y hace que aparezca o empeore nuestro acné.

Además la piel con el sol puede hiperpigmentarse, de hecho cuatro de cada diez mujeres mayores de 25 años han sufrido esta hiperpigmentación por exponer su piel al sol sin la protección idónea.

La limpieza facial es imprescindible como paso previo para hidratar la piel correctamente.

No sirve que te laves la cara con lo primero que pilles, el jabón de las manos está completamente desaconsejado. La piel del rostro es una de las más sensibles de todo el cuerpo y requiere de una higiene específica.

Las pieles grasas nunca deben lavarse con limpiadores que contengan alcohol, no se trata de secar la piel sino de limpiarla. Los lavados agresivos modifican la barrera cutánea y la microbiota y eso no es sano para la piel de cara a medio y largo plazo.

No hace falta utilizar cepillos de limpieza para mejorar el estado y la limpieza de nuestra piel. Si los utilizamos pues bien pero sino no pasa nada. La limpieza tradicional puede ser adecuada y válida en muchas ocasiones de hecho, para algunas pieles los cepillos de limpieza están directamente contraindicados.

Es innegable que cada tipo de piel necesita un producto específico, no necesita lo mismo una piel seca que una piel con acné, por ejemplo.

Los productos de limpieza deben ser afines a nuestra piel, tener el mismo PH, no producir efectos irritantes ni sensibilizantes y respetar al máximo lo lípidos cutáneos manteniendo una capacidad de higiene óptima.

No pensemos que evitar el maquillaje hace que no necesitemos limpiar nuestro rostro a diario. La piel de la cara acumula suciedad a lo largo del día, suciedad que tapa los poros y puede provocar un mal funcionamiento de la fisiología cutánea.

Limpiar e hidratar la piel por la noche es uno de los mejores tratamientos de belleza porque así garantizamos liberar nuestra piel de los agentes externos que la agreden a diario incluso si no nos hemos maquillado durante el día.

Ante una emergencia sí, claro que es mejor que uses una toallita desmaquillante a que no uses nada pero no es lo más recomendable. No limpia igual, de una forma tan completa y equilibrada como los limpiadores convencionales pero sí, ante una emergencia no lo dudes y limpia tu piel con una.

Lo que no debes hacer es frotar enérgicamente ni con una toallita desmaquillante ni con la toalla después de haber limpiado la piel. Frotar la cara puede irritar más tu piel si tienes acné y puedes dañar la piel de los párpados y el contorno de ojos que como vimos antes es más frágil, fina y sensible.

Para secar la piel, los expertos aconsejan más la caricia con una toalla limpia que frotarla sobre la piel húmeda.

cuidar la piel

Las lociones micelares son unos productos que pueden ayudarte en la higiene diaria de la piel pero no puedes olvidar hidratar la piel después de utilizarlos.

Suelen ser productos que limpian, desmaquillan y tonifican la piel del rostro, de los ojos, del cuello y del escote. Son cómodos de utilizar por lo que pueden usarse tanto por la mañana como por la noche y no necesitan aclarado.

Si necesitas una limpieza más profunda o más específica, las lociones micelares pueden servir de complemento pero quizás no cubran todas tus necesidades como lo hace un producto de limpieza más convencional.

Limpiar e hidratar la piel cada día no es ni tan complicado ni tan costoso y son dos acciones que a lo largo de nuestra vida van a conseguir mantener la salud de nuestra piel, su flexibilidad, su buen tono y ahora a la vuelta de las vacaciones ese buen color que traemos durante más tiempo. La inversión merece la pena ¿no os parece?

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.