miércoles, mayo 25, 2022
InicioLifeStyleClases de baile en pareja

Clases de baile en pareja

Entre las aficiones y actividades en común que puede tener una pareja con hijos seguro que dirías alguna tipo ir al cine, el teatro, la lectura, incluso ir al fútbol… u otras como, por supuesto, los hijos, esquiar… o ¡ninguna!

 

Pues cada vez son más las parejas que tienen como afición el baile. Y no bailar en una discoteca hasta las 6 de la mañana con el GT en la mano, sino practicar bailes de salón o ritmos caribeños.

Si habéis pensado al leer bailes de salón en un grupo de jubilados en Benidorm y al leer ritmos caribeños en un grupo de jóvenes refrotandose en plan perreo es que no habéis bailado nunca ni conocéis todo lo que os puede aportar.

El baile de salón es una disciplina que engloba 10 bailes, 5 bailes standard –vals inglés, tango, quick step, slow fox y vals vienés- y 5 latinos -samba, cha cha cha, bolero, paso-doble y jive-. Cada uno de ellos se baila con ritmos diferentes, técnicas muy concretas, posiciones corporales precisas, y siempre en pareja.

Shall-We-Dance

 

Los bailes caribeños no están tan “cerrados” ni tan academizados. Cada vez aparecen ritmos nuevos, o ritmos que resurgen y se ponen de nuevo de moda. Los más conocidos hoy en día son la salsa, la bachata, el merengue, kizomba… Estos también se bailan en pareja, pero también es habitual bailar coreografías en línea, salsa en rueda o salsa cubana, como en este vídeo:

Cualquier tipo de baile ayuda a desarrollar de manera individual el ritmo, la musicalidad, la coordinación, mejora el estado físico… y si además lo practicas en pareja crea un vínculo diferente en la relación, a veces de amor-odio todo sea dicho. Desarrolla el espíritu de superación en pareja, además todo lo que sea salir de la “rutina” habitual es bueno para el estado anímico de cada uno.

Cuando tienes hijos el único handicap es encontrar “canguro“, aunque por experiencia os diré que no pasa nada por tener niños en las clases, suelen incluso querer bailar con los padres. A mi como profesora no me ha importado nunca, de hecho es divertido ver como quieren formar parte de esa pareja que está aprendiendo a bailar, y que se ríen, pisan y discuten a partes iguales.

Puede convertirse en una actividad en familia ¿por qué no?

Aprender a bailar en pareja también puede ayudar a vuestra relación, que siempre cambia cuando se es madre/padre. Los momentos de bailar son ratos que tenéis para los dos, y estaréis todo el rato en contacto físico. Depende del baile estaréis en bastante contacto físico incluso. Para aprender a bailar hay que formar parte de un grupo de vuestro nivel, por lo que será también un tiempo de relación social diferente al del resto de la semana, y con otros temas de conversación.

aficiones-en-pareja-clases-de-baile

Con suerte podéis crear hasta un vínculo de amistad con esos compañeros. No os extrañéis si el primer día de clase pensáis que sois gente muy diferente unos de otros y se os pasa por la cabeza un “qué hacemos aquí“, sobre todo si véis que sois de diferentes edades, porque al final todos perseguís el mismo objetivo, divertirse bailando.

Aprender a bailar no es una actividad cara ni costosa. Podéis encontrar desde clases gratuitas en bares, y todo el mundo aprende a bailar, es un hecho, no hay nadie con dos pies izquierdos. Además no requiere de materiales técnicos especiales ni de lugares determinados, podéis bailar en pantunflas en el salón de casa.

[Tweet “Aprender a bailar no es una actividad cara ni costosa, podéis bailar en pantunflas en casa”]

Si os pica el gusanillo curiosón de algún baile, hay un montón de películas relacionadas con el baile, os dejo mis preferidas:

  • Baila conmigo, prota: Chayanne. Bailes: podéis ver samba, pasodoble, salsa…
  • Dirty Dancing, prota: Patrick Swayze. Bailes: mambo.
  • Déjate llevar, prota: Antonio Banderas. Baile: tango argentino
  • Bailamos: prota: Richard Gere. Baile: tango europeo

 

Lydia
Lydia
Soy Lydia, madre desde 2013 y que ha vuelto a ser madre en 2015, ya soy del club de las "Bimadres " . Estoy cada día más inmersa en el mundo 2.0 tras comenzar un blog con la maternidad, Padres en Pañales, en el que hablo de todo un poco, me gusta compartir experiencias y aprender de las de los demás. Soy bailonga por naturaleza, optimista y charlatana. Espero aportar diversión, buen humor y ¡alegría!
RELATED ARTICLES

11 COMENTARIOS

  1. Nosotros nos apuntamos a clases de salsa, merengue… a finales del año pasado. Estoy de acuerdo en lo del vinculo “amor-odio” que se genera en ese ratito de clases… jejeje
    Lo que pasa que nose si era por la forma de dar las clases o que, pero este año no lo hemos retomado porque no nos engancho mucho… supongo que todo sera acertar con el sitio al que ir 🙂

    • Sí, el.grupo, los.profes…hacen mucho. Pero si os gustó es probar en otro sitio. El amor odio mola, sobre todo cuando algo sale bien es trabajo en pareja!!!

    • Tu apuntalo, así van la mitad, sin enterarse bien de a donde van y luego suelen estar más agusto q las mujeres!

  2. Discrepo. Sí hay hombres con dos pies izquierdos. A mí me encanta bailar e hice varios años de clase y ya te digo yo que los hay negados negados. Mi marido es uno de ellos (afortunadamente no fui con él porque hubiese acabado con mi paciencia). Y algunos de los compañeros que venían… también

  3. no fuiste?? es raro que el hombre se apunte solo. Seguro que algo aprendió, aunque a quien le cuesta requiere de mucha paciencia y muchas repeticiones

    • No. Yo fui, pero con otros. Era cuando ni siquiera salíamos. Mi marido es negado. Le he intentado enseñar y no hay manera ni de que sepa contar ni de que lleve el ritmo. Algo aprendería si fuera, pero nena ESO no es bailar. Ya te lo digo yo .

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on