sábado, junio 25, 2022
InicioMujer ActualReeducación conyugal o realidad ficcionada

Reeducación conyugal o realidad ficcionada

Se lleva tanto eso de la corresponsabilidad en el hogar que una se siente un bicho raro y hasta un poco avergonzada y culpable cuando confiesa que su marido es de los de la vieja guardia, de los que pone voluntad pero carece de las competencias domésticas mínimas que se esperan de un hombre del siglo XXI.

Y, sin embargo, resulta que en un día de flaqueza, de esos de los que te ríes por no llorar, tiras de sarcasmo para exponerle al mundo -sin tapujos ni anestesia- tu cruda realidad, preparada para que te caigan palos por todos los lados de mujeres mucho más suertudas liberales, feministas y emancipadas que tú, que sí han llegado al fifty-fifty doméstico, y va y sucede todo lo contrario. Lo que encuentras es comprensión, empatía y muchos testimonios que te refuerzas en la creencia de que somos más de las que parece las que estamos embarcadas en ese complicado y no siempre satisfactorio proceso de reeducación conyugal.

Yo he de confesar que hoy desayuné morros.

Cuando vi que “Maridos de alta demanda” circulaba desbocado por la red se me puso en la cara esa sonrisita tonta de quien tiene un secreto y ha encontrado con quien compartirlo. Viéndome casi aplaudir con las orejas, fue inevitable el interrogatorio por parte del padre de las criaturas y mis explicaciones poco convincentes.

“Pues voy a leerlo”, me dijo empático.

Yo, hiperventilando y casi presa del pánico -¡a ver si el “jodio” blog me va a costar un divorcio!-, intenté distraer su atención todo lo tontorrona y melosa que pude: “¡No, hombre! Que son reflexiones íntimas y me da mucha vergüenza que me leas, además, ¿no dices siempre que a ti no te interesan demasiado esas cosas de madres que escribo?”, le dije aleteando mis pestañas y confiando en que un apasionado encuentro marital apartase su atención de cualquier otro asunto…

Pero no. No tuve tanta suerte. Así que hoy me he pasado todo el desayuno tratando de aplacar su mal humor, explicándole el concepto de “realidad ficcionada” -una miga de realidad y muchas dosis de literatura- para que no se sintiese herido en su orgullo de marido implicado en las tareas domésticas y tirásemos por tierra todo el trabajo realizado en los últimos diez años. “De verdad, cariño, que ese no eres tú, ¡qué va! Cualquier parecido con la realidad es pura ficción”.

¡Y lo peor es que tragó! Y yo no sé si sorprenderme de su capacidad para disociar la visión que tiene de sus aptitudes en el hogar con lo que ocurre realmente hasta el extremo de convertirlas en realidades casi paralelas, o maravillarme de mis cualidades como “coach” motivacional.

Pues nada, el sigue a lo suyo: “¿Qué receta preparo esta semana, risotto meloso con almejas o ragú de ternera en reducción de Pedro Ximenez?”; y yo, a lo mío, soñando con que se limite a hacer poco y bien -“¡pero si yo solo quiero que hagas unos filetes a la plancha y pases el aspirador de vez en cuando!”-, mientras de mis labios salen entusiastas arengas: “¿Vas a hacer la comida? ¡Eso es fantástico! ¡Seguro que te sale deliciosa!”.

Y todos tan contentos.

 

María L. Fernández
María L. Fernández
Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.
RELATED ARTICLES

9 COMENTARIOS

  1. Y si a la falta de maneras para las tareas domésticas le aunamos (en el caso de mi maridito)la falta de voluntad,pa que contar. No se si es que su madre (que es la que estaba en casa) no le encargaba ni siquiera los “mandaos” típicos de niño, tales como Miguelito vete a por el pan o bajate a la plaza a ver si ha venido el de la fruta,porque él entrar en lo de compartir tareas, como que no….Eso sí, tampoco repara en que la alfombra pida a gritos que la aspiren..¡faltaría más¡ SALUDOS.

  2. Te ví hiperventilando……no recuerdo qué post fue que me pasó también… de repente le vino la empatía y me dijo… cariño hoy voy a leerte…… desconecté hasta el wifi… y ni con esas porque la mayor lo enchufó…..

    y es que cada blogger tiene su post… y ese es tú post… lo que pasa es que tu ya tienes una lista de TU POST…..

    besoslibres

  3. Qué bueno, nena, qué bueno!
    (Sobra decir que me siento súper, súper identificada, ¿verdad? Gracias por poner palabras a lo que millones de mujeres no suertudas vivimos a diario!)

  4. ¡Jajaja! Oye, pues si se sintió identificado con lo que contaste ¡por algo sería! Al papá de mi bichilla también le molestan ciertas cosas de las que digo acerca de él en el blog, porque dice que lo presento como si fuera un histérico miedica para esto de la crianza. Ahora, yo no logro reconducirle como tú.¡No hay quien lo saque de sus ideas!

  5. Me ha encantado este post y el otro. Desde luego que gran capacidad para solucionar el ‘problema’, eres un hacha! 😀

  6. No es que no me hagan gracia estos artículos, que sí, y mucha, pero me preocupa un poco esto de perpetuar el “yo me callo, que me tiene que entender, a ver si va aprendiendo por ósmosis”.
    Que sí, que nos reímos y que es verdad y todas lo hablamos, pero de verdad que me he encontrado con demasiadas mujeres que tienen estas quejas pero jamás lo hablan en serio con sus parejas, o se quejan pero no les dejan tocar nada porque “lo hacen mal”.
    Quizá también es hora de fomentar relaciones sanas desde este buen humor (después, claro, de reírnos un poco de la ceguera-del-polvo y de que no entiendan la lavadora pero sí un motor de cuatro tiempos).
    Enhorabuena por el blog!

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión