martes, mayo 17, 2022
InicioOcioLa moda que aprendimos con las series de los 90

La moda que aprendimos con las series de los 90

Cuando yo era pequeña el acceso que teníamos a la moda era mucho más limitado. No existía instagram, pinterest, ni sabíamos lo que era una egoblogger, así que básicamente lo que sabíamos de moda lo aprendíamos de las series de televisión y de lo que salía en la Superpop (que era lo más de lo más). Esta revista se nutría de lo que ponían en la tele, así que al final era todo un poco lo mismo. ¡La de culturilla que nos dio aquella revista!

La moda de los 90, por decirlo sin paños calientes, era un poco lo peor. Mira que ha habido modas feas, pero los 90 fueron unos años especialmente tremendos en cuanto a la ropa, los peinados, los zapatos. Y lo monas que nos veíamos.

Sensacion de vivir

Lo-más-de-lo-más era la serie Sensación de Vivir, que causaba furor. Las chicas nos dividíamos entre las que suspiraban por Brandon y las que preferíamos al malote de Dylan. Por supuesto, a los otros dos pringados chicos ni los mirábamos. Y menos mal, porque de haberlo hecho hubiésemos visto lo terribles que iban. David (el de la izquierda del todo) llevaba un peinado que daba susto y las camisas con las que nos obsequiaba eran un dolor para la vista. Pero mirad a Dylan, que era el buenorro de la serie. Lo de los estampados era terrorífico porque se llevaban cuanto más llenos de colorinchis mejor. Tú lo ves ahora y parece el primo jovenzano (bueno, las entradas que se gastaba cuando supuestamente tenía 17 son para nota) de los Beach Boys.

Y ellas también tienen lo suyo. Era una época en la que se llevaban las prendas muy anchas en general. Las minifaldas cortitas “se valían” pero sin duda las prendas de arriba tendían a ser más bien holgadas. Y esto es un eufemismo. En la americana de Kelly cabían tres como ella y por supuesto las hombreras eran un imprescindible.

Fijémonos en Donna. Me apostaría dinero a que llevaba esos tirantes como de silicona en el sujetador con los que pensábamos que estábamos tan monas y QUE NO SE VEÍAN.

SAVED BY THE BELL, Top Row: Ed Alonzo, Mark-Paul Gosselaar, Elizabeth Berkley, Mario Lopez, Bottom R

En Salvados por la campana lo de las camisas con grandes estampados también se veía un montón. Siempre llevaban grandes flores y eran de todo menos discretos. Pero parémosnos en un par de cosas. Lo de los crop tops (o ir enseñando el ombligo, como se llamaba entonces) no es nada nuevo. Lo que pasa que ibas enseñando tripa y con los pantalones bien en la cintura, así que quedaba raro de la muerte. También fijaos en los vaqueros cortos de Lisa Turtle. Eso eran unos shorts. Ligeramente por encima de la rodilla y marcando bien. ¡La verdad es que son terribles!

Steve Urkel

Aunque hablando de vaqueros, OMG, Steve Urkel de Cosas de Casa llevó a la exageración lo que sí que era tendencia de verdad. Pantalones hasta la cintura, remangados con una vuelta y tirando a tobilleros. Lo que viene siendo un cachulistyle la mar de resultón

los problemas crecen

Pero ya veis aquí que no era la excepción. Los vaqueros eran así, bien altos de tiro, y de un color bastante estándar. Como mucho lavados a la piedra (que era lo más de lo más) o negros. Y pare usted de contar. En aquella época yo recuerdo que los jerseys de angorina como el que llevaba Carol Seaver en Los problemas crecen eran lo más de lo más. Y fijaos en el estampado de cachemir de la camisa de Ben, el hermano pequeño. El cachemir era pura tendencia ¡con lo feo que es!

Y sí, el de la derecha ¡es Leonardo di Caprio!

Padres forzosos

Otra serie que marcó estilo era Padres forzosos. Hombre, DJ siempre nos pareció horterilla (el collar ese tipo perro que lleva se llevaba, pero ya entonces me parecía feo como un dolor) pero ¿os acordáis del Tío Jesse? Todas estábamos locas por él. ¡Ese tupé! Yo no sé porqué en los noventa el volumen en el pelo nos parecía lo más de lo más. El peinado a lo príncipe de Bekelar  nunca lo soporté, ni tampoco el mullet pero esos pelos lisos de ellas con volumen en los flequillos me parecía molón y todo.

Principe de bel air

En el Príncipe de Bel Air encontrábamos dos estilos de vestir. El pijo de clase alta de los Banks con mucho traje de chaqueta y perlas al cuello (otro trending topic de la época) y el de Will Smith, que era pa verlo. Ahí conocimos los chándals de tactel que era un material terrible que tuvo mucho predicamento en mi casa. Mi abuelo se lo hacía todo de tactel a poder ser con los colores más cantones que pudiera. También se quedó el buen hombre en que las camisas hawaianas eran tendencia, así que yo hasta les tengo cariño. Pero no sé quien diablos inventaría aquellos chándals que no transpiraban una mierda y además no tenían elastán. Lo contrario a un tejido técnico, vamos.

Embrujadas

El flequillo de Piper de las Embrujadas, así, con cuatro pelos sobre la cara también era tendencia. Las Embrujadas me volvían loca porque eran una serie en la que tenías que pensar más bien poquito. En general eran relativamente remilgadas: aquí las veis un poco más lanzadas, con terciopelo de mentira y tops lenceros pero no era lo habitual al principio de la serie. Luego ya se fueron soltando y metían capítulos básicamente para que enseñaran chicha.

embrujadas dominatrix

Que el Poder de tres parece que se ejercitaba mejor en top o ligeras de ropa. Recuerdo un episodio en el que iban de sirenas, y otro en el que iban de medievales. Como las actrices que hacían de Piper y Phoebe (Holly Marie Combs y Allysa Milano) eran productoras debieron decir ¡alegría y alboroto! Y Alyssa, que es más lista que ninguna dijo, si me he de echar un novio me traéis a Julian McMahon que era el demonio más sexy de San Francisco y alrededores.

¿Sois fans de la moda de los 90? ¿Qué es lo que más os gustaba o lo que más os horrorizaba? ¿Aprendíais moda como yo con las series de televisión?

 

Sara Palacios
Sara Palacioshttp://www.mamisybebes.com
Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!
RELATED ARTICLES

15 COMENTARIOS

  1. A mi me tenía prohibido ver la tele y leer revistas de esas, pero lo de las revistas lo solucioné haciendo contrabando en el colegio jiji! Anda que no flipaba yo escondida en el lavabo con mi Súper Pop!
    Ahora, esa moda era horrible, eh? Mira que soy de tejanos y converse (de imitación), pero me da una grima ver esos modelitos.. 😉

  2. Como decirlo sin llorar recordándolo… ¡Lo llevé todo!! Las camisas, los zapatos, los flequillos… Todo!! Ahora prefiero pensar que formó parte de mi “educación no reglada”. Aynssssssss!!! Lo peor es ver como vuelven una y otra vez.. (fijo que acabo llevando shorts con medias negro cristal y zapato cerrado)

  3. Madre mía!!!

    Pero bueno, que si vemos fotos reales y no de series el estilismo será parecido 😉

    Leonardo me ha matado!

  4. Que sepas que esta noche tendré pesadillas con el Mullet ese o_O jajajajajaja

    Sí, jamía, qué época más chunga, leía la SuperPop, llevé camisas de cachemir (fataaaalessss), y las hombreras del demonio… Si a eso le añades gafas de abuela Mildred, aparato dental y un pelo a lo actor secundario bob indomable, imagínate qué adolescencia, jajajaja

    Corramos un estúpido velo xDD

    Genial el post, como siempre, guapa ^^

  5. Madre mía, es cierto que tenían unos estilismos que echaban para atrás Jajajaja.
    Ahora reponen la de ‘El príncipe de Bel air’ en la paramount y alucino con las ropas que me sacan. Claro que también querría eliminar de mi mente esos jerseys estampados que me ponía mi madre de pequeña que eran imposibles. Creo que por ambas cosas suelo ir de liso o rayas y colores neutros o en negro…. Vaya tela!! Jajajaja
    Saludos!

  6. Llegue a esta pagina buscando imagenes de “Los Problemas Crecen”, y aunque en la noticia pones la imagen de “Padres Forzosos” y hablas de ello correctamente, la imagen, sin embargo, se llama “Los Problemas Crecen 1.jpg”… ¿Desliz o error de quien cogiste la imagen? 😛

    • Las imágenes se renombran todas… Simplemente al buscarla le pondría un nombre (hago varios posts a la vez) y luego al subirla pues evidentemente redacté el texto viendo lo que era. Sin más.

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Lydia on