viernes, agosto 19, 2022
InicioMujer ActualAma, vive y come

Ama, vive y come

Hace sólo unos meses que Ana nos visitó y nos habló de su proceso de reinvención y hoy, al fin, su proyecto online para superar problemas de peso a través del desarrollo personal ya es una realidad.  Con Ama Vive Come podrás salir de la trampa del peso de una forma mucho más sencilla de lo que eres capaz de imaginar. ¿Quieres saber más?

ama vive come

N.- ¿Cómo se te ocurrió la idea de montar el proyecto AMA VIVE COME?

A.- Dándole mil vueltas a mi futuro profesional ¡ya estaba empezando a desesperarme! Mi trabajo anterior era estupendo y para mí no se trataba simplemente de pasar a otro, sino de buscar algo que me ilusionara de verdad. Quería ganarme la vida con algo que me llenara, que fuera significativo para mí, ¡y que me divirtiera! Llevaba un tiempo formándome en desarrollo personal, cuando leí esta frase de Laín García Calvo: “El propósito de vida es ayudar a otros a superar un desafío que tú ya has vencido”. En ese momento me di cuenta de que nada me daba más sentido que ayudar a otras mujeres a salir de la trampa del peso.

N.- ¿A qué te refieres con salir de la trampa del peso?

A.- Me refiero a romper el patrón mental que te mantiene encerrada en tu problema de peso y no te permite salir de él. Yo analizaba mucho por qué no lograba adelgazar si lo deseaba tanto. En otras facetas de mi vida era constante, tenía fuerza de voluntad y conseguía lo que me proponía ¿por qué con el peso no podía? así que me puse a estudiar y a formarme, para poder encontrar una solución definitiva.

ama vive come

N.- Y lo conseguiste…

A.- ¡Lo conseguí! qué gran liberación. Gracias al desarrollo personal entendí lo que me pasaba con el tema del peso. Fue entonces cuando tomé 3 decisiones: poner en marcha mi propia transformación, personal y física, formarme en coaching, y montar mi proyecto online para ayudar a otras mujeres a superar su problema de peso. Tiene gracia, porque empecé a trabajar en el proyecto pesando 90 kilos… pero mi cambio interior ya se había producido y tenía la certeza de que todo iba a funcionar. Y así fue. He perdido el peso que quería, sin dietas y sin esfuerzo, me he certificado en coaching ontológico, y mi proyecto online ya es una realidad.

N.- ¿Sin dietas y sin esfuerzo? suena muy bien, pero…

A.- Suena bien y sienta mejor. En mi opinión, las dietas forman parte del problema. De hecho, en muchos casos, son la causa del problema y, desde luego, lo que te mantiene en él a lo largo del tiempo. Cuando te obligas a limitar lo que comes, entras en un periodo de restricción y carencia que tu cerebro intentará evitar a toda costa. Lo hace porque en todo momento busca protegerte, es su función. Hará todo lo posible por sacarte de ahí, y la ansiedad por los alimentos que te prohíbes no tardará en llegar. Así es como entramos en el círculo vicioso de adelgazar y engordar, que no tiene fin. Cada vez harás dietas más duras y el rebote será mayor, hasta que llega un momento en que pierdes el control.

N.- ¿Qué diferencia tu proyecto de otros?

A.- Que no hablo de comida. Me enfoco en lo que ocurre antes, en lo que le pasa a la persona que quiere adelgazar -y que sabe muy bien lo que tiene que hacer para conseguirlo- para finalmente no hacerlo o abandonar. Mi objetivo es que deje de culparse y entienda por qué tiene esa resistencia, qué le está pasando para no poder cuidarse. Se trata de recuperar la confianza, el poder personal para ir libre por la vida, sin que la comida sea una preocupación, y sin necesidad de que alguien te diga en cada momento lo que debes o no debes comer. Además de eso, creo que haber estado atrapada en mi propio problema de peso durante más de 20 años, también marca una diferencia, porque me permite ayudar a otras personas con facilidad. Como ocurre con todos los problemas, los entiende realmente quien los ha sufrido en su propia vida.

N.- ¿Cuál es tu propuesta para superar problemas de peso?

A.- Tomar la firme decisión de no volver a hacer dietas en tu vida y dejar de luchar contra ti misma; darte cuenta de lo perfecta que ya eres y de todo lo que tienes; y empezar a disfrutar plenamente de tu vida, haciendo todo lo que crees que harías si estuvieses delgada. Básicamente se trata de empezar a vivir más despierta, más consciente, y de llenar tu vida con todo lo que de verdad te gusta, en lugar de rellenarte con comida. Si haces ese cambio, pierdes peso de manera natural. Es increíble lo que se consigue quitando la atención del peso y de la comida. Maravilloso.

ama vive come

N.- ¿Así de sencillo?

A.- Suena sencillo y, en realidad, lo es, pero hay que estar abierta a vivir un proceso de transformación interior. Supone un cambio en la manera de verte a ti, a tu problema de peso, y a tu propia vida, y eso implica un trabajo personal a todos los niveles, incluido el mental y el emocional. Las personas con problemas de peso ya saben que comen de más por un tema emocional. Pero saberlo no lo soluciona. Hay que estar dispuesta a trabajarlo. Para mí fue una liberación total enfrentarme a los temas que me empujaban a la comida, y resolverlos para que no me afectaran nunca más. Pero soy consciente de que no todo el mundo quiere meterse en ese jardín.

N.- ¿A qué perfil de personas te diriges?

A.- He montado el proyecto pensando en mujeres a partir de 40 años, porque esa es la edad en la que empezamos a estar más receptivas al desarrollo personal. Ya hemos vivido un número de experiencias importante, y nos hemos tropezado con la misma piedra las suficientes veces como para abrirnos a escuchar soluciones distintas.

N.- ¿No es a partir de los 40 cuando las mujeres empiezan a pasar de la obsesión por el peso?

A.- En absoluto. Si sufres por el tema del peso, lo seguirás sufriendo siempre, hasta que trabajes para superarlo. No se trata de una cuestión frívola ni superficial, el tema del peso encierra mucha carga emocional detrás y te conecta con una cuestión muy básica, que le pesa al 100% de los seres humanos: la necesidad de ser querido, de ser aceptado, como pilar fundamental de supervivencia. Si no has resuelto el origen de tu problema con la comida, seguirá ahí siempre. También hay mujeres que no han tenido grandes problemas de peso en su vida, pero que a esa edad se tienen que enfrentar a ellos, al experimentar los cambios físicos tras la maternidad, por ejemplo. Y a muchas de ellas no les resulta fácil.

N.- ¿Qué les dirías a esas mujeres?

A.- Que tienen todo el derecho a cambiar. Y digo esto porque creo que hay mucha confusión con el tema de la aceptación. Aceptarse, para mí, es poner las cosas en su sitio; darte cuenta de que le estabas dando una importancia desproporcionada a algo que no te gustaba de ti. Al peso hay que darle la importancia que tiene: son sólo kilos de más. Una vez que lo ves claro, porque puedes apreciar todo lo que eres y todo lo que tienes, ves la salida. Quererse, apreciarse y aceptarse, es el punto de partida imprescindible; después hay que ser muy honesta con una misma para decidir qué deseas hacer. Querer mejorar es sólo una opción de las posibles, y no hay que avergonzarse por ello. Yo empecé a quererme pesando 90 kilos, y precisamente porque me quería, decidí que era el momento de soltar toda esa carga que ya no me servía para nada.

N.- ¿Cuál ha sido tu principal dificultad para lanzar el proyecto?

A.- ¡Mis propias barreras mentales! Superar inseguridades, las dudas sobre si tu proyecto tiene sentido, si gustará, vencer tus miedos… eso es lo que te resta más energía a la hora de emprender. Hay que tratar de perder el menor tiempo posible con todo eso, porque cuando tienes la certeza de que vas a ir adelante, cuando dentro de ti sabes que tienes que hacerlo ¡lo vas a hacer igual! así que es importante que te facilites el camino lo máximo posible. Las inseguridades son piedras que tú misma te pones; pero bueno, emprender también es un proceso de aprendizaje y crecimiento personal, y es inevitable tenerlas.

ama vive come

Un proyecto que pinta genial y al que personalmente le deseo mucho éxito. Y recuerda… ¡Ama Vive Come!

Imágenes: Violeta Rodríguez Fotografía

Natalia Martín
Natalia Martín
Soy Natalia, mami de tres… bueno de dos princesas, que me tienen loca, y un blog donde, desde hace más de cuatro años, cuento mis historietas, mis ocurrencias y mi día a día. Mujer apasionada, responsable, trabajadora, comprometida, cariñosa y muy optimista, me gusta ver el vaso siempre medio lleno. Dispuesta a darlo todo siempre y a disfrutar de este nuevo proyecto con todas vosotras.
RELATED ARTICLES

6 COMENTARIOS

  1. Me encanta el proyecto. Por primer vez, un enfoque diferente en relación a cómo manejar los problemas de peso.
    Estamos demasiado acostumbrados a que nos vendan crecepelo. Cuando una propuesta suena tan honesta y creíble… hay que lanzarse a por ella.
    ¡Mucha suerte con tu proyecto, Ana! 😀

  2. Me encanta la idea de perder peso sin hacer dieta, Bravo Ana, un proyecto que de seguro nos hará felices a muchas.

  3. ¡Cuánta razón tienes!! qué poderosa es nuestra mente y que malas pasadas nos da, verdad?
    Gracias Ana por ayudarnos a todas a conseguir vivir sin ataduras y sobre todo, aceptándonos y queriéndonos como nos merecemos.
    Un fuerte abrazo.

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Natalia S on