sábado, julio 2, 2022
InicioLifeStyle8 cosas que no sabía de los celíacos

8 cosas que no sabía de los celíacos

Hace unos catorce años tuve que hacer un reportaje sobre celíacos. Conocí casos muy cercanos y desarrollé bastante sensibilidad hacia este colectivo. Años después, conocí a familiares de mi marido que tenían esta intolerancia alimentaria y me di cuenta de que es algo que se normaliza totalmente dentro de una familia. Todos lo saben y siempre está presente. En ese momento me pareció un problema más fácil de llevar de lo que había pensado años atrás… Os cuento esto para que os hagáis a la idea de que no soy una persona que no tuviera ni idea de lo que era un celíaco.

celiacos-harina
Aún así, hace algo más de un mes me diagnosticaron celiaquía y me he dado cuenta de lo equivocada que estaba y de la cantidad de cosas de las que no tenía ni idea. Os cuento algunas de ellas para que podáis entendernos algo mejor.

1. No siempre se nace siendo celíaco

Para muestra un botón… hay muchos casos en que sí lo son desde pequeños, pero también te lo pueden diagnosticar de mayor y no se trata de que lo seas y no te hayas dado cuenta hasta ese momento, aunque también puede haber casos que sean muy asintomáticos. Normalmente lo que ocurre es que desarrollas la enfermedad en un determinado momento. Tú puedes tener una disposición genética y no desarrollarlo nunca o desarrollarlo a los 30 o a los 5 años.

2. Jamás pueden saltarse la dieta

Este fue uno de los mayores golpes que me llevé. Yo pensaba que algún día especial podías hacer una excepción, pero no, esto no es como ponerse a dieta después de ReyesUna vez que te lo diagnostican no debes volver a tomar gluten. Si eres un celíaco con síntomas, el motivo está claro; comer algo de gluten no te merece la pena, el precio a pagar puede ser muy alto. Tengo amigas que tienen hasta fiebre.

Si no tienes síntomas, el resultado a largo plazo es el mismo que si los tienes, puedes tener una lesión intestinal o, en casos más graves, un cáncer de estómago. De todas maneras, una vez que sabes que el gluten te hace daño, es bastante complicado que vuelvas a tomarlo por decisión propia.

3. La contaminación cruzada

Sí, sabía que a un celíaco no se le podía freír un huevo en el aceite en el que se han hecho croquetas, pero de ahí al cuidado que hay que tener… ¡ni me lo imaginaba! En teoría, no puedo hacerme una pizza en un horno en el que se está haciendo una pizza con gluten si el horno tiene función ventilador, no puedo cortar el pan con el cuchillo que se haya cortado pan normal o untar mantequilla en una mantequilla en la que se haya metido un cuchillo que haya untado una tostada con gluten…

celiaco-pasta

4. El maravilloso mundo de “las trazas”

Hasta que no eres celíaco o tienes a alguien cerca no te das cuenta de la cantidad de alimentos que no pueden comer. Piensas en el pan, la pasta, las tartas y poco más… ¡JA! Las salsas, el pimentón, el embutido, las pastillas de Avecrem… ¡¡¡Hasta me encontré un té con trazas de gluten!!! ? Y es que, si él pimentón se muele, por ejemplo, donde se ha molido trigo, olvídate. Y como eso, muchos alimentos.

5. El desconocimiento que hay en el mundo de la hostelería

Afortunadamente, hay restaurantes que están muy preparados, saben perfectamente en qué consiste la contaminación cruzada y tienen muchísimo cuidado. Hay alguno en el que me han cambiado hasta el servicio (cubiertos incluidos) por si tenía migas y me han adaptado cualquier plato, incluso ¡un cachopo! Por desgracia son los menos… Normalmente los camareros se quedan descolocados y piensan que con cambiar el pan de la hamburguesa, por ejemplo, ya está listo; o lo que es peor, no se quieren mojar y te dicen que prácticamente toda su carta puede contener trazas…

celiaco-ensalada

Lo peor, algún restaurante que pone que tiene carta sin gluten y sí, efectivamente, la tiene, pero como si de un menú infantil se tratara (algo por lo que también he protestado muchas veces, que no se cuiden más los menús infantiles)… tres o cuatro platos con unas patatas congeladas y tiesas y de la calidad de la comida ni hablamos… Soy celíaca pero me sigue gustando comer y comer calidad.

Eso sí, en todas partes hay mucha solidaridad y los camareros son muy amables contigo.

6. Mercadona no es el paraíso de los celíacos

Me gusta mucho Mercadona, pero me llevé una gran desilusión. Dos días después de que me diagnosticaran fui corriendo allí y el batacazo fue tremendo. En primer lugar porque no, no tiene tantas cosas sin gluten como parece, hay otros supermercados donde la variedad es mucho mayor y tienen más cosas; y en segundo, por el punto que comentamos antes, la cantidad de cosas que tienen gluten y que jamás lo hubiera pensado.

7. Las cosas son el doble de caras

Este punto no debería ponerlo porque es algo que ya sabía y creo que todos sabemos pero tiene que estar, tiene que estar porque es una de las principales luchas que hay desde el #movimientoceliaco. Cuando digo el doble es el doble, si un paquete de macarrones te cuesta 1,30 €, el especial sin gluten te cuesta 2,68 € como mínimo… y eso por no hablar de las barras de pan, cereales, etc.

celiacos-pan

Una familia con algún miembro celíaco no tiene por qué tener más poder adquisitivo que otra que no lo tiene. Sin embargo, el desembolso que tiene que hacer esa familia al mes es mucho mayor, por eso las ayudas para nuestro colectivo son tan necesarias.

8. Lo que afectan las intolerancias o alergias a la vida social

Esto es algo que probablemente supiera pero no te paras a pensarlo hasta que lo vives. Nunca he sido exquisita para elegir a qué restaurante ir, ni de las que necesitan tener sus planes cerrados, más bien todo contrario. Era de las que improvisaba, pero ahora eso se ha acabado. Igual cuando controle más este mundillo puedo volver a las improvisaciones, pero hoy por hoy, o miro bien el restaurante al que voy a ir y las opciones que tiene, o corro el riesgo de quedarme sin comer o muerta de hambre. No cualquier restaurante tiene opción para celíacos y el salir  a picar algo es bastante complicado

En casa la cosa es mucho más sencilla, hay un montón de recetas que puedes hacer y muchas se pueden adaptar sin ningún problema. Yo estoy encantada porque ya he encontrado una masa sin gluten para seguir haciendo mis quiché y a los peques les encantan.

Todavía me queda mucho por aprender pero, en estas semanas que han pasado desde que me han diagnosticado, estas son las cosas que más me han sorprendido. ¿Conocías estos datos?, ¿que es lo que más te ha llamado la atención a ti?

Fotos: Pixabay

Maria Jardón
Maria Jardónhttp://www.mariajardon.com
Soy periodista, Comunnity Manager y madre de dos pequeños terremotos. Me encantan las redes, escribir y compartir todo lo que se me pasa por la cabeza. No me dan miedo los retos, así que estoy deseando dejar salir mi parte más femenina para hablar sobre temas que nos interesan a las mujeres de hoy en día y, como no, deseando pasar un buen rato con vosotras.
RELATED ARTICLES

7 COMENTARIOS

  1. Hace unas semanas me hicieron un test en el que ha salido que no soy celíaca. En algún momento llegué a pensar que podía serlo por cosas varias que me ocurrían -por ejemplo, eccemas persistentes- y creo que jamás hubiera caído en la importancia de las trazas, sin ir más lejos. Por un lado, está muy bien que se hable de la celiaquía porque se conoce más pero, por otro, se banaliza la importancia que tiene, ¿no te parece? Mucho ánimo, compañera, acabas de llegar, seguro que dentro de poco será más fácil. Un besazo.

    • Cuanto me alegro de que te diera negativo Let. Pues sí, yo creo que con la moda de que comer sin gluten es más sano (cosa con la que no estoy del todo de acuerdo) se ha banalizado un poco pero la verdad es que, cuanto más se habla de una cosa, más se la da a conocer, más ruido se hace y más “medios” se ponen para solucionarla o, en este caso, para hacernos la vida más fácil 😉

  2. Gracias yo había cosas que sabía pero no tantas tengo una amiga celíaca. Se suele traer su pan y postres porque soy un desastre

  3. Otro dato más de la contaminación cruzada: ojo con las superficies porosas en la cocina como la tabla de cortar o las palas de madera. Sí las usabas antes del diagnóstico, déjalos para el resto de la familia y la comida con gluten y usa tú unos nuevos para lo sin gluten

    En las superficies de trabajo, encimera, has de limpiar con agua caliente. (Es más fácil reservar un trocito de encimera para ti y así no tienes que andar pensando en despistes ajenos).

    El cajón de los cubiertos, si lo sacas entero verás que siempre está lleno de migas, trocitos de Magdalena y vete a saber qué más. ?Lo cómodo? Coge tus cubiertos directamente del lavavajillas o pon algunos aparte en un bote. Así estarás segura de que jamás están contaminados.

    En casos de niños pequeños hay que tener cuidado también con cosas como la plastilina, la arena kinética o las témperas. Pueden jugar con las que rienen gluten porque a nivel tópico, a no ser que tengan dermatitis herpetiforme, no va a afectarles, pero es un cacao enorme para controlarlo en casa: la mesa con la superficie manchada, las manos pringosas que se llevan a la boca sin pensarlo, o cogiendo el bocata oriwue están jugando y comiendo.. y ya no ha lelos cuando se lo llevan a la boca. Por fortuna hay DE TODO sin gluten: rotuladores, lápices, gomas, témperas, plastilina, arena…

    Lo más difícil y caro de encontrar hasta hace poco: el regaliz.

    Bienvenida al mundo sin gluten donde podrás seguir haciendo absolutamente todo lo que hacías antes pero con un poco más de trabajo.

    Espero que tu entorno, amigos y familia, estén concienciados y no tengas que oír esas cosas de: por un poco no pasa nada, qué exagerada eres, hija contigo es que no se puede quedar como eres tan delicada, ah pues en la boda no se si hay algo para ti, etc etc etc. Sí ocurriese, ÁNIMO. Hay más gente que te apoyará que casos así, no dejes que te afecte.

    Por último: padres, hermosa e hijos han de hacerse la prueba genética para la EC y saber quiénes tienen la predisposición genética para así poder controlarlos.

    En FB tienes Grupos fantásticos como 500.000 establecimientos sin gluten, 500.000 días y productos y 500.000 firmas dónde vas a encontrar información sobre todas las cosas. Ah, y el blog de Singlutenismo genial para entender sobre los cuidados y las etiquetas y el de Famalap para recetas.

    • Muchísimas gracias por tu comentario y por tus ánimos. Me apunto todo lo que me has dicho que cosas como las de la tabla de cortar o los cubiertos no lo hacía. Gracias también por los ánimos, en estos 6 meses que llevo en el mundo sin gluten me he encontrado de todo y, aunque lo llevo bastante bien, hay días muy, muy duros.
      Los grupos de Facebook ya los sigo y vienen genial.
      GRACIAS

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión