miércoles, diciembre 8, 2021
InicioLifeStyleCómo preparar la pasta como un italiano

Cómo preparar la pasta como un italiano

espaguetis boloñesa

Cualquiera que lleve una temporada por Internet y me haya leído ya sabe que tengo unos ancestros imaginarios italianos y que si me invitas a tu casa y me dices que me vas a dar de comer pasta probablemente me invente una excusa para que o a) la prepare yo o b) cambies el menú. Preparar bien la pasta no es difícil pero (y me vais a perdonar) en España la prepara fatal la mitad de la población. Y sí, en esa mitad incluyo a la franquicia Ginos que NUNCA la sirven en su punto (si me leéis: Malditos, ya os vale, que cobráis un montón).

Me desvío del tema. Lo que quiero contaros hoy es cómo preparar la pasta como un italiano de tal manera que ni se os pegue ni se os pase, y como la versión corta se resume en agua, sal y tiempo exacto os lo voy a contar en largo porque sé que luego vendréis haciendo el gestito (ya sabéis qué gestito) y haciéndoos pasar por italiano cuando luego niente di niente.

lacitos con aceitunas

  1. Compra una pasta buena. A ver, esto es de cajón de primero de cocinero: con alimentos buenos se preparan platos buenos, así que no me seáis cutres en el supermercado. Sí, sé que los espaguetis marca blanca son muy baratos pero rascaos un poco el bolsillo (a veces la diferencia es un máximo de 20 céntimos) y comprad buena mandanga. Mis marcas favoritas (y que recomienda Panepanna, mi ídola en cocina italiana) son Garofalo, De Ceco y Barilla. Como esta última suele estar en todos los supermercados no os comáis la cabeza, directos a por la cajita azul.
  2. Prepara primero la salsa que le vayas a añadir a la pasta. Esto se hace porque la salsa puede esperar hecha pero la pasta no. Una vez tengáis la salsa casi a punto, ponedla al fuego mínimo o tapadla para que no pierda calor y dedicaos a la pasta por completo.
  3. Echa en la olla donde vayas a preparar la pasta mucha agua y sal. Y nada más. Nada de experimentos echando Avecrem como te intenta vender la publicidad, ni laurel (por mucho que tu abuela te diga que se lo eches a todo) ni por supuesto aceite. Sé que me vais a decir que sin aceite se os pega la pasta, pero volved a leer el punto 1 y repetid conmigo: «la pasta buena no se pega». En serio, haced la prueba. (La explicación científica es que si añadís el aceite en el agua de cocción, la pasta adquiere una pátina que impide que absorba el sabor de la salsa que le echéis a continuación).
  4. Lee el paquete. Os vais a reír, pero en todos los paquetes de pasta viene indicado el tiempo que tiene que cocer la pasta para que quede al dente (si os gusta más blandita añadid un minuto). Esto es un truco infalible, así no tenéis que andar haciendo cosas raras como tirar un espagueti contra un azulejo o escaldándoos la lengua probando la pasta de la olla. Si queréis que la pasta se cocine un poquito con la salsa, sacadla del agua un par de minutos antes y haced los últimos minutos de cocción con la salsa.
  5. No enjuagues la pasta con agua fría antes de echarle la salsa o de servirla. ¿Por qué insistís en partirle el corazón a mis ancestros italianos imaginarios?
  6. Come la pasta recién salida de la olla. Como el tiempo de cocción de la pasta es matemático, una vez sepas a qué hora se termina de hacer dile a todos los comensales que estén preparados, de manera que sean ellos los que esperan a la pasta y no al revés. Esto es porque conforme se enfría la pasta pierde consistencia.
  7. No la congeles y si puedes, no la guardes para después. A ver, medid bien la pasta para que no os sobre porque es una guarrería comer pasta recalentada y en realidad no se tarda tanto en hacer como para tener que pensar en hacerla por adelantado (excepto en los tapers del trabajo, y en ese caso, ¡por dios, comed otra cosa!)
  8. No hace falta que le eches el queso rallado a todo. En Italia por ejemplo no lo echan si la salsa de la pasta tiene pescado o si lleva nata.
  9. Bonus track: para medir la cantidad de macarrones/espirales/lacitos/conchas que vas a necesitar, mídela en un plato como el que vayas a usar para servirla. Basta de hacer medidas a ojo.

Imágenes |Nebulus en Flickr, Papisc en Flickr

Patchhttp://www.noesundesfile.com
Periodista, bloguera, amansadora de fieras, @communitymadre y tratando de conquistar el mundo desde los 80. Puedes encontrarme en No es un desfile donde voy contando mis tonterías desde 2003. ¡Ah! Y ahora he escrito un libro Responde primero a la segunda pregunta.
RELATED ARTICLES

19 COMENTARIOS

      • Pero un plato vale para dos, ¿no? Que la pasta al cocerse dobla su tamaño. Yo lo calculo así. Pero, al final, me pasa como a Pilar y por miedo a quedarme corta podría alimentar a la legión.
        Cuando guardo restos, que aquí no se tira ná, lo ideal es calentarlo en sartén con pelín de aceite. En el micro que queda como pegado todo y en la sartén mucho mejor.

  1. ¡Ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!! ¡Cuánta sabiduría en tan pocas líneas! Va a flipar mi paco con el plato de penn al pesto que voy a preparar mañana… ¡He dicho!

  2. Aquí pecadora de marcas blancas y de echarle aceite a la cocción. Me encanta comer todo recién hecho, y sí se nota diferencia de una pasta a otra, pero la verdad que es un plato que siempre me como bien agusto. Que hambre me ha entrado!

  3. Todo lo que usted siempre quiso saber y nunca se atrevió a preguntar sobre la pasta. 🙂
    Gracias, Patch!
    Que bien me va! Ayer hice espaguetti y me quedé corta, otra vez.

  4. Si mi marido te leyese diría: BRAVO!!! Por fin alguien que me entiende. La pasta en casa la cocina él. Lo hace genial, y la verdad es que hace paso a paso todo lo que pones, excepto lo de la medición que él hecha más para repetir. jejeje.
    En mi casa no entra ninguna marca que no sea Barilla. Las salsas las hace él o las hago yo, pero casi siempre antes de la pasta o si es una salsa rápida, mientras el agua se termina de calentar y empieza a hervir. Mi marido cronometra la cocción. Sí, como lees. Él dice que lo que pone aldente ya está algo blando y que un minuto menos es mejor.
    Saludos

    • Dile a tu marido que aún hay esperanza, hay mucha gente en España que está por romanizar pero que la conquista de los platos ricos ha empezado y es imparable.

  5. Y como hago si vienen a comer cada media hora?? somos 6 o 7 todos los días, como lo hago?? La opción no se come pasta, imposible!! o díselo tú a los niños, jajaja . Los que vienen los primeros la comen bien, pero los siguientes…. Ah, lo siento!!!

    • Te lo voy a contestar pero no te va a gustar la respuesta. Deja el agua hirviendo y cada vez que venga un pack, espaguetis a la olla. Te llevará más tiempo pero todos comerán más rico. Son solo 10 minutos de diferencia (si ya tienes agua hirviendo) pero estará más rico.

  6. A tus ancestros les falta ponerse las manos en la cabeza con aquellos que cortan los spaguettis y los que los comen con cuchara y tenedor… Por favor no es tan dificil enrollarlos en el plato. Es tan triste viajar por italia y que al ver que eres español t traigan la cuchara …

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto
carmen hdez on Ay cuándo seas madre…
Sara Palacios on Cómo hacer gif animados
María - Mivi Mamá on Vecinos, ¿amor y odio?
marisa, la estresada on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?
Cata de Mamatambiensabe on ¡Hospital mon amour!
Limonerías on Placeres culpables
Verónica on La llamaron «loca»
marisa, la estresada on La llamaron «loca»
AL REVES DEL MUNDO on ¡Qué haría yo sin mis amigas!
AL REVES DEL MUNDO on Y tú, ¿qué coleccionas?
chewacca on Odio Star Wars
Mónica de Objetivo Tutti Frutti on Adolescentes y Sexo
Almudena on Adolescentes y Sexo
Catalina on Adolescentes y Sexo
Mamá y la tribu on Ser madre y opositar
Noelia - Golosi on … y lo metió en casa
María Dolores Pujalte on Siempre son los hijos de los demás
Natalia Martín on Tiempo para ti
Natalia Martín on La madre que nos parió
Natalia Martín on ¿Te animas con el trapillo?
Sara Palacios on Problemas del primer mundo
Natalia Martín on Elogio de la sobriedad
Natalia Martín on Libros inspiradores para 2016
Alfonso de Lózar on Propósitos de Año Nuevo
Rocío Bloguera on Nacer el Día de los Inocentes
Maria Mivinailart on Recuerdos de Navidad
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Recuerdos de Navidad
La Sonrisa de Mini Yo on Recuerdos de Navidad
Mi único norte on Necesito ser asocial…
Viejabruja on Liga con Star Wars
Ruth de R. on Liga con Star Wars
Natalia Martín on Disfruta de la Navidad