Cómo preparar la pasta como un italiano

19

espaguetis boloñesa

Cualquiera que lleve una temporada por Internet y me haya leído ya sabe que tengo unos ancestros imaginarios italianos y que si me invitas a tu casa y me dices que me vas a dar de comer pasta probablemente me invente una excusa para que o a) la prepare yo o b) cambies el menú. Preparar bien la pasta no es difícil pero (y me vais a perdonar) en España la prepara fatal la mitad de la población. Y sí, en esa mitad incluyo a la franquicia Ginos que NUNCA la sirven en su punto (si me leéis: Malditos, ya os vale, que cobráis un montón).

Me desvío del tema. Lo que quiero contaros hoy es cómo preparar la pasta como un italiano de tal manera que ni se os pegue ni se os pase, y como la versión corta se resume en agua, sal y tiempo exacto os lo voy a contar en largo porque sé que luego vendréis haciendo el gestito (ya sabéis qué gestito) y haciéndoos pasar por italiano cuando luego niente di niente.

lacitos con aceitunas

  1. Compra una pasta buena. A ver, esto es de cajón de primero de cocinero: con alimentos buenos se preparan platos buenos, así que no me seáis cutres en el supermercado. Sí, sé que los espaguetis marca blanca son muy baratos pero rascaos un poco el bolsillo (a veces la diferencia es un máximo de 20 céntimos) y comprad buena mandanga. Mis marcas favoritas (y que recomienda Panepanna, mi ídola en cocina italiana) son Garofalo, De Ceco y Barilla. Como esta última suele estar en todos los supermercados no os comáis la cabeza, directos a por la cajita azul.
  2. Prepara primero la salsa que le vayas a añadir a la pasta. Esto se hace porque la salsa puede esperar hecha pero la pasta no. Una vez tengáis la salsa casi a punto, ponedla al fuego mínimo o tapadla para que no pierda calor y dedicaos a la pasta por completo.
  3. Echa en la olla donde vayas a preparar la pasta mucha agua y sal. Y nada más. Nada de experimentos echando Avecrem como te intenta vender la publicidad, ni laurel (por mucho que tu abuela te diga que se lo eches a todo) ni por supuesto aceite. Sé que me vais a decir que sin aceite se os pega la pasta, pero volved a leer el punto 1 y repetid conmigo: “la pasta buena no se pega”. En serio, haced la prueba. (La explicación científica es que si añadís el aceite en el agua de cocción, la pasta adquiere una pátina que impide que absorba el sabor de la salsa que le echéis a continuación).
  4. Lee el paquete. Os vais a reír, pero en todos los paquetes de pasta viene indicado el tiempo que tiene que cocer la pasta para que quede al dente (si os gusta más blandita añadid un minuto). Esto es un truco infalible, así no tenéis que andar haciendo cosas raras como tirar un espagueti contra un azulejo o escaldándoos la lengua probando la pasta de la olla. Si queréis que la pasta se cocine un poquito con la salsa, sacadla del agua un par de minutos antes y haced los últimos minutos de cocción con la salsa.
  5. No enjuagues la pasta con agua fría antes de echarle la salsa o de servirla. ¿Por qué insistís en partirle el corazón a mis ancestros italianos imaginarios?
  6. Come la pasta recién salida de la olla. Como el tiempo de cocción de la pasta es matemático, una vez sepas a qué hora se termina de hacer dile a todos los comensales que estén preparados, de manera que sean ellos los que esperan a la pasta y no al revés. Esto es porque conforme se enfría la pasta pierde consistencia.
  7. No la congeles y si puedes, no la guardes para después. A ver, medid bien la pasta para que no os sobre porque es una guarrería comer pasta recalentada y en realidad no se tarda tanto en hacer como para tener que pensar en hacerla por adelantado (excepto en los tapers del trabajo, y en ese caso, ¡por dios, comed otra cosa!)
  8. No hace falta que le eches el queso rallado a todo. En Italia por ejemplo no lo echan si la salsa de la pasta tiene pescado o si lleva nata.
  9. Bonus track: para medir la cantidad de macarrones/espirales/lacitos/conchas que vas a necesitar, mídela en un plato como el que vayas a usar para servirla. Basta de hacer medidas a ojo.

Imágenes |Nebulus en Flickr, Papisc en Flickr

19 COMENTARIOS

  1. Si mi marido te leyese diría: BRAVO!!! Por fin alguien que me entiende. La pasta en casa la cocina él. Lo hace genial, y la verdad es que hace paso a paso todo lo que pones, excepto lo de la medición que él hecha más para repetir. jejeje.
    En mi casa no entra ninguna marca que no sea Barilla. Las salsas las hace él o las hago yo, pero casi siempre antes de la pasta o si es una salsa rápida, mientras el agua se termina de calentar y empieza a hervir. Mi marido cronometra la cocción. Sí, como lees. Él dice que lo que pone aldente ya está algo blando y que un minuto menos es mejor.
    Saludos

  2. Y como hago si vienen a comer cada media hora?? somos 6 o 7 todos los días, como lo hago?? La opción no se come pasta, imposible!! o díselo tú a los niños, jajaja . Los que vienen los primeros la comen bien, pero los siguientes…. Ah, lo siento!!!

    • Te lo voy a contestar pero no te va a gustar la respuesta. Deja el agua hirviendo y cada vez que venga un pack, espaguetis a la olla. Te llevará más tiempo pero todos comerán más rico. Son solo 10 minutos de diferencia (si ya tienes agua hirviendo) pero estará más rico.

  3. A tus ancestros les falta ponerse las manos en la cabeza con aquellos que cortan los spaguettis y los que los comen con cuchara y tenedor… Por favor no es tan dificil enrollarlos en el plato. Es tan triste viajar por italia y que al ver que eres español t traigan la cuchara …

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre