Divorciarte cuando todavía lo amas

1

Mi marido y yo somos los mejores amigos del mundo, nos contamos todo, hablamos de cualquier tema, nos hemos apoyado el uno al otro en múltiples ocasiones, hemos superado situaciones muy difíciles juntos y hemos vivido incontables momentos preciosos. Sin embargo, desde que nació nuestra hija empezamos a tener problemas en nuestras relaciones íntimas. Sé que a muchas parejas les sucede lo mismo, así que decidí ser paciente conmigo, con él y con la situación. Con el tiempo las cosas no mejoraron, las relaciones se fueron haciendo muy escasas, insatisfactorias y finalmente inexistentes. Buscamos ayuda profesional, leímos libros de autoayuda, recurrimos a la creatividad, llamamos más frecuentemente a la niñera para tener más tiempo libre solos, compré ropa interior más vulgar que sexy, hice cenas afrodisíacas, leí sobre el sexo tántrico, la compatibilidad entre los signos y todo lo que te puedas imaginar.

divorciarte-cuando-amas_pareja

A pesar de la falta de pasión su cariño hacia mí era el mismo y el grado de cooperación en las tareas del hogar no cambió en absoluto, no me daba más motivos para dejar de quererlo. Sin embargo, esa sensación de no sentirme deseada fue haciendo mella en mí, en mi identidad como mujer, mi autoestima empezó a tambalearse, comencé a perder la seguridad en mí misma y a cuestionarme profundamente la validez de mi matrimonio. Hablamos del divorcio varias veces, pero es tal el amor que nos tenemos que lo fuimos posponiendo, hasta que un viernes por la noche, justo después de que la niña se fuera a cama y los quehaceres estuvieran hechos, mi marido me pidió que nos sentáramos a hablar. Sentí un vacío en el estómago, me senté y escuché lo que tenía que decirme sin poder moverme de mi sitio: te amo, eres la mejor persona que he conocido, pero creo que soy gay.

divorciarte-cuando-amas_grieta

Me faltan las palabras que puedan describir las primeras sensaciones que experimenté, incredulidad, rabia, dolor, tristeza, ansiedad, miedo y, finalmente, alivio y compasión. Comprendí entonces por qué a pesar de todos los esfuerzos, de todas las terapias que hicimos en los últimos años, el sexo no funcionaba, ni lo haría jamás. Comprendí que nosotros no podríamos ser nunca una pareja completa, y aunque aceptar que tu matrimonio ya no funciona, sobre todo cuando hay hijos de por medio y más aún cuando sigues enamorada de tu pareja, es tremendamente difícil, terminamos por asumir que la solución más sana para todos es separarnos.

divorciarte-cuando-amas_nueva-pareja

Empezamos ahora caminos muy distintos, será difícil adaptarme a esta nueva vida, recuperarme emocionalmente de todo el daño acumulado, ajustar presupuestos y aprender a ser padres de una manera muy poco convencional. La gran noticia es que nunca dejaremos de ser amigos, ni de esforzarnos por ser los mejores padres para nuestra magnífica hija. Así que, si por casualidad pasas por una situación parecida, apoya -sin que eso te perjudique ni te lastime más- a tu pareja a ser quien realmente es, busca ayuda emocional y recuerda que nadie elige su orientación sexual, no busques culpables, acepta la verdad y si tienes hijos con esa persona, no le niegues su derecho a ser padre, para los hijos puede ser muy difícil al principio, pero es mejor vivir con la verdad que engañados. Hoy comienza para mí un nuevo capítulo, una nueva vida, seguramente en el futuro tendré una pareja con quien pueda compartir amor carnal y romántico.

Imágenes: Pixabay

Comparte
Artículo anteriorGeneración Cero: adiós al cáncer de mama
Artículo siguienteCómo preparar la pasta como un italiano

Este post ha sido escrito por una colaboradora puntual de Mujeres y Madres Magazine. Aquí os damos voz para que la vuestra llegue lejos.
Si quieres colaborar con nosotras escríbenos a: hola@mujeresymadresmagazine.com

1 COMENTARIO

  1. Aquí somos muy bromistas… Nos reímos de casi todo y mostramos a menudo nuestro lado más intrascendente. Sin embargo, también nos gusta cambiar el registro, de vez en cuando.

    Me parece muy de agradecer tu colaboración en el blog de Mujeres & Madres Magazine. Tu aporte enriquece, sin duda, nuestros contenidos y puede ser de gran ayuda para personas que vivan situaciones difíciles. Es loable cómo enfrentas el problema. Con aceptación y empatía. De esto todas podemos aprender.

    Gracias por compartir este momento tan delicado con todas nosotras. Un abrazo enorme para ti y para tu mejor amigo. Todo se andará.

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre