Nos echamos al monte con el nordic walking ¿te vienes?

0

En este año tan raro que terminábamos hace unos días y en el que estamos viviendo desde hace unos días, hemos descubierto, por pura necesidad, que los paseos en plena naturaleza nos dan la vida. Nos conectan con lo que de verdad importa y nos enseñan a apreciar lo natural en lo que vale que es mucho. Por todo eso hoy nos echamos al monte como miles de personas más a practicar el Nordic Walking o Marcha Nórdica, lo mismo por el nombre no te suena pero seguro que te va a sonar y mucho a partir de ahora.

La Marcha Nórdica o Nordic Walking es una de esas actividades a las que no le damos mucha importancia hasta que empezamos a conocer sus múltiples beneficios y empezamos a animarnos a probarla en nuestras propias carnes.

Mejora nuestra condición física y por tanto nuestra salud desde distintos aspectos. Obviamente quema calorías pero además mejora nuestros factores metabólicos, reduce el riesgo de tener un problema vascular, refuerza nuestro sistema inmunitario y previene el deterioro cognitivo.

marcha nórdica

Por todos esos motivos y por la necesidad de salir a respirar aire limpio a espacios naturales, es por lo que se ha puesto de moda tan rápido en los últimos meses en nuestro país y porque además se sabe que reduce el estrés al practicarse al aire libre.

La marcha nórdica es fácil de practicar y cada vez se está recomendando más por parte de los médicos a sus pacientes porque es una actividad perfecta para cualquier edad y condición física. El hecho de que sea graduable en intensidad para cada persona según su condición física, sus objetivos y su edad la hacen muy recomendable en términos generales.

Por si aún no tienes claro en qué consiste la llamada marcha nórdica es bien sencillo, se trata de caminar vigorosamente con el impulso que nos dan los dos bastones que se llevan en las manos.

Es un ejercicio de cardio moderado que además ayuda al control del peso ya que supone un consumo importante de calorías muy cercano al que se gasta al trotar o correr ligero con el punto añadido a su favor de minimizar el impacto sobre las articulaciones.

La marcha nórdica es un ejercicio aeróbico integral que trabaja al mismo tiempo la resistencia, la fuerza, la flexibilidad, la coordinación y el equilibrio y en el que se implica el 90% de la musculatura de todo el cuerpo, trabajando a la vez tren superior e inferior, mejorando la postura y el alineamiento vertebral.

marcha nórdica

Es muy recomendable por ejemplo para mujeres que padecen o han padecido cáncer de mama porque exige mover los brazos hacia delante y hacia detrás de manera enérgica al mover los bastones lo que supone un ejercicio perfecto según los médicos, cuando se han extirpado los ganglios linfáticos axilares, algo frecuente al padecer esta patología.

Es un movimiento muy específico que indirectamente se convierte en una rehabilitación estupenda.

Como actividad ya veis que es muy flexible, variada, entretenida y fácil de aprender, además no necesita un equipamientos especialmente aparatoso o demasiado caro.

Lo imprescindible es un buen calzado para caminar sobre superficies diversas, con buen agarre y poco peso que amortigüe los distintos terrenos por los que vamos a caminar y que sea lo suficientemente cómodo como para alargar el tiempo que estamos practicando la marcha nórdica y además, imprescindibles son también los bastones que van a añadir estabilidad a la caminata y al mismo tiempo nos obligan a trabajar el tren superior.

Es recomendable ropa cómoda que nos permita estar abrigados sin sudar y que podamos quitar por capas según vamos entrando en calor y también suele ser muy práctico llevar una pequeña mochila con aquello que podamos necesitar: el teléfono móvil, documentación, algo de agua para hidratarnos, crema con protección solar.

marcha nórdica

Lo bueno es que además, en nuestro entorno más cercano seguro que encontramos espacios donde practicar la marcha nórdica, tenemos un país lleno de espacios naturales por descubrir y por recorrer de una forma respetuosa y saludable como es esta.

Con todos estos datos a su favor más de una está pensando en donde empezar a practicar marcha nórdica este mismo fin de semana ¿os animáis a empezar a caminar?

Artículo anteriorMotivos para ver Los Bridgerton en Netflix
Artículo siguiente6 Cuentas de Instagram para ayudarte a ordenar tu casa
Primero fui mujer, después periodista, luego esposa y ahora además de todo eso madre. Esto último me obligó a reorganizar todo lo anterior. Me gusta escribir y comunicar. Disfruto con un buen libro, una buena película, una buena serie, un buen viaje y una buena charla con amigos. Podría alimentarme sólo de queso y chocolate acompañados de un buen vino, una que es mujer de gustos sencillos.