miércoles, mayo 25, 2022
InicioOcioMotivos para ver Los Bridgerton en Netflix

Motivos para ver Los Bridgerton en Netflix

Las Navidades ( y más estas tan atípicas en las que hemos pasado mucho tiempo en casa por necesidad) son el momento perfecto para que los seriéfilos nos pongamos al día y nos demos algún que otro atracón si hay novedades. El día de Navidad Netflix estrenaba Los Bridgerton, una serie de época con la inefable Shonda Rhimes detrás. Por si algun despistado queda que no sepa quién es esta mujer, básicamente es quien se encuentra detrás de series como Anatomía de Grey o Scandal.

Sí, lo reconozco; yo sigo al pie del cañón con Anatomía de Grey y mira que tiene mérito porque a estas alturas de la película prácticamente no queda nadie del reparto original y ya se han dado todas las combinaciones amatorias posibles. Pero así es la vida, la serie la vivo como un placer culpable absoluto y no me importa ni lo más mínimo lo que opine el resto. No os extrañará que esperara Los Bridgerton con muchísimas ganas y la verdad es que no me ha decepcionado en absoluto ¡al revés!. Si todavía tenéis dudas sobre si es una serie para vosotros seguid leyendo los motivos para verla.

Porque es un producto de Shondaland

Lo que hace Shonda Rhimes o te gusta o no te gusta, pero es evidente que tiene un estilo muy propio. La serie cuenta con ella como productora ejecutiva, aunque realmente su creador es Chris van Dussen… pero vive dios que es totalmente del gusto de ella. Mucho amorío, muchas intrigas y un buen ritmo son absolutamente marca de la casa.

La serie en realidad está basada en los bestsellers románticos de Julia Quinn. Repito, bestsellers románticos. No hace falta ser un lince para saber, sin haberlos leído siquiera lo que vamos a encontrar en ellos: mucho folleteo, personas muy guapas, intrigas y un final feliz. Desde luego si alguien se acerca esperando encontrar una novela histórica que mire en otro sitio. Es lo que es ¡y a mí me encanta que sea así!.

Así que la serie se toma muchas licencias. ¡Si buscas un rigor histórico preciso te va a horrorizar! Una de las cosas que llama la atención rápidamente es la representación de las razas en una ficción de época. La reina, a la que veis aquí abajo es negra y en su corte hay personas de todos los colores y razas. Obviamente esto no era así y puedes elegir que te importe o que no. Yo ya sabéis qué elegí; a mí me da exactamente igual. En las series de Shonda es algo habitual. En Anatomía de Grey nunca había prejuicios por este motivo y daba lo mismo que fueran asiáticos, blancos o negros a la hora de emparejarlos.

Porque la familia Bridgerton es adorable

Los libros de los Bridgerton se centran en cada uno de los 8 hijos de la familia del mismo nombre. Violet Bridgerton y y su marido Lord Bridgerton, ya fallecido, tuvieron una gran descendencia. Los hijos de la familia, para gran cachondeo generalizado tienen los nombres siguiendo el orden alfabético: Anthony, Benedict, Colin, Daphne, Eloise, Francesca, Gregory y Hyacinth. El primero de los libros, El duque y yo, está centrado en Daphne, la primera de las hijas de la familia en su año de presentación en sociedad.

Toda la temporada 1 sigue las idas y venidas de Daphne (interpretada por Phoebe Dynevor a la que habíamos visto en Younger) con Simon Basset, duque de Hastings

Porque madre mía la trama ¡cómo está la trama!

la trama Bridgerton

Si bien no creo que el apelativo “serie para chicas” esté bien, sí que diría que Los Bridgerton es una serie que se ha hecho pensando en las mujeres. Y mira, ole ahí, que también está bien que se nos tenga un poco in mente en alguna que otra cosa.

Y es que al hilo de lo que comentaba de la mezcla racial de la serie el sector femenino ha aplaudido con mucho entusiasmo la elección del actor Regé-Jean Page. Por sus dotes artísticas. También. Unas dotes artísticas que se muestran súper bien en su instagram que es toda una alegría para los sentidos. Así que yo estoy totalmente con Shonda y su elección de actores, vive dios. Como para discutirle la presencia de este muchacho y su culo con el se podrían partir nueces en el reparto.

Pero eso, que la trama muy bien. Muy, muy bien. De escándalo. Y conforme van pasando los episodios y se va destapando la trama pues mejor todavía.

Las Featherington nos recuerdan un poco a las hermanas de Cenicienta

Porque las series de época siempre están bien

En un podcast que escucho se refieren a este tipo de series / películas como “de tacitas” porque siempre están tomando el te o similares. Y es que las mujeres se aburrían en esta época bastante, era todo bastante poco trepidante. Lo único que podían hacer era visitarse los unos a los otros y asistir a bailes. Los Bridgerton es una serie que mezcla Gossip Girl con el universo de Jane Austen ya que está ambientada en el periodo de la Regencia, algo que conocemos muy bien por libros (o las películas) como Sentido y Sensibilidad, Orgullo y Prejuicio etc.

Es una serie muy bonita de ver con unos vestidos maravillosos y una riqueza visual indiscutible. En Los Bridgerton hay dinero y además se nota.

Porque habla de mujeres

Y la última razón para mí es que habla de mujeres desde un punto de vista bastante moderno. En aquellos años el objetivo de las mujeres era conseguir un buen matrimonio y las madres se afanaban en colocar a sus hijas lo más rápido que podían. No era una cuestión baladí; los hombres de la familia podían frecuentar prostíbulos y hacer lo que quisieran, pero la situación económica de ellas era infinitamente más delicada. Casarse mal o no casarse podía suponer la ruina o depender de alguien que no se preocupara lo suficiente por ti. Así que las madres actuaban como casamenteras por pura necesidad y, en el fondo, por amor a sus hijas.

Hoy en día el concepto “casarse bien” está completamente trasnochado. En las uniones de aquellos años poco o nada solía tener que ver el amor. Los matrimonios en la alta sociedad se veían como un negocio. En la serie todo esto se deja entrever. Daphne, la hermana mayor, es relativamente convencional y entra en el juego de la puesta de largo, de poner casi precio a su valía como persona. Pero luego está Eloise, la siguiente hermana, que desprecia todo esto. Es un personaje muy interesante, pero ya tendrá una temporada dedicada a ella con un poco de suerte. Veremos.

Sara Palacios
Sara Palacioshttp://www.mamisybebes.com
Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no