viernes, agosto 19, 2022
InicioLifeStyle¿Conciliamos todos?

¿Conciliamos todos?

legs- piernas

La mayoría de las veces que leo sobre conciliación me da la sensación que sólo luchamos por la conciliación los que tenemos hijos. Parece que si no tienes un hijo no tienes derecho a conciliar tu vida laboral y profesional. Vivimos para trabajar, con la obsesión de ser los mejores, de llegar lejos y pensamos que conciliando no lograremos nuestras metas profesionales. Algo que, por desgracia, en muchos casos es una realidad pero también en parte, porque hemos asumido que así será -con resignación- y nos dejamos llevar sin más. Entonces, ¿quién tiene derecho a conciliar?

A conciliar tenemos derecho todos. Hombre, mujeres, padres, no padres, solteros, casados, viudos, jóvenes, no tan jóvenes… ¿Acaso no tenemos vida todos? La conciliación debería de ser un derecho de todos y todos deberíamos luchar por ello. Y me diréis que lo ideal sería no tener que luchar por ello, sino disfrutar de ello. Ahí estamos de acuerdo. Todos tenemos derecho a tener jornadas laborales más cortas y más flexibles, que nos permitan hacer algo más que trabajar; hay vida mucho más allá.  Desconectar, disfrutar de otras cosas, relajarnos, practicar deporte o tirarnos en el sofá a leer o ver una buena peli, encontrarnos a nosotros mismos… Todo ello conseguirá aumentar nuestra felicidad. ¿Y no pensáis que si somos más felices todo irá mejor en general? Esa vida y esa felicidad me harán crecer como persona, y si crezco como persona creceré como profesional.

Sufrimos jornadas maratonianas de trabajo desde primera hora de la mañana hasta última hora de la tarde. En invierno mucha gente entra cuando aún es de noche en la oficina y sale, de vuelta a casa, cuando de nuevo ha oscurecido. Pasamos más horas cada día -muchas más- con nuestros compañeros de trabajo que con nuestras familias o con nosotros mismos en soledad. Sufrimos jornadas con tiempos excesivos y absurdos para comer y tendemos a pensar que el último que sale de la oficina es el que trabaja más. Y nada parecido a la realidad. Para mí, en la mayoría de los casos, el que sale el último siempre no es el que más trabaja sino el que peor se organiza.

Tenemos mucho que cambiar. Pero el cambio debe empezar en nosotros mismos. Debemos convencernos de que lo que llevamos viviendo y sufriendo durante años no es lo bueno, cambiar nosotros mismos y luchar porque también cambie el resto. Cuando de verdad estemos convencidos luchar será más fácil, pero debemos modificar primero nuestra forma de pensar. Así estaremos preparados para luchar y si luchamos juntos mucho mejor.

Yo tengo la suerte de trabajar en una pyme que cree en sus empleados, que apuesta por ellos como personas antes que como profesionales y  eso se nota en el ambiente de trabajo y en el resultado final de lo que hacemos. Querer es poder y no es tan difícil cambiar cuando se desea. Si las empresas se dieran cuenta, de una vez por todas, de que personas felices es igual a trabajadores felices, todo sería mucho más fácil. La conciliación es cosa de todos, algo por lo que debemos gritar alto y fuerte, pero todos juntos y al unísono. Solamente así conseguiremos cambiar. ¿Gritas conmigo?

 

Natalia Martín
Natalia Martín
Soy Natalia, mami de tres… bueno de dos princesas, que me tienen loca, y un blog donde, desde hace más de cuatro años, cuento mis historietas, mis ocurrencias y mi día a día. Mujer apasionada, responsable, trabajadora, comprometida, cariñosa y muy optimista, me gusta ver el vaso siempre medio lleno. Dispuesta a darlo todo siempre y a disfrutar de este nuevo proyecto con todas vosotras.
RELATED ARTICLES

17 COMENTARIOS

  1. Justamente el otro día leía el artículo de Carme Chaparro “De solteras y emparejadas” http://www.elmundo.es/yodona/2015/03/08/54f8a577ca4741e3318b4578.html donde decía “las mujeres trabajadoras que viven solas ganan un 36% más que las mujeres trabajadoras que viven en pareja”. Es muy triste. Yo recuerdo que cuando estaba soltera hacía mis horas, puntualmente 1 más por alguna reunión pero quería disfrutar de mi tiempo libre, de mi familia y amigos o, ni que fuera, de la lectura de un buen libro.
    Somos nuestras propias enemigas.

  2. Estoy contigo. Debería haber horarios más flexibles y que permitan la vida después del trabajo entre semana.
    Recuerdo un trabajo que tuve en Madrid, que nos daban una 1.30h para entrar por la mañana y después de comer. Yo siempre entraba de las primeras, para poder disfrutar más de las tardes.
    Sin embargo, mi marido, que es comercial, si llega a la oficina a las 5 para hacer informes los jefes le dicen que que hace alli?? Asi que, antes de las 6.30 no puede ir y acaba saliendo todos los días a las 8 o más tarde, incluso los días que no come en casa. Hace poco un coordinador le dijo que son comerciales, que no tienen horarios, sino una agenda que ellos se planifican y si la acaban a las 5 como si la acaban a las 9, que ellos se organizan…. Pero sus jefes no lo ven asi, pero cuando les piden un horario por escrito les ignoran.
    Ojala estas cosas cambiaran!!

    • Con lo fácil que sería que tu marido pudiera hacer los informes en casa en vez de tener que fichar en la oficina. Y digo yo: si es comercial, se supone que está en la calle, donde el mercado está, NO EN UNA OFICINA. En fin…

      • Cierto, pero los informes los hacen en la oficina. Claro que sería mejor que los hiciera en casa, si sus jefes le diesen los medios para ello!

  3. Conciliar¡ Esa espada de Damocles con la que cargo/cargamos a diario, y que para mi es un, yo, me mi conmigo. Porque de momento (espero que sea un ratito) el término y las derivadas que supone, se hace harto dIfícil trasladar a mi pareja y entorno. Pero ese es otro cantar…Lo que de verdad me interesa es como afronto esa realidad y creo partir de una base errónea. Conciliar exige también delegar y dejar obrar al otro con autonomía…..pero, dejo de controlar en esa delegación…creo que no??? Así el resultado es fallido… Así que toca seguir gritando, por supuesto….Felicitaciones por esas reflexiones en alto..

  4. En esta legislatura que (por fin!!) acaba, propuse a mi grupo no reunirnos más allá de las 21:00 horas. Y casualmente, somos los más jóvenes del grupo los que nos levantamos a esa hora y nos vamos de las reuniones. Algunos somos padres o madres, otros entienden que ya es hora de acabar y dedicarse a ellos. Pero todos entendemos que necesitamos tiempo PARA NOSOTROS. Luego ya lo repartiremos, como cada uno quiera. Y se quedan los “mayores”, los que parece que no tengan vida más allá de politiquear…

  5. Yo fui incapaz de conciliar pero en otros casos creo que la gente sobreentiende que la que debe hacer todos los esfuerzos en este sentido es la madre. En mi caso era lo lógico, porque el puesto del papá de mi bichilla estaba infinitamente mejor pagado, era más estable y con mejores perspectivas, pero en otras familias puede ocurrir lo contrario y aún así se espera que la que renuncie a sus aspiraciones laborales sea la mujer. La que lo haga por iniciativa propia ¡bienvenida a mi club sea! Pero muchas otras quieren ser madres y trabajadoras y es una injusticia que tengan que elegir ante la imposibilidad de poder disfrutar plenamente de los dos ámbitos.

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión